Es noticia
Menú
¿Qué hacer en Madrid este fin de semana? Cerveza artesana, rutas y viaje 'gastro' al Japón más tradicional
  1. España
  2. Madrid
ocio, cultura y gastronomía

¿Qué hacer en Madrid este fin de semana? Cerveza artesana, rutas y viaje 'gastro' al Japón más tradicional

Visitar los pueblos más bonitos de la región y perderse por sus rutas, dejarse caer por la 'Artesana Week' de Lavapiés o introducirse en la cultura gastronómica de Japón con sus restaurantes más auténticos

Foto: ¿Qué hacer en Madrid este fin de semana? Planes del 1,2 y 3 de abril. (EC Diseño)
¿Qué hacer en Madrid este fin de semana? Planes del 1,2 y 3 de abril. (EC Diseño)

Llega el fin de semana tras el cambio de hora que nos introduce en el horario de verano, lo que se traduce en más horas de sol que poder disfrutar en esta nueva temporada de primavera. Puede que el buen tiempo que tanto ansiamos tarde un poco en llegar, pero ya han quedado atrás las largas noches de frío invernal y ahora los días de luz son más largos y puede ser una gran oportunidad para hacer escapadas a la sierra o alguno de los pueblos con más encanto que rodean la capital madrileña.

En El Confidencial hemos recopilado una lista de planes para hacer este fin de semana en Madrid:

Feria de la cerveza artesana de Lavapiés

Lavapiés, uno de los barrios más alternativos de la ciudad, regresa con su 'Artesana Week', o lo que es lo mismo, su feria de la cerveza artesana. Esto significa que un total de 17 bares de la zona apuntados a este evento ofrecerán hasta 400 tipos diferentes de esta refrescante bebida hasta que finalice esta semana cervecera, el próximo domingo, 3 de abril. Pero lo mejor de esta iniciativa, que pretende reavivar la esencia de las cervezas artesanas y reflotar las pérdidas sufridas por los establecimientos durante los cierres y restricciones provocados por la pandemia del coronavirus, son los precios por los que puedes hacerte con una media pinta de estas cervezas de autor de la mano de 18 productores: 2,50 euros.

Según informan desde su propia web, estos son los locales que se apuntan a la 'Artesana Week': El Económico (CCVK), Donde da la vuelta el viento (One Beer), Distrito Vegano (La Sagra), O Pazo de Lugo y La Caníbal (Sanfrutos), Cafetería Amanda (La Virgen), Achuri (Dougall´s), La Buga del Lobo (Speranto), La Playa de Lavapiés (Nómada), Chinaski (La Quince & Yria), Darbuka Bar (Bailandera), Mapenda (Tormo), Olivia (Titoblas), Taberna Filomena (Groovie Craft Beer), Portomarín (Domus), Taberna Casa ZOILO (Península), Beer Joint Madrid (Oso) y La Encomienda (Veer).

Los mejores torreznos de Madrid

Puede que el premio para el mejor torrezno del mundo de este año fuera para otra comunidad, concretamente para la provincia castellanoleonense de Soria; pero lo cierto es que la región madrileña guarda entre sus muchos restaurantes de algunos secretos gastronómicos que no tienen nada que envidiar a los de fuera de la zona. Eso sí, no todos se ubican en el área céntrica de la capital, sino que hay que desplazarse algo más lejos del municipio para poder disfrutar de este alimento que, aunque es más propio de regiones como Ávila, también se sirven en otros territorios como Extremadura o Andalucía. Estos son algunos sitios dentro de la Comunidad de Madrid donde puedes comer los mejores torreznos:

  • El Sainete (C. de Ponzano, 6; Madrid): en pleno corazón del barrio de Ponzano se encuentra un sitio humilde y acogedor. Un restaurante a buen precio con un patio interior en el que puedes degustar cervezas artesanales —también hacen catas con maridaje de quesos e incluso chocolate— y una oferta gastronómica de línea mediterránea entre cuyos productos se encuentran los torreznos 'cerveceros' (6 euros la ración entera), con un equilibrio justo entre lo crujiente de la corteza y lo tierno del tocino. Lo sirven en piezas pequeñas que acabas devorando como palomitas.
  • Restaurante Yeyu (C. Mayor, 24, Cercedilla): aunque esté un poco más alejado de lo normal, en su carta se encuentran unos de los mejores torreznos que disfrutar en la región, los 'Torreznos Fileteados' (6 euros media ración, 12 euros la ración entera) y, además, su presentación los hace más especiales; lo que lo convierte en el local perfecto al que acudir si surge un antojo de este plato y te encuentras por la zona de la sierra de Madrid.
  • Los Galayos (C. de Botoneras, 5, Madrid): no puede haber un lugar más conocido, y céntrico, que Los Galayos, ubicados en una de las entradas de la Plaza Mayor. Se trata de un restaurante especializado en cocina castellana con más de 120 años de historia y que está especializado en torreznos precisamente por su forma de prepararlos: antes de freír la panceta, la secan en el horno durante unas dos horas y después la extienden hasta que se enfríe para poder retirar la grasa que sobra. Tienes los 'torreznos ibéricos crujientes son sal maldón' por 8,95 euros.
  • Rooostiq (C. Augusto Figeroa, 47): para aquellos que prefieran los torreznos más 'crunchy', es imprescindible pasar por este local situado en el barrio de Chueca. Pese a su apariencia, bajo esa fina corteza se esconde una tierna lámina de panceta que es difícil de encontrar y que puedes degustar por 16 euros la ración; no hay que olvidar que se trata de uno de sus entrantes estrella.
  • Taberna y Media (C. Lope de Rueda, 30): no conoces realmente la capital si no has visitado u oído hablar de este establecimiento. Los torreznos corren a cuenta de las manos del chef José Luis Martínez y es el culpable también de preparar una de las mejores patatas bravas de la zona. Sus 'torreznos de Fuentidueña' se ofrecen en la carta bajo el sello de "sabores de antaño", pero lo cierto es que su apariencia no parece de este mundo. Eso sí, este estilo es más para quienes no les gusta ese toque crujiente.
  • Casa Mortero (C. Zorrilla, 9): en el Barrio de las Letras puedes encontrar este local que lleva la firma de Pedro Gallego y que este 2022 ha vuelto a ser uno de los restaurantes recomendados en la Guía Repsol. Esto se debe, en parte, a sus torreznos servidos con patatas "meneás" y majado de pimentón que puedes pedirte por 12 euros el plato.

Los 5 pueblos más bonitos de la región

Si los planes por el Centro de Madrid o las rutas gastronómicas o de cerveza no resultasen llamativas, siempre está la opción de pasar un día entero fuera y lanzarse a por el turismo rural, un hábito que se popularizó durante la desescalada del coronavirus —cuando no se podía salir más allá de la propia comunidad— y que no tiene porqué abandonarse. Por ello, hemos seleccionado una decena de los pueblos más populares y bonitos dentro de la región madrileña para perderse todo un día:

  • Chinchón: es el sitio ideal para que los que tengan poco tiempo, quieran hacer un plan diferente y, sobre todo, les fascine el vino. Además de ser un pueblo con encanto a tan solo una hora de Madrid, también posee muchos establecimientos en los que poder degustar un buen tinto a la par que disfrutar de un buen cachopo o unas jugosas migas, como en Mesón Cuevas del Vino. Mientras que si te gustan los locales con patios interiores que estén ubicados en plena plaza central, La Casa del Pregonero y La Columna, son dos de las mejores decisiones. Si esto no es suficiente, también hay otras alternativas de ocio, como uno de los circuitos de karts mejor valorados, el Circuito Montoya.
  • La Hiruela: además de ser uno de los sitios fuera de Madrid más bonitos, está rodeado de terreno boscoso que te permitirá hacer rutas fantásticas por la zona de la dehesa de La Hiruela, ubicada en la Sierra Norte. Entre los senderos de los que partir desde el propio pueblo se encuentran cuatro caminos: senda del Molino, de una distancia de unos cinco kilómetros que atraviesa un bosque de árboles centenarios; la senda por las Eras, que ser tarda menos de dos horas en recorrer y permite observar los miradores y el camino del río; Fuente Lugar, una paseo en medio de todo un camino dominado por diversas especies de árboles, como cerezos, abedules o manzanos y Los Oficios de la Vida, rodeada por enormes prados verdes.
  • Patones de Arriba: es, sin duda, el destino más popular para aquellos que quieren pasar un día fuera (a una hora de Madrid). Y no es para menos, ya que su puesta en escena hace las maravillas para cualquier, aficionado de Instagram que quiera presumir de un fin de semana rural. Ahora bien, hay que prepararse porque el camino entre el aparcamiento (o al menos uno de ellos) hasta el corazón del pueblo está prácticamente copado por una cuesta, al igual que la práctica totalidad de la pequeña aldea. La única desventaja de Patones de Arriba es que puedes recorrerte el pueblo en muy poco tiempo, por lo que también es recomendable que los visitantes se den una vuelta por la zona de alrededor o almuercen algo en alguno de sus restaurantes, como el de Las Eras, donde hacen unas migas que merecen cualquier subida imposible.
  • Manzanares El Real: es otra de las mejores opciones si te aburres de rondar el pueblo y quieres perderte por la naturaleza, puesto que está justo al lado de La Pedriza, una joya para los senderistas expertos y principiantes. Por si esto fuera poco, también cuenta con el impresionante castillo de los Mendoza, que data del siglo XV y con el embalse de O Santillana, en cuya playa (un poco desplazada del centro del pueblo), puedes descansar o bañarte si hace buen tiempo.
  • Rascafría: puede que el periodo de nieve haya acabado, pero Rascafría (a una hora y media aproximadamente de Madrid) no solo dispone de las mejores áreas en las que practicar esquí o snowboard, sino que también cuenta con toda oferta de restaurantes en los que comer rico, bien y, sobre todo, resguardados del frío. Uno de los locales que probar sin miedo a equivocarse es el Restaurante El Barondillo, un sitio acogedor, bien decorado y con buena carne.

Un viaje al Japón más tradicional

Madrid tiene al alcance de su mano una cantidad incontable de restaurantes originales y de lo más diversos. Pero si hay un estilo de comida que tenga más popularidad que otras es, además de la castiza, la asiática; especialmente la que procede de la cultura japonesa. Y, aunque el sushi es uno de los platos más solicitados (y difíciles de conseguir hacer bien) hay muchas más selecciones propias de esta gastronomía que bien merece degustarla. Estos son algunos de los auténticos restaurantes japoneses en los que probablemente no te sirvan cubiertos:

  • Tsukuri Soba (C. de Andrés Mellado, 5): si vas por Argüelles te encontrarás seguramente con este llamativo local que aporta, según las opiniones de los propios clientes, ese aire de estar paseando por los restaurantes callejos de Japón. De su carta, muchos recomiendan las gyozas, el ramen, los baos y el yakisoba de pollo. Aunque su decoración no pasa para nadie desapercibida.
  • Konnichiwa (C.Fuencarral, 98): la calidad de su comida y su cuidado ambiente solo son comparables con el hecho de que este sitio se encuentre en pleno metro de Tribunal; es decir, en Malasaña. De primeras, parece pasar desapercido a ojos de los viandantes, pero si te paras un segundo a mirar desde el exterior, verás el verdadero encanto que guarda este local donde sirven un 'katso bao' excelente y, por supuesto, el Sukiyaki, una receta "importada del Japón más tradicional" que te sirven en caliente con uan ternera de corte fino y verduras, junto con tallarines udon. La cazuela se sirve caliente y el personal te explica cómo tienes que preparártelo para que seas tú mismo quien te elabores el plato. Para los más atrevidos, hay una breve carta de diferentes tipos de sake, si no lo has probado nunca, el Ozeki Nama es una decisión sensata.
  • Donzoko (C.de Echegaray, 3): es otro de los sitios privilegiados por su ubicación. En la misma calle en la que se encuentra este local japonés también están otros lugares que hemos recomendado en anteriores publicaciones para comer, como Solo de Croquetas o Callejón 365 y el conocido Salmón Gurú. Pero Donzoko tiene atractivo de sobra por sí solo, y no hablamos solo de la imponente fuente que te guía hasta el interior, sino también de su esmerada y sofisticada decoración que te llevarán al mismísimo Tokio. ¿Alguna vez has querido probar a comer sentado como en es propio en la cultura japonesa? Pues aquí podrás experimentarlo en persona; siento el taiyaki, el atún y el tartar algunos de sus productos más aclamados.
  • Torijiro (C. de Fernández de la Hoz, 70): para los que prefieran el ambiente más 'street food' y les haya gustado Yatai Market (otro de los más solicitados), Torijiro sale al rescate. A diferencia del resto de mencionados, esta es una decoración diferente, más desenfadada y perfecta para los que se derriten con las decoraciones ostentosas y llamativas. Está ubicado en la zona de Ponzano y uno de sus platos más recomendados es el ramen, el pato (que lo puedes encontrar en muchos de los platos, como es habitual), el takoyaki —típicos de la región de Kansai que se elaboran a partir de harina de trigo y pulpo con forma de bola—, los baos, lo mochis y la sopa Sukiyaki.

Llega el fin de semana tras el cambio de hora que nos introduce en el horario de verano, lo que se traduce en más horas de sol que poder disfrutar en esta nueva temporada de primavera. Puede que el buen tiempo que tanto ansiamos tarde un poco en llegar, pero ya han quedado atrás las largas noches de frío invernal y ahora los días de luz son más largos y puede ser una gran oportunidad para hacer escapadas a la sierra o alguno de los pueblos con más encanto que rodean la capital madrileña.

Qué hacer en Madrid