covite desdeña este pronunciamiento inédito

Familiares de presos de ETA piden disculpas a las víctimas por "contribuir más a su dolor"

Etxerat presenta un manifiesto de "contribución a la convivencia" en el que hace autocrítica por "no haber sido capaces de acercarnos ni de manifestar empatía" hacia las víctimas de la banda terrorista

Foto: Comparecencia de este viernes de los portavoces de Etxerat para pedir disculpas a las víctimas de ETA por su falta de empatía. (EC)
Comparecencia de este viernes de los portavoces de Etxerat para pedir "disculpas" a las víctimas de ETA por su falta de empatía. (EC)

La asociación de familiares de presos de ETA, Etxerat, ha trasladado esta mañana sus “más sinceras disculpas” a las víctimas de la banda terrorista por “haber podido, con nuestra distancia, contribuir más al dolor que deben afrontar” por “la pena de haber perdido a su familiar de manera violenta”. Las disculpas se extienden, asimismo, por “no haber sido capaces de acercarnos ni de manifestar empatía” con los damnificados por la violencia de ETA.

Estas disculpas se recogen en un manifiesto que Etxerat ha dado a conocer esta mañana en el Palacio de Miramar de San Sebastián y que, según ha defendido, constituye una “aportación a la convivencia”. Las alusiones a las diferentes víctimas del “conflicto político” se han sucedido en los últimos pronunciamientos de este colectivo, pero se trata de la primera vez que los familiares de los presos de ETA hacen autocrítica pública de forma específica por su actitud hacia las víctimas de ETA, a quienes trasladan sus disculpas de forma “sincera” por la "distancia" mantenida.

“Expresamos nuestras más sinceras disculpas porque, sin ser conscientes de ello, hayamos podido, con nuestra distancia, contribuir más al dolor que deben afrontar las víctimas de ETA por la pena de haber perdido a su familiar de manera violenta”, refleja el manifiesto, leído en euskera y castellano por los portavoces de Etxerat Ibon Gárate y Peru del Hoyo –este último hijo de Kepa del Hoyo, el etarra que falleció en 2017 en la cárcel de Badajoz a los 46 años de edad a consecuencia de una parada cardiorrespiratoria–. Ambos han estado acompañados por los también miembros de esta asociación Patricia Vélez, Urtzi Errazkin y Gorka Garcia en una comparecencia sin preguntas.

La autocrítica asumida por Etxerat, según viene a admitir, surge a raíz de que “muchas” víctimas de ETA están “dando un paso adelante” en los últimos meses para “posicionarse públicamente por una nueva política penitenciaria que deje atrás a la actual” y que, “entre otras consecuencias, castiga a los familiares” de los etarras encarcelados, a quienes califica en el manifiesto de “presos políticos vascos”. A estas víctimas de ETA, en concreto, les “agradecemos sinceramente su empatía hacia nuestro sufrimiento y que lo hayan hecho desde la generosidad, sin esperar nada a cambio”.

El manifiesto surge a raíz de que "muchas" víctimas de ETA están "dando un paso adelante" para exigir públicamente "una nueva política penitenciaria"

A la vista de la actitud de determinadas víctimas de ETA, Etxerat ha considerado que “también nosotros queremos aportar en ese reconocimiento mutuo” con la petición de disculpas por su distante comportamiento. Algo que, según remarca, “lo hacemos de manera sincera, movidos por el compromiso por la paz y la convivencia”. “Al igual que les ha ocurrido a todas y cada una de las víctimas de todo tipo de violencia, los familiares de los presos políticos vascos hemos sentido durante muchos años la indiferencia de una parte de la sociedad y sus representantes políticos. Conocemos la marginación de las políticas públicas de convivencia y seguimos siendo víctimas potenciales de la política penitenciaria de excepción. Ello nos ha llevado a autoprotegernos, a mantener silencio ante el dolor de los demás. A no ser capaces de acercarnos, ni de manifestar empatía”, refleja el manifiesto, el cual constituye “nuestra sincera voluntad de aportar a la convivencia democrática en nuestro país”.

En el manifiesto, Etxerat incide en la existencia de un “conflicto político” y en la necesidad de “resolver” el mismo. Así, reitera en que es necesario “tender puentes” y que “afloren los diferentes relatos en el camino hacia ese relato poliédrico que nos acerque, y sane y cierre las heridas, al objeto de establecer las bases de la convivencia”. Según asevera, esta es “la mejor aportación que podemos hacer entre todos a una sociedad que apoya y respalda el camino hacia una paz verdadera y duradera”. “Compartimos la necesidad de que en el nuevo escenario se escuche, de una vez por todas, a todas y cada una de las personas que han sufrido y sufren las consecuencias de la violencia derivada del conflicto político, para aportar en la resolución del mismo y que nunca más vuelva a ocurrir”, remarca.

"Seguimos siendo víctimas de la política penitenciaria de excepción. Ello nos ha llevado a autoprotegernos, a mantener silencio ante el dolor de los demás"

Por su parte, deja constancia de que “reconoce, respeta y empatiza con todas las víctimas de las diferentes expresiones de violencia”, con “independencia del origen” de la misma, y cita a “las víctimas de ETA, a las de los Comandos Autónomos, a las del terrorismo del Estado, a las víctimas de actuaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado español y a las víctimas de torturas”. A todas ellas, según enfatiza, “les tendemos hoy la mano, especialmente, a aquellas a quienes por acción u omisión hayamos podido, aún sin pretenderlo, contribuir a acentuar su dolor”.

Etxerat deja constancia en el documento que “no podemos ni queremos olvidar a las 16 familias que han perdido un familiar en accidente de tráfico a causa de la dispersión” de los etarras encarcelados, “ni a las 31 familias que han perdido un ser querido víctima de la política penitenciaria”. Estas pérdidas, según denuncia, “nos han causado un profundo dolor y que se podrían haber evitado con una aplicación de la política penitenciaria ajustada a derecho”. “Sin pretender establecer equidistancia entre sufrimientos, queremos transmitir hoy que conocemos el sufrimiento en carne propia y ello nos hace reconocer el vuestro”, remarca la asociación.

"Trampas vestidas con piel de cordero"

En todo caso, las palabras de Etxerat no han convencido, ni mucho menos, al colectivo de víctimas del terrorismo del País Vasco, Covite, que ha enmarcado este gesto inédito dentro de "la estrategia global de la 'izquierda abertzale' para conseguir sacar rédito de la disolución de ETA, caso del acercamientos de los presos a cárceles vascas, la normalización política y social e incluso el olvido, sin hacer lo más importante: condenar el terrorismo". Por ello, su presidenta, Consuelo Ordóñez, ha advertido a esta asociación de que "para pedir disculpas a las víctimas tiene que condenar el terrorismo". “Apelan a los sufrimientos, a las vulneraciones de derechos humanos y a la empatía para esquivar la cuestión fundamental: la condena tajante del terrorismo”, ha aseverado

Ordóñez ha desdeñado la solicitud de disculpas ya que, según ha replicado, éstas no tienen que darse por la “falta de empatía” con las víctimas de ETA, sino por "su complicidad con la trayectoria criminal de sus familiares". “Las llamadas a la reconciliación basadas en la empatía son trampas vestidas con piel de cordero", ha subrayado la presidenta de Covite, quien ha remarcado que los integrantes de Etxerat "no rechazan la identidad nacionalista excluyente por la que sus familiares persiguieron y mataron". En este sentido, ha instado a esta asociación a "animar" a los presos etarras a que "esclarezcan los crímenes sin resolver de ETA y que proporcionen la ubicación de las víctimas desaparecidas". "De la mentira, la violencia y el engaño sólo han abandonado la violencia. No se puede construir una sociedad digna sin reconocer y condenar las razones del mal. La estrategia de Etxerat y de la 'izquierda abertzale' en su conjunto no repara el fondo de la cuestión”, ha concluido.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios