denuncias de irregularidades en la gran ope de osakidetza

Un sindicato también 'adivinó' los aprobados: sigue el escándalo del enchufe en País Vasco

La central ESK acudió al notario y levantó un acta en la que dejaba por escrito los nombres de siete opositores que iban a obtener las mejores notas de anestesistas. El caso está ya en la Fiscalía

Foto: Oposiciones en el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza. (EFE)
Oposiciones en el Servicio Vasco de Salud-Osakidetza. (EFE)

Las posibles irregularidades de la oferta pública de empleo (OPE) del Servicio Vasco de Salud-Osakidetza van a llegar a la Fiscalía de la mano de los sindicatos, que van a poner en manos del Ministerio Público diversas "pruebas" que, a su juicio, evidencian el fraude en las oposiciones con filtraciones de exámenes para beneficiar a determinados opositores. Y entre la documentación se encuentra una segunda acta notarial que también 'adivinó' los nombres de quienes iban a obtener plaza para una determinada especialidad médica.

Porque no solo Podemos ha desvelado ante notario el enchufismo en la gran OPE de Osakidetza, a la que se han presentado cerca de 100.000 aspirantes a las 3.335 plazas en juego, al acertar con anterioridad a la realización de las pruebas los nombres y apellidos de las personas que iban a obtener plaza en Anestesiología y Reanimación en el Hospital Universitario de Álava (HUA). Días antes, el sindicato ESK también había acudido al notario para adelantar los nombres de los opositores que iban a sacar las mejores notas de esta especialidad en el conjunto del País Vasco.

ESK acudió al notario días antes de que lo hiciera Podemos: los tres primeros nombres que apuntaron han obtenido las puntuaciones más altas

En concreto, esta central acudió el 26 de abril al notario para levantar un documento, conocido como acta de manifestaciones, en el que dejaba por escrito los nombres de siete opositores que iban a obtener las mejores notas. No se equivocó. De hecho, los tres primeros nombres que apuntaron en esta lista de ‘agraciados’ corresponden con las tres personas que han obtenido las puntuaciones más altas. Y los otros cuatro están entre las mejores notas y han obtenido una de las 40 plazas, para las que se habían presentado unos 140 candidatos, según señala el responsable de ESK en Osakidetza, Patxi Nicolau.

¿De dónde procede la certeza para acudir al notario? Nicolau habla claro. En febrero, cuando todavía no habían salido las bases específicas para la OPE de esta especialidad de anestesistas, una persona les transmitió que podía decirles con seguridad los nombres de los opositores que iban a sacar las mejores notas. El sindicato siempre había defendido que las diferentes oposiciones en las especialidades médicas estaban bajo sospecha por beneficios a determinados aspirantes, pero nunca había tenido capacidad de ir más allá de expresar sus dudas. Hasta ahora. Con la información que les facilitó esta persona, y viendo cómo se estaba desarrollando el proceso, con la lista de aspirantes a las plazas, la central no tuvo dudas de las irregularidades que se estaban produciendo y, a tres semanas de la celebración de las pruebas, acudió al notario para dejar por escrito un acta que le sirviera como ‘prueba del delito’.

El sindicato recibió los nombres de los opositores que iban a sacar las mejores notas cuando aún no habían salido las bases específicas para la OPE

Esta acta notaria es muy similar a la que días después levantó también Podemos para la misma especialidad. En concreto, la formación morada adelantaba la identidad de las cuatro personas que iban a obtener plaza segura para anestesistas en el HUA. Entre estos nombres también estaban los de las tres personas que obtuvieron las mejores notas en esta OPE. El partido de Pablo Iglesias acudió al notario el 11 de mayo, tres días antes de la celebración de las oposiciones, al tener conocimiento de “fuentes fidedignas” de que estas personas habían recibido de algún responsable de Osakidetza sobres con las preguntas del examen. En el acta, Podemos apuntaba igualmente los nombres de otros cuatro opositores para obtener “las dos plazas restantes” en este destino alavés. Tampoco se equivocó. La formación morada ha levantado igualmente otra acta notarial de cara a la OPE en otra especialidad cuyas pruebas están por realizar y en la que anticipa los opositores que obtendrán plaza.

Junto a estas actas de Podemos y ESK, el sindicato LAB aporta como "prueba" de las irregularidades un informe que constata que quienes han obtenido plaza en algunas especialidades médicas han logrado unos resultados inusualmente altos —en muchos casos, con las puntuaciones más altas posibles— y a gran distancia de la media. De hecho, mientras algunos candidatos obtienen un 100 sobre 100, otros aspirantes, con años de servicio en Osakidetza, logran un cero. “¿Alguien se cree que un profesional de la medicina puede sacar un cero en la especialidad a la que se presenta y otros un 100?”, se pregunta al respesto un 'indignado' Nicolau.

El consejero de Sanidad, Jon Darpón, en una comparecencia en el Parlamento vasco. (EFE)
El consejero de Sanidad, Jon Darpón, en una comparecencia en el Parlamento vasco. (EFE)

El informe de LAB deja al descubierto casos llamativos, como los de Cardiología, donde hay 22 plazas y 22 personas que obtienen 100 puntos, Urología, con 14 destinos y 14 aprobados en nota ponderada —algunos de ellos con 100 puntos—, y Cirugía Cardiovascular, donde hay tres opositores que obtienen el centenar de puntos, los mismos que el número que plazas ofertadas, mientras que la siguiente puntuación se sitúa a 50 puntos de distancia. Estas “desviaciones improbables” se dan en las especialidades de Medicina Intensiva, Anestesia y Reanimación, Aparato Digestivo, Radiodiagnóstico, Neumología, Medicina Nuclear y Angiología y Cirugía Vascular. En su conjunto, este documento extiende las sospechas de irregularidades a una decena de especialidades médicas que abarcan tanto el primer examen, elaborado por el Instituto Vasco de Administraciones Públicas (IVAP), como la segunda prueba (Tribunal de Osakidetza) o ambas.

Los sindicatos responden al consejero de Sanidad, que les había retado a presentar denuncias: ELA, LAB y ESK acuden a la Fiscalía con "pruebas"

Todo este material conforma las “pruebas” con que los sindicatos van a acudir a la Fiscalía. De este modo, responden al consejero vasco de Sanidad, Jon Darpón, que este mismo lunes había retado a las centrales y a los partidos de la oposición (Podemos, EH Bildu y PP), que se han unido en bloque en su censura sobre las irregularidades existentes, a presentar denuncias. El Gobierno vasco asegura que a día de hoy “no hay pruebas fundamentadas objetivamente”, por lo que ha descartado paralizar la OPE en las especialidades médicas. “No existe motivo alguno”, asevera la dirección de Osakidetza en un mensaje que es compartido por el lendakari Iñigo Urkullu.

El primero en acudir a la Fiscalía ha sido este mismo martes el sindicato ELA, mediante un escrito en el que reclama que “abra una investigación sobre todo lo acaecido y actúe en consecuencia y depure responsabilidades”, según ha informado la central mayoritaria en el País Vasco. “Hay categorías en las que ha aprobado un porcentaje muy bajo de los opositores y unos pocos candidatos, que se corresponden con el número de plazas en juego, obtienen unas puntuaciones muy por encima del resto”, censura el sindicato, que también alude a las actas notariales que 'adivinan' los resultados y a las “quejas de numerosos opositores” que está recibiendo, al apreciar “indicios de que el proceso no ha sido igualitario”.

Entre las evidencias de “una serie de situaciones que se han producido y que, sin duda, son de difícil explicación”, ELA también apunta a la carta que remitió a Osakidetza un miembro del tribunal de la categoría de Angiología y Cirugía Vascular en que mostraba sus sospechas de que algunos candidatos habían tenido acceso al examen. De hecho, la misiva de este cirujano del servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Donostia, conocida el pasado viernes, es la que ha puesto en entredicho el proceso y ha dado pie a las acusaciones de fraude que ahora se alimentan con las actas de Podemos y ESK y el informe de LAB. Ante el escrito en el que este profesional mostraba su "inquietud" ante unos resultados "insólitos" —la prueba fue superada por cinco de los 31 examinados, de los cuales cuatro trabajan en el Hospital de Basurto", obteniendo cualquiera de ellos “decenas de puntos más que el mejor del resto del pelotón"—, Osakidetza se ha limitado a la apertura de un expediente informativo.

ESK y LAB presentarán las pruebas que tienen en su mano este jueves a la Fiscalía de Álava en un encuentro que mantendrán en Vitoria. “Las sospechas que siempre hemos tenido ahora se han convertido en indicios importantes de que han existido graves irregularidades”, señala Nicolau. Los dos sindicatos, que van a ir de la mano en su denuncia ante el Ministerio Público, están analizando con sus servicios jurídicos la posibilidad de acudir a los tribunales, sin descartar la vía penal, si bien de momento consideran que corresponde a la Fiscalía actuar.

El Gobierno vasco insiste en que no va a paralizar la OPE y alterar el calendario de pruebas previsto ya que no existe "ninguna prueba objetiva" de fraude

La cuestión no le es ajena al Ministerio Público. Las sospechas de filtraciones previas de los exámenes rondaba en el ambiente y, de hecho, algunas personas afectadas por estos supuestos hechos ya habían trasladado sus dudas a la Fiscalía y al Defensor del Pueblo Vasco con anterioridad a la celebración de las pruebas, si bien no actuaron ante la ausencia de evidencias. De cara a las actuaciones que pueda llevar a cabo la Fiscalía, LAB afirma que existen “motivos más que suficientes” para impugnar al menos las 10 especialidades donde existen indicios importantes de filtraciones, tal y como recoge su informe. Además, esta central asegura “tener testimonios de facultativos que denuncian que este tipo de irregularidades no son una excepción, sino que son la punta del iceberg de una práctica extendida entre las especialidades médicas”, pero “todas estas personas no hablan públicamente por miedo a las consecuencias que esto les acarrearía a nivel laboral”.

A nivel político y sindical, son muchas las peticiones para que se paralicen las oposiciones relativas a las especialidades médicas, si bien Osakidetza descarta de plano esta medida. “No existe, hoy por hoy, el propósito de suspender la realización de las pruebas y de alterar el calendario ya previsto de las pruebas, tal y como estaba señalado al principio”, ha remarcado este martes el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka. A este respecto, la dirección de Osakidetza insiste en que “de los más de 10.000 opositores que han tomado parte hasta la fecha en las 67 categorías que ya se han desarrollado, tan solo se habían recibido 51 reclamaciones referidas, sobre todo, a las preguntas de los exámenes”. La OPE se inició el pasado 12 de mayo y continuará a lo largo de este mes de junio.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios