LA HUELGA DE LIMPIEZA SE PROLONGA SIETE MESES

Basura apilada, pulgas, ratas... Un sindicato de la Ertzaintza reclama cerrar comisarías

SIPE amplía la denuncia presentada contra el Departamento de Seguridad por inacción tras documentar con fotografías y vídeos "la insostenible" situacion de sedes policiales en Guipúzcoa

Foto: Basura acumulada en una de las comisarías de la Ertzaintza en Guipúzcoa. (SIPE)
Basura acumulada en una de las comisarías de la Ertzaintza en Guipúzcoa. (SIPE)

La alerta, formalizada con una demanda interpuesta a finales de enero por un sindicato de la Ertzaintza contra el Departamento de Seguridad del Gobierno vasco, ante la situación de "insalubridad" de las comisarías de Guipúzcoa por su inacción ante la prolongada huelga del personal de limpieza en defensa de la mejora de sus condiciones laborales, no ha surtido el efecto deseado transcurridos más de tres meses. Todo lo contrario. La basura se sigue acumulando en las sedes policiales, hasta el punto de que la central SIPE ha reclamado ahora el cierre de algunas comisarías porque la situación se ha tornado “insostenible”.

El sindicato ha documentado el estado que presentan las comisarías con fotografías y vídeos en los que se ve numerosa basura apilada en el interior y exterior de algunas sedes policiales, así como la presencia de pulgas, hormigas e incluso ratas. El material, remitido a los medios y difundido a través de las redes sociales, muestra cómo en el caso concreto de la sede de Tolosa la montaña de basura colapsa la entrada.

Basura acumulada en la comisaría de la Ertzaintza en Tolosa. (SIPE)
Basura acumulada en la comisaría de la Ertzaintza en Tolosa. (SIPE)

Tolosa, en especial, y Bergara son las dos comisarías en las que SIPE pone el acento por la “alarmante y grave” situación, pero esta problemática, según denuncia, también afecta a los recintos de Oiartzun, Rentería y Hernani, que “vuelven a estar en unas condiciones de insalubridad manifiesta”.

Ante esta situación, derivada de la huelga que secunda desde el pasado 19 de septiembre el personal de la empresa adjudicataria del servicio de limpieza Garbialdi SA, el sindicato ha decidido ampliar la demanda que interpuso el 29 de enero ante la Dirección General de Inspección Territorial de Trabajo y Seguridad Social contra el Departamento de Seguridad por “incumplimiento de la normativa de prevención de riesgos laborales en materia de orden y limpieza de los centros de trabajo de la Ertzaintza”. Esta denuncia ya motivó que apenas unos días después la Consejería de Trabajo y Justicia del Gobierno vasco, tras visitar seis ‘ertzain-etxeas’, ordenara modificar la orden dictada en octubre para garantizar el mantenimiento de los servicios esenciales que presta la plantilla de la empresa concesionaria y decretase “un servicio de limpieza extraordinario”, con “la recogida de los residuos acumulados y la posterior limpieza”, en "todos los edificios y locales policiales" en Guipúzcoa.

Según señaló en su contundente resolución, las inspecciones realizadas habían detectado "deficiencias" en el cumplimiento de la normativa sobre seguridad y salud en cinco artículos para poner de manifiesto "falta de higiene", "malos olores", "falta de limpieza en vestuarios y duchas", "ambiente cargado", "acumulación de polvo y suciedad en espacios comunes y privativos", "disconfort", suciedad en "instalaciones de comedor", residuos de comida en mesas y por el suelo, falta de reposición de material higiénico... Incluso reflejó la "presencia de roedores en las inmediaciones de los cúmulos de basura" en las comisarías de Oiartzun y Eibar. "La situación no es peor debido a la autodisciplina de los usuarios", expuso en el oficio firmado a principios de febrero por el jefe de la Inspección Territorial de Guipúzcoa para ordenar "un servicio de limpieza extraordinario" en todos los edificios y locales policiales.

Inspección detectó en febrero en las comisarías falta de higiene, malos olores, falta de limpieza en vestuarios y duchas, presencia de roedores...

Pero esta medida extraordinaria y puntual no ha servido para que el problema se solucione. De hecho, se ha “recrudecido” cuando se cumplen siete meses del inicio de la huelga y así lo ha reflejado SIPE en un informe basado con fotografías y vídeos tomados en abril. Por ello, en vista de que el problema “ha ido a peor”, el sindicato policial ha decidido ampliar la denuncia presentada contra el Departamento de Seguridad para “buscar una solución a los problemas derivados de esta situación que incide en la salud de los trabajadores”, llegando a solicitar la “clausura parcial o total de las instalaciones si fuera necesario”.

Basura acumulada en la entrada de una de las comisarias. (SIPE)
Basura acumulada en la entrada de una de las comisarias. (SIPE)

La comisaría de Tolosa, según constata el secretario de Organización de SIPE, Juan Carlos Sáenz Alonso, es el ejemplo más palpable de esta “alarmante” situación, ya que la “mierda se apila en la entrada", llegando a superar los dos metros y medio de altura. La basura acumulada hace “continua” la presencia de pulgas, hormigas, cucarachas o gusanos, así como de ratas, que se han localizado debajo del mobiliario de la oficina o en los alrededores de la basura. En Bergara, por su parte, la otra sede que presenta un estado "insostenible", asegura que la basura acumulada llega a impedir el paso en la zona de las escaleras, lo que no solo “impide el tránsito de los trabajadores, poniendo en grave riesgo su integridad física”, sino que en caso de incidencia “limitaría de forma grave” el movimiento del personal.

El problema de "insalubridad" derivado de la huelga no es exclusivo de las comisarías de la Ertzaintza, ya que también afecta a los edificios judiciales, cuyo servicio de limpieza corresponde también al personal de la concesionaria del Gobierno vasco para la limpieza de todos estos inmuebles. En estos recintos, la situación también ha llegado a ser “insostenible”, con acumulación de bolsas de basura en los pasillos y los servicios, y desperdicios por los diferentes rincones, según han venido denunciando sindicatos y empleados, algunos de los cuales han llegado a ir a trabajar con mascarilla.

Ante esta situación, desde el Gobierno vasco se insiste en que se trata de un “conflicto laboral” entre dos partes en el que no puede intervenir y remarca que su intervención se limita a velar por que se cumpla con el mantenimiento de los servicios mínimos decretados en octubre, con la realización, además, de inspecciones periódicas en las sedes policiales y judiciales. Sin embargo, SIPE denuncia que es “evidente” que “no se cumplen los servicios mínimos de limpieza en ninguna de las comisarías de Guipúzcoa”, y que “ni el Departamento de Seguridad ni el Comité de Seguridad y Salud Laboral de la Ertzaintza realizan ningún seguimiento ni control para el mantenimiento mínimo de salubridad” en los centros de trabajo. “Están mirando para otro lado”, censura Sáenz Alonso.

Una rata en una comisaría. (SIPE)
Una rata en una comisaría. (SIPE)

“Ante la falta de voluntad de la consejera de Seguridad [Estefanía Beltrán de Heredia] y visto que los sindicatos del comité de Seguridad y Saldu Laboral siguen de domésticos en campaña electoral, no nos ha quedado otra que pedir la clausura de los centros afectados”, afirma el sindicato en su cuenta de Twitter en un mensaje acompañado de varias fotografías de la basura acumulada en comisarías. “No vamos a ser los funcionarios de la Ertzaintza quienes vulneremos el derecho a la huelga de los empleados de las empresas contratadas por el Gobierno vasco. Este problema lo tienen que solucionar Beltrán de Heredia y la empresa adjudicataria de los servicios de limpieza”, subraya en otro tuit junto a un vídeo que evidencia la basura y los bichos acumulados en el pasillo de la comisaría de Tolosa.

Y mientras la basura se acumula, los trabajadores de los servicios de limpieza de comisarías y edificios judiciales —el 95% de la plantilla son mujeres— llevarán este martes su exigencia de la mejora de las condiciones laborales a las calles de Tolosa con una manifestación que comenzará en los juzgados de esta localidad. La plantilla, según denuncia el sindicato ELA, reivindica “la eliminación de la brecha salarial que padecen las trabajadoras con respecto al sector de limpieza viaria”, que llega a ser de un 13% en el caso de las comisarías y de un 7% en los edificios judiciales.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios