Es noticia
Menú
Madrid empieza a vacunar a los niños entre dudas de docentes, padres y sanitarios
  1. España
  2. Madrid

Madrid empieza a vacunar a los niños entre dudas de docentes, padres y sanitarios

A partir del 15 de diciembre los menores de entre los 5 y 11 años podrán inmunizarse frente al coronavirus en los hospitales públicos

Foto: Un niño recibe la vacuna contra el covid en Bolivia. ( EFE/Martin Alipaz)
Un niño recibe la vacuna contra el covid en Bolivia. ( EFE/Martin Alipaz)

Ha llegado el turno de los menores para vacunarse. Desde el próximo 15 de diciembre, los niños entre 5 y 11 años podrán inmunizarse frente al covid en los hospitales públicos. Para esto, la Comunidad de Madrid recibirá este lunes las primeras 204.000 dosis de la vacuna contra la covid de Pfizer, según ha anunciado este jueves el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

A diferencia de lo que ocurre en otras comunidades, estas dosis se pondrán en hospitales públicos, lo que descarta las propias aulas como espacio de vacunación. Se trata de una decisión que la Consejería de Sanidad toma velando, entre otras cosas, por el cumplimiento de la Ley de Protección de Datos. Esta, por otra parte, genera algunas dudas entre padres, docentes y expertos que creen que los centros escolares donde pasan las mañanas los niños y niñas ofrecen una oportunidad ideal de poder llevar a cabo la vacunación en esta franja de edad de forma rápida y ordenada.

Foto: Dos niños menores de 12 años tras recibir la vacuna en El Salvador. (EFE/Rodrigo Sura)

Para ello, se ha vuelto a reactivar el sistema de autocita habilitado por la Consejería de Sanidad. La vacunación empezará con los mayores de esta franja de edad hasta llegar a los cinco años. En España, se estima que hay tres millones y medio de niños en este rango de edad. De ellos, 450.000 viven en la Comunidad de Madrid.

A la vacunación se han incorporado los niños que padecen enfermedades crónicas

En el caso de las familias que tengan un hijo de 11 años y otro menor dentro de este mismo rango de vacunación, estas podrán pedir cita para ambos a la vez. Además, a la vacunación se han incorporado los niños que padecen enfermedades crónicas, que inicialmente no formaban parte de la estrategia de inmunización. La Comisión de Salud Pública que aprobó este martes la vacunación infantil dictó que la segunda dosis se aplicará ocho semanas después de la primera. Lo hace tras acordar ampliar el tiempo de espera, que era inicialmente de tres semanas. La segunda dosis también se pondrá en centros hospitalarios.

Desde la Sociedad Española de Pediatría explican que para los niños mayores de 12 años hay dos vacunas aprobadas. Se trata de Pfizer y de Moderna, que han demostrado una eficacia del 100% y escasos efectos secundarios. “La vacuna aprobada para estas edades contiene solo un tercio del ARNm de las vacunas aprobadas para los adultos”, explica Francisco Álvarez, coordinador del CAV-AEP.

Foto: Niños participan del proceso de vacunación. (EFE/Juan Diego Montenegro)

En España, la tasa de niños infectados por el virus es baja. Según datos de la Sociedad Española de Pediatría, se han producido 6.000 hospitalizaciones, 300 ingresos en UCIP y 37 fallecimientos por covid, la mitad de ellos en menores de 10 años. Sin embargo, no existe el riesgo 0%, razón por la que los expertos recomiendan la vacuna. "Debemos concienciar sobre que hay que apelar a la responsabilidad de los padres", ha añadido el consejero de Sanidad, quien ha recordado que la mayor incidencia acumulada se registra en los menores.

La incidencia de positivos en niños es el doble que en cualquier otro grupo

Para la doctora María José Mellado, jefa del servicio de Pediatría y Enfermedades Infecciosas del Hospital Universitario Infantil La Paz, lo primero que hay que destacar son los estudios y la evidencia científica que demuestra la eficacia de la vacuna en los menores. “Esta vacunación tiene un principio de beneficencia porque ellos también tienen derecho a protegerse. Ahora mismo, es el grupo que está más expuesto al covid”, asegura Mellado. La incidencia en este grupo es el doble que en cualquier otro. Según el último boletín epidemiológico de la Dirección General de Salud Pública, la mayor incidencia acumulada en los últimos 14 días por cada 100.000 habitantes está “en el grupo de 0 a 14 años, con 266,5, seguido por los de 25 a 44 años, con 207 casos”.

Y ello, teniendo en cuenta que no se conoce con exactitud qué porcentaje del total de las infecciones por covid en la comunidad corresponde a los niños, dado que hasta la mitad de los casos pueden ser asintomáticos. Para Mellado, esta dificultad en el diagnóstico puede exponer a personas vulnerables al virus sin saberlo. “Para volver a una vida normal en los colegios debemos vacunar a la población infantil”, afirma Álvarez sin el menor atisbo de duda.

placeholder El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero. (EFE/Fernando Villar)
El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero. (EFE/Fernando Villar)

La cuestión que ha copado buena parte del debate público en los últimos días es dónde. A este respecto, cada comunidad autónoma hace la guerra por su cuenta. Mientras unas como la cercana Castilla la Mancha han optado por hacerlo en los propios centros escolares, otras, como Madrid, han renunciado a esta opción en favor de los hospitales públicos. En regiones como el País Vasco, por ejemplo, han optado por una tercera vía al habilitar grandes vacunódromos.

En Madrid, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz-Escudero, ha argumentado que la decisión permitirá coordinar la vacunación con los servicios de pediatría de los centros sanitarios y que, con ella, no hará falta interrumpir la vacunación una vez acaben las clases el próximo 22 de diciembre, momento en el que los niños empiezan las vacaciones de Navidad.

No todos están contentos

La decisión, sin embargo, no termina de convencer a docentes, padres y sanitarios. Rubén Barbera, profesor del colegio Félix Rodríguez de la Fuente, en el municipio madrileño de Coslada, preferiría que la vacunación se hubiera hecho en los colegios. “Sería mucho más fácil. Además, con tal de no quedar mal delante de sus compañeros, muchos se harían los valientes. Creo que no habría ningún problema”, explica.

Pero en el otro lado de la balanza está la ley. En concreto, la Ley de Protección de Datos, que impide que los profesores puedan saber si sus alumnos se han vacunado contra el coronavirus o si sus familias han preferido no hacerlo. Llevar a cabo la vacunación en las aulas, argumentan desde Sanidad, pondría a los niños y a sus familias ante la tesitura de tener que revelar ante docentes y compañeros de clase una información que, en teoría, deben desconocer.

placeholder Otros países como Ecuador empezaron en octubre a vacunar a los más pequeños. (EFE/José Jácome)
Otros países como Ecuador empezaron en octubre a vacunar a los más pequeños. (EFE/José Jácome)

“Queremos que las familias se sientan seguras y poder proteger más a los niños”, dice al respecto Barbera. En las últimas semanas, el docente ha notado cómo han vuelto a aparecer casos de covid entre los alumnos. “El año pasado tuve cuatro positivos entre mis alumnos y este año no he tenido, pero en el cole están volviendo los casos. Ahora hay dos aulas confinadas”, asegura.

La directora del Colegio Nuestra Señora Del Carmen, ubicado en el municipio madrileño de Móstoles, Myriam Fraile, coincide con Barbera en que están volviendo a verse cada vez más casos en las aulas. “En este momento tenemos tres aulas con positivos que están tomando clases virtuales”, asegura Fraile, que explica que los colegios son un pequeño reflejo de lo que está pasando en la sociedad. Fraile, al contrario que Barbera, prefiere que la vacunación se haga en los hospitales. Con ello, expone, si algún estudiante tiene una reacción, estarán cerca de esta persona los profesionales sanitarios: “En un colegio no sabríamos muy bien qué hacer”, dice.

“Me da más miedo vacunar a mi hija que vacunarme yo”, explica una madre

Algunos padres, por otra parte, no están todavía del todo convencidos de vacunar a sus hijos. Este es el caso de Laura G, de 36 años, que tiene una hija de 5 años. “Me da más miedo vacunar a mi hija que vacunarme yo”, asegura, temiendo por las repercusiones que la vacuna pueda tener a largo plazo. “Tengo mis dudas, pero creo que la vacunaré”, afirma. En los próximos días, los padres del casi medio millón de niños y niñas que viven en Madrid se enfrentarán a la misma duda: vacunar a sus hijos contra el coronavirus o no hacerlo.

Ha llegado el turno de los menores para vacunarse. Desde el próximo 15 de diciembre, los niños entre 5 y 11 años podrán inmunizarse frente al covid en los hospitales públicos. Para esto, la Comunidad de Madrid recibirá este lunes las primeras 204.000 dosis de la vacuna contra la covid de Pfizer, según ha anunciado este jueves el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

Madrid Niños