LA COMUNIDAD LO PRESENTÓ EN 2010

Okupas, ratas, grafitis e incluso incendios: así agoniza un museo fallido de Aguirre

El Gobierno regional quería instalar en Tielmes el tercer museo de criminología de Europa. Nunca lo hizo y hoy dos edificios autonómicos llevan ocho años abandonados y en ruinas

Foto: Parte trasera del edificio de Tielmes que iba a albergar el museo de criminología.
Parte trasera del edificio de Tielmes que iba a albergar el museo de criminología.

El Gobierno regional presidido por Esperanza Aguirre lo anunció en mayo de 2010. El municipio madrileño de Tielmes (2.600 vecinos) contaría con un gran museo de criminología, el tercero en Europa tras los que ya había en Londres y París. El centro abriría sus puertas en el primer trimestre de 2011 y albergaría piezas utilizadas en crímenes cometidos por toda la geografía española, además de dedicarse al estudio y la investigación de la ciencia criminológica. "España tiene una sabrosa historia criminal", señalaba entonces al presentar el proyecto la directora de la Agencia para la Reeducación y Reinserción del Menor Infractor, titular de uno de los edificios elegido para ubicar el museo.

Ocho años después, el pasado 1 de junio, los bomberos de la Comunidad de Madrid acudían a esta localidad del sureste de la región para apagar un pequeño incendio que amenazaba la parte posterior de los edificios, vacíos y abandonados. Porque ocho años después, no hay noticia del museo de criminología de la Comunidad de Madrid, aquel que Aguirre quería construir a 58 kilómetros del barrio madrileño de Valdebebas, donde a su vez quería levantar otro de sus faraónicos proyectos, el Campus de la Justicia. El museo formaría parte del campus. Los dos son hoy simples sueños.

El incendio que se produjo el pasado 1 de junio en la parcela del museo.
El incendio que se produjo el pasado 1 de junio en la parcela del museo.

Un camión de bomberos, apagando el incendio en la parcela del museo.
Un camión de bomberos, apagando el incendio en la parcela del museo.

El museo se iba a ubicar en dos edificios propiedad de la comunidad situados en la calle Palacio de Tielmes, en uno de los límites del municipio. "Hoy, los dos edificios están en ruina, totalmente abandonados, donde solo hay muebles rotos, suciedad, basura, ratas, grafitis y de vez en cuando okupas, seguramente los causantes del incendio del pasado mes de junio. La situación cada vez está peor", señala Marcos Ortiz, concejal socialista en la oposición. Los dos inmuebles ocupan una parcela de 40.000 metros cuadrados. Uno de ellos es el antiguo Palacio de los Condes de Pernía, utilizado por las Hijas de la Caridad como centro para huérfanos. Posteriormente, fue un Centro de Ejecución de Medidas Judiciales e iba a ser el museo propiamente dicho.

El segundo edificio, más nuevo, estaba destinado para las oficinas y las bases documentales. Los terrenos cuentan además con zonas exteriores, jardines y patio central. "El ayuntamiento se lava las manos, ya que asegura que los edificios son propiedad de la Comunidad de Madrid. La última vez que nos dieron información fue el año pasado, cuando nos dijeron que se iban a invertir 1,2 millones para la rehabilitación. Lo que no se ha producido. Todo sigue abandonado", explica Ortiz. El Confidencial ha intentado hablar con el alcalde de la localidad, del PP. Está de vacaciones en el extranjero. "No tengo información", señala sobre este tema.

En un círculo, ubicación de los dos edificios en el municipio de Tielmes.
En un círculo, ubicación de los dos edificios en el municipio de Tielmes.

La crisis económica enseguida provocó que el Gobierno autonómico (Aguirre dejó el cargo en 2012 y fue sustituida por Ignacio González) abandonara el proyecto. El asunto se volvió a retomar la pasada legislatura en la Asamblea de Madrid. "¿Cuál ha sido el coste económico de este proyecto abandonado?, ¿cuál ha sido la responsabilidad política?", se preguntaba el grupo parlamentario socialista, que denunciaba que tras el fracaso del museo los vecinos de Tielmes tampoco han podido utilizar estos edificios con otras funciones en estos ocho años.

El Ejecutivo de Cristina Cifuentes presupuestó en 2018 una partida de 1,2 millones de euros para rehabilitar los dos edificios y destinarlos al Plan de Infancia que había puesto en marcha para utilizar parte de la parcela y construir un centro de menores. "Ya nos hemos puesto a trabajar, y en el propio presupuesto de 2018 se incluyó la partida. Por cierto, su grupo votó en contra de la rehabilitación", respondió en marzo de 2018 Carlos Izquierdo, el entonces consejero de Políticas Sociales y Familia. De momento, las obras prometidas no han empezado.

Fachada principal del edificio que iba a albergar el museo de criminología.
Fachada principal del edificio que iba a albergar el museo de criminología.

La idea de Aguirre no era mala. El museo iba a contar con piezas únicas, como el garrote vil de la prisión de Carabanchel, los sumarios y los objetos policiales de los asesinatos de Eduardo Dato, Juan Prim y Cánovas del Castillo, el primer maletín de autopsias y el esqueleto de María Jesús Varela Alonso, que fue hallada emparedada en un sótano del mesón El Lobo Feroz, en 1988. También muchas de las piezas existentes en el depósito de los juzgados de plaza de Castilla, gracias a un acuerdo firmado con el decanato que hoy es papel mojado. Entre estas pruebas, se encontraban las de casos muy conocidos, como el del asesino en serie Alfredo Galán, también conocido como el asesino del naipe, que fue condenado por cometer seis homicidios e intentarlo en otras tres ocasiones. Entre los objetos, iban a estar las cartas que arrojó a sus víctimas.

En el museo también estaba previsto que se mostraran pruebas de casos antiguos, como las del expreso de Andalucía, que tuvo lugar en 1924 bajo la dictadura de Primo de Rivera cuando cinco hombres materializaron un plan para asaltar el tren. También existía un convenio con José Manuel Reverte, fundador del Museo de Antropología Médica-Forense, Paleopatología y Criminalística de la Universidad Complutense, para que donara su colección: cráneos de la Edad Media, armas homicidas e instrumentos utilizados por delincuentes para cometer robos y atracos, así como armas carcelarias.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios