asesinato del que fuera líder de ETA pm

¿Quién mató a Pertur? El Gobierno vasco pide ayuda para resolver el misterio

Elabora un informe sobre el “estado actualizado” del caso del etarra desaparecido y muerto para activar una nueva investigación “más exhaustiva” y llamar a la ciudadanía a aportar información

Foto: La directora de Víctimas del Gobierno vasco, Monika Hernando, y el secretario general de Paz y Convivencia, Jonan Fernández. (EFE)
La directora de Víctimas del Gobierno vasco, Monika Hernando, y el secretario general de Paz y Convivencia, Jonan Fernández. (EFE)

Han pasado 41 años y la pregunta sigue ahí latente. ¿Quién mató a Eduardo Moreno Bergaretxe, 'Pertur'? La desaparición y muerte del líder de ETA político-militar (pm) continúa envuelta en un gran misterio. ¿Qué pasó ese mediodía del 23 de julio de 1976 después de que los etarras Apala y Pakito, dirigentes de los comandos especiales ‘Bereziak’ que estaban enfrentados con Pertur por su estrategia menos combativa y radical, le llevaran en coche desde San Juan de Luz a Behobia y le dejaran cerca de la frontera de España y Francia?

Apenas existen datos y mucho menos aún respuestas. Ninguna de las dos hipótesis investigadas ha cuajado en las posteriores investigaciones. A las sospechas iniciales de que la autoría correspondía a los grupos parapoliciales españoles que ya venían atentando contra miembros de ETA en el País Vasco Francés les sucedió la posterior tesis de la familia que apuntaba a los ‘Bereziak’ como responsables, dada la rivalidad que sus dirigentes mantenían con Pertur (unido al hecho de que dos de sus líderes fueron los últimos que le vieron con vida).

Fernando Andreu acordó en 2012 el sobreseimiento provisional de la causa sin privilegiar ninguna de las dos hipótesis: o ETA o los servicios policiales

El magistrado de la Audiencia Nacional Fernando Andreu cerró en 2012 la última investigación, auspiciada en 2008 por los padres de Pertur a la vista de las declaraciones de un neofascista italiano que aseguraba que un compañero había secuestrado a un etarra y entregado a los servicios policiales españoles por esas fechas, sin lograr ningún avance para el esclarecimiento del año. El magistrado, tras cuatro años de diligencias, acordó el sobreseimiento provisional de la causa sin privilegiar ninguna de las dos hipótesis. Esto es, no se decantó por los ‘Bereziak’ o los servicios policiales españoles o neofascistas italianos como autores.

Ahora, más de cuatro décadas después de la desaparición y muerte de Pertur, el Gobierno vasco ha promovido una actuación institucional para tratar de lograr avances que permitan arrojar luz a este oscuro misterio con el encargo a la Universidad del País Vasco (UPV-EHU) de un informe sobre el “estado actualizado” del caso. El estudio, presentado este miércoles, no ha acometido una investigación encaminada al esclarecimiento definitivo de los hechos (la institución académica ni tiene “competencias” ni “capacidad” para resolver estos hechos dada su “complejidad”) y su objetivo ha sido el hacer una recopilación “lo más fidedigna posible” sobre los datos existentes para “sistematizar la información” y “arrojar luz sobre lo que sabemos y no sabemos”, según constata el director del informe, Jon Mirena Landa.

El Gobierno vasco critica que la actuación judicial ha sido "muy deficiente desde un principio" debido a la "falta de interés por una investigación eficiente"

La pretensión del Gobierno vasco con este informe es doble. Por un lado, activar una nueva investigación judicial “más exhaustiva”, a la vista de que esta ha sido “muy deficiente desde un principio y a lo largo de los años sucesivos” (el estudio denuncia que “la falta de interés por una investigación eficiente y exhaustiva resulta evidente”), y, por otro, emplazar a aquellas personas que tuvieran información relativa a la desaparición y muerte de Pertur a que la hagan llegar “siquiera de forma anónima”. La dirección de Víctimas y Derechos Humanos del Ejecutivo vasco defiende que contar con un relato “actualizado” de los hechos puede impulsar la “colaboración ciudadana” y se “pueden eventualmente revelar nuevos datos que permitan saber la verdad de qué pasó y/o al menos de dónde se encuentra el cuerpo” de Eduardo Moreno Bergaretxe. De este modo, se podrá “aminorar y cerrar ese círculo de dolor de la familia”, que en varias ocasiones ha apelado "a la conciencia de aquellas personas que realmente saben algo" para que digan "qué pasó" .

El informe ni investiga ni valora las hipótesis, solo muestra una fotografía de los hechos a partir de datos "hasta ahora incontrovertibles"

El informe ni investiga ni valora las hipótesis, solo muestra una fotografía de los hechos a partir de datos “hasta ahora incontrovertibles porque están en distintas fuentes”. Con este punto de partida, el estudio, según incide Landa, pretende convertirse en un “instrumento pedagógico de conocimiento” para que “aquellos que tengan información la aporten y permitan que se suelten los nudos” que todavía hoy atan con fuerza la verdadera historia que rodea la muerte de Pertur. “El relato de los hechos deja dos hipótesis de autoría abiertas sobre las que no hay datos que, a día de hoy, permitan aparecer a una u otra como más verosímil”, remarca.

Menos dudas tiene Martín Auzmendi, compañero de militancia de Pertur, abogado y amigo de la familia, que está convencido de que “hay gentes que conocen lo sucedido y callan”. El porqué de este silencio es una incógnita, pero Auzmendi no tiene dudas en torno al qué. “Todo hace indicar que, con la intervención de alguna persona de su confianza, Pertur fue víctima de una cita trampa, cuyo objetivo era conducirle a quienes tenían preparado su secuestro y desaparición”, expone en declaraciones que se reflejan en el informe. En su opinión, todo sigue rodeado de nebulosa tanto por “el desinterés por su esclarecimiento por parte de la organización ETA y su entorno durante todos estos años y la total ausencia de investigación en la fecha de los hechos y a lo largo de todos estos años por parte de las autoridades policiales españolas”.

A lo largo de sus 43 páginas, el informe, realizado por la Cátedra de Derechos Humanos y Poderes Públicos de la UPV, de la que Landa es también responsable, detalla las amenazas previas contra Pertur y el atentado contra la vivienda familiar o la iniciativa de “canje” de su detenida madre por dos policías españoles desaparecidos. Tras su desaparición, el documento recoge las sospechas de los padres hacia los ‘Bereziak’, la respuesta de ETA-m a la familia, la información que recibe el abogado de la familia, Juan María Bandrés, sobre que el cadáver de Pertur estaba en un panteón de un cementerio de Biriatou (las autoridades judiciales de Baiona acordaron la apertura de una tumba y la realización de pruebas del ADN, si bien estas no confirmaron la identidad de Pertur) o el hallazgo de un sumario en Italia sobre neofascistas denominado ‘Contra ETA en el sur de Francia’. La directora de Víctimas y Derechos Humanos, Monika Hernando, pone en valor que es la primera vez que una institución pública realiza un estudio de este calibre sobre todo el misterio que rodea a la desaparición y muerte del que era líder de ETA político-militar.

Al margen de la detallada descripción de los hechos, que se nutre de testimonios, de las informaciones de hemerotecas o libros y del material judicial disponible, el informe también realiza un análisis jurídico ante las denominadas cuestiones de procedibilidad y punibilidad. A este respecto, Landa entiende que las cuestiones de la amnistía o la prescripción en este tipo de casos de desaparición forzada no debería ser “ningún obstáculo” para que se acometa una investigación exhaustiva.

El informe sobre Pertur es la primera investigación sobre "casos emblemáticos de vulneraciones de los derechos humanos" que impulsa el Ejecutivo vasco

Pertur sigue desaparecido y esta circunstancia conlleva, según sostiene el Gobierno vasco, que “en términos técnicos, el delito sigue cometiéndose”. Argumenta que los hechos “no pertenecen al pasado” sino que “la desaparición es actual” y “sigue afectando de forma especialmente intensa al sufrimiento de sus familiares más cercanos”, que desean saber “dónde están sus restos”. “Todo intento justificativo de la inacción para seguir la búsqueda de la verdad resulta inaceptable en términos jurídicos y también humanos”, sostiene el Ejecutivo de Iñigo Urkullu. Por ello, el informe insiste en sus recomendaciones finales en la apelación a las personas que tengan información sobre lo que sucedió en 1976 cerca de la frontera para poder “aliviar en parte el sufrimiento que sigue generando” la ausencia de Pertur entre sus allegados.

El informe sobre Pertur es “la primera pieza” de una serie encaminada a “investigar sobre casos emblemáticos de vulneraciones de los derechos humanos en un contexto de motivación política en Euskadi” que el Gobierno vasco va a impulsar en colaboración con la UPV, con quien firmó un convenio el pasado año para posibilitar esta tarea. El caso de la desaparición de este líder etarra fue escogido para estrenar esta línea de trabajo, que abordará tanto casos concretos como estudios monográficos, por la doble condición de “muerte no esclarecida” y de “víctima no reconocida”. Esto hace que tenga un “encaje difícil” en materia de reparación, ya que no se le puede enmarcar como víctima del terrorismo pero tampoco como víctima de los abusos policiales en base a la ley aprobada por el Parlamento vasco el pasado año y que el Gobierno de Mariano Rajoy ha impugnado ante el Tribunal Constitucional.

País Vasco

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios