Las dudas tras el movimiento de Levy que amenazan con un 'motín' cultural en Madrid
  1. España
  2. Madrid
MEDIALAB PRADO

Las dudas tras el movimiento de Levy que amenazan con un 'motín' cultural en Madrid

La decisión de desalojar el proyecto Medialab de su ubicación actual ha provocado una avalancha de críticas dentro del sector y muchos consideran que el objetivo final es desmantelarlo

placeholder Foto: Andrea Levy, en una imagen de archivo. (EFE)
Andrea Levy, en una imagen de archivo. (EFE)

El arranque de 2021 ha sido algo trastabillado para una de las joyas de la corona de la innovación cultural madrileña: Medialab Prado. El proyecto ha visto cómo en apenas mes y medio la incertidumbre se iba abriendo paso con dos acontecimientos clave. La salida de su hasta ahora director y el traslado de su sede, cercana al paseo del Prado, han provocado la indignación de gran parte de sus miembros, que han lanzado una campaña contra unos movimientos que consideran que van en la dirección del desmantelamiento de la organización. Desde la Concejalía de Cultura del ayuntamiento, que dirige Andrea Levy, lo niegan y enmarcan los cambios en la búsqueda de un nuevo "impulso".

Marcos García fue nombrado director artístico del centro en 2014, ya en el céntrico enclave que ahora abandonarán y tras 10 años formando parte de la plantilla. El pasado enero, recibió la notificación de que no se le renovaría en el cargo y tampoco se le ha reincorporado en su puesto previo. Fue, según cuenta a este medio, un jarro de agua fría que no esperaba. Esto ya puso en alerta a los empleados y grupos que trabajan en el centro, que hace unos días conocieron a través de la prensa por dónde pasan los planes de Levy: sacarlos de su actual 'hogar' para crear en este contenedor un nuevo centro.

Foto: Pepu Hernández, Pedro Sánchez y Ángel Gabilondo. (EFE)

Medialab ha sido desde su fundación en 2000 un referente en la innovación cultural y digital en la ciudad. El proyecto cogió más vuelo aún tras la finalización en 2012 de la reforma de su actual sede, que supuso unirlo a su "media naranja". Así lo cree el arquitecto Víctor Navarro, del estudio Langarita-Navarro, que diseñó el nuevo edificio sobre las bases de la Serrería Belga en un proyecto que costó cerca de seis millones de euros y que ha recibido múltiples reconocimientos. El resultado fue un conglomerado atípico que ha permitido a las personas del proyecto adaptarse y beneficiarse de sus estructuras y sus características.

La semana pasada, el área liderada por Levy avanzó el movimiento que en Medialab desconocían: este sería enviado a Matadero, un centro cultural en unas instalaciones de casi 85.000 metros cuadrados, y en el edificio se crearía ahora un nuevo actor cultural que incluirá un espacio de innovación y otro de exposición. Según la versión oficial, los objetivos son buscar una nueva vertiente al 'lab' y, por otro lado, reforzar la oferta del área de Prado, que fuentes municipales califican como la 'milla de oro de los museos' por encuadrarse en la zona el Museo del Prado, el Reina Sofía y el Thyssen. El nuevo centro de arte se llamará Espacio Cultural Serrería Belga, que esperan que atraiga más público.

Lo cierto es que a pesar de que el anuncio ya se ha hecho, muchos de sus elementos aún están por definirse. Cultura aún no ha precisado dónde se ubicará ahora Medialab. Se sabe que es en Matadero, al sur del centro de la capital, y que se intenta que se beneficie de un "ecosistema" de sinergias culturales, pero poco más. Según fuentes municipales, se está estudiando cuál es el espacio que mejor acogería este centro para habilitarlo, pero se desconoce por ahora qué amplitud tendrá ni en qué fechas será el traspaso. Desde el área, señalan que esperan poder culminar todo el proceso antes del próximo otoño, pero los trabajadores aseguran que les han pedido que no hagan planes más allá de junio.

placeholder Medialab Prado. (Luis Díaz Díaz. Langarita-Navarro)
Medialab Prado. (Luis Díaz Díaz. Langarita-Navarro)

No se conocen tampoco los detalles sobre el nuevo proyecto que irá en el actual edificio de Medialab. La intención es crear allí un espacio expositivo que complemente el entorno museístico y que acoja parte del fondo del Museo de Arte Contemporáneo, de unas 5.000 obras. Pero no se ha precisado todavía cuántas de esas se expondrían a la vez, ni en qué dependencias del edificio. Lo que sí garantizan las fuentes municipales consultadas es que el 'lab' seguirá vivo: "Dicen que queremos que desaparezca, pero en Matadero se va a ver incluso más. Madrid gana un centro nuevo y a Medialab con este traslado se le da más relevancia".

Estas fuentes municipales reconocen que no se ha calculado aún el coste de la operación al completo. Es decir, tanto del traslado del actual Medialab a su nuevo espacio, como el de los fondos y materiales necesarios que irían a la nueva Serrería. Asimismo, están por verse los gastos derivados de la habilitación de la estancia de Matadero que finalmente se escoja y los de la adaptación de la edificación de Alameda 15 si fuera necesaria.

Este último elemento, el de retocar el espacio que conocemos hasta ahora en los bordes del paseo del Prado, es una de las cuestiones que más inquietan a los impulsores de la campaña. Desde el consistorio, defienden que aún no han delimitado cuál será la modificación a realizar y que, si la hay, será mínima y consistirá en una "reordenación". Fuentes de Medialab tienen muchas dudas de que esto sea así. Inciden en que la construcción se concibió explícitamente para el proyecto y que, pese a esto, les ha llevado mucho tiempo adaptarse a sus condicionantes poco comunes.

"Convertirlo en un edificio que no es sería una pena. Muchos elementos están pensados para la casuística de Medialab"

Estas fuentes ponen el foco en que la construcción dificulta las opciones para aislar espacios dentro del mismo a nivel lumínico y sonoro, algo que consideran fundamental para una sala de exposiciones. "Hay otros espacios que serían más acordes y que serían una inversión muchísimo menor. Van a invertir dinero público para hacer algo que no es fácil", defienden. Aseguran que aún no les han comunicado oficialmente que serán desalojados, ni han recibido detalles sobre los cambios que afrontarán. La plantilla deberá esperar a la elección de la nueva dirección por concurso.

Para Navarro, padre del edificio, Medialab-Prado es "muy singular". "El 60% de su fachada son ventanas. Es un espacio muy versátil, pero es lo opuesto a una caja blanca, que sería lo más parecido a un museo tradicional. Si lo que se pretende es instalar un espacio abierto, sí, pero si es un espacio más convencional, no sería el mejor sitio", reflexiona el arquitecto, que cree que todo dependerá del tipo de exposición que se quiera establecer. "Convertirlo en un edificio que no es sería una pena. Muchos elementos están pensados para la casuística de Medialab".

Foto: El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. (EFE)

La plataforma Save the Lab, que se lanzó en 2014 para frenar la cesión infructuosa del espacio a Telefónica, ha vuelto a hacer sonar los tambores ahora para tratar de repetir la hazaña y asegurar su continuidad. Aún están determinando qué acciones tomarán en los próximos días, según explica su impulsora, Patricia Horrillo, pero por el momento ya han firmado un manifiesto por la supervivencia de Medialab más de 4.000 personas.

En la oposición, las noticias tampoco han caído bien. Desde el grupo mayoritario, Más Madrid, Pilar Perea cree que la operación es "un disparate". "No nos podemos creer que Medialab vaya a continuar si lo llevan a un espacio que va a ser más reducido y, sobre todo, cuando dicen que es para repensarlo, cuando es un proyecto que ya está pensado y que ya funciona". La edil socialista Mar Espinar ha acusado al consistorio de ocultar información en los últimos días después de que en la Comisión de Cultura preguntara por los planes de la corporación y no se le comunicara el traspaso a Matadero. "Te dicen una cosa y luego la contraria. No tiene sentido".

Andrea Levy Partido Popular (PP)
El redactor recomienda