ahora madrid lo deja en el aire

La traición del ayuntamiento al Beti-Jai: las sombras que empañan el futuro del frontón

El concejal de Urbanismo no garantiza el uso deportivo del frontón, que cuenta con más de 120 años de historia y forma parte del patrimonio histórico. Las asociaciones ciudadanas temen por su futuro

Imagínense. Un frontón para jugar a la pelota vasca con más de 120 años de historia, ubicado en pleno barrio de Chamberí y prácticamente al lado del Paseo de la Castellana. Nada menos que en el número 7 de la madrileña calle Marqués de Riscal asoma el mítico Frontón Beti-Jai -en euskera, "siempre fiesta"-, que, a pesar de su inmenso valor histórico y social, se encuentra ahora en verdaderos apuros. Desde 1991, está considerado Monumento del Patrimonio Histórico de España y, en 2011, fue catalogado como Bien de Interés Cultural. También la Unesco aseguró, en 2009, que barajaría incluirlo en el catálogo de Patrimonio de la Humanidad después de ser restaurado, un sueño que ahora está amenazado.

Las organizaciones y colectivos vecinales del distrito de Chamberí vieron en el nuevo Gobierno de Ahora Madrid una oportunidad para rehabilitar este mítico espacio, al que muchos llaman "la Capilla Sixtina de la Pelota", por su tremendo valor histórico, o incluso "el Bernabéu de la Pelota", teniendo en cuenta que los frontones fueron los primeros edificios de espectáculos deportivos profesionales. Concretamente, el Beti-Jai de Madrid es la única instalación deportiva del siglo XIX que permanece original en la capital. Buen ejemplo de ello es la conservación de sus urinarios, que proceden de 1894.

Pero, según va pasando el tiempo, las esperanzas de que el nuevo equipo de Gobierno salga en defensa del Beti-Jai se desvanecen.

Frontón de Beti-Jai en Madrid. (Enrique Villarino)
Frontón de Beti-Jai en Madrid. (Enrique Villarino)

Primero, porque su rehabilitación no está incluida en los Presupuestos del Ejecutivo municipal para 2016. Un hecho que denuncia la concejala socialista Mar Espinar, al considerar que la inversión que necesita el mítico frontón "es lo suficientemente relevante" como para contar con una partida nominativa. "Se puede sacar de alguna partida genérica, pero no es suficiente", advierte.

Los socialistas aseguran estar preocupados por una "reivindicación legendaria del barrio" y, conscientes de que un uso del mismo exclusivamente deportivo no sería lo suficientemente rentable, insisten en que se añada el uso cultural para el disfrute de todos los vecinos, permitiendo al mismo tiempo hacer un proyecto sostenible. Pero el concejal del Área de Urbanismo y Desarrollo Sostenible, José Manuel Calvo, no garantiza el uso público, deportivo y cultural del espacio, admitiendo únicamente "que no cierra la puerta" a esa posibilidad.

El concejal de Urbanismo fue sorprendido dentro del Beti-Jai junto a Foster, que tiene un palacete al lado y que aspira a erigir en el frontón su propio museo

La plataforma Salvemos el Frontón Beti-Jai de Madrid, sustentada en personas del mundo del arte y de la pelota, tiene muy clara su demanda: rehabilitar y recuperar el espacio respetando los pilares fundamentales y manteniendo el uso y acceso público a todos los ciudadanos. A nivel arquitectónico, se trata a todas luces de un referente en construcción de hierro de finales del siglo XIX. Todos los frontones similares que se construyeron en otras ciudades españolas fueron derribados o terminaron reformándose. El Beti-Jai, afirma el portavoz de la plataforma, Igor González, "es el único frontón industrial que queda de aquella época". Ni en el País Vasco hay una instalación similar.

La plataforma también reconoce que unas instalaciones de estas características, enfocadas solo al uso de la pelota, no serían rentables. Por eso, su propuesta, en conjunto con otras asociaciones como Madrid Ciudadanía y Patrimonio o Corazón Verde de Chamberí, pasa por crear un verdadero espacio multideportivo y multicultural, utilizando el Beti-Jai para otras actividades, como esgrima o espectáculos culturales -teniendo en cuenta la dimensión del espacio al aire libre y la zona de gradas-, además de explotarlo con ferias comerciales, alquileres para exposiciones o actividades de restauración. "De esta manera, el proyecto podría ser sostenible", explican las asociaciones.

Las sombras de Foster y otras alternativas

Pero los miembros de las plataformas tienen motivos para sospechar sobre el futuro del mítico frontón. Especialmente, después de que se destapara una visita del arquitecto Norman Foster al Beti-Jai junto a varios miembros del consistorio, entre los que figuraba el propio Calvo, una delegación del área de Cultura y el coordinador general de Alcaldía, Luis Cueto.

Aunque, en un primer momento el concejal de Urbanismo intentó enmarcar aquel encuentro dentro de la normalidad, alegando que se trataba de un empresario con proyectos en todo el mundo y que se había interesado por edificios de Madrid, las sospechas de que el histórico frontón podría terminar albergando la Fundación-Museo del arquitecto se intensifican por momentos.

Más, teniendo en cuenta el palacete situado en la misma manzana, propiedad de Foster, que antes perteneció a Bankia y que conecta directamente con el espacio del frontón. Además, según el portavoz de la plataforma, actualmente "ya hay arquitectos y técnicos realizando trabajos preliminares del proyecto de Foster".

El arquitecto Norman Foster. (EFE)
El arquitecto Norman Foster. (EFE)

Todo estos movimientos, y las reticencias de Calvo a pronunciar un compromiso claro y firme con el Beti-Jai, hacen que, aunque todavía no existe un acuerdo oficial, distintas fuentes consultadas por este diario auguren como escenario más probable una concesión a Foster para que este pueda explotar el espacio manteniendo la titularidad pública de las instalaciones.

Los miembros de la plataforma y los vecinos no ven con buenos ojos esta posibilidad. "La fundación que Foster querría hacer no tiene cabida en el Beti-Jai sin modificar el edificio", aseguran, porque "la parte para hacer ese hipotético museo debería situarse en la parte baja del edificio, para no reformar el ala del frontón, y no creemos que eso guste al arquitecto". Precisamente, la incógnita sobre si el ayuntamiento estaría dispuesto a promover un cambio de uso del suelo no quedó resuelta en la comisión de urbanismo celebrada esta semana, a pesar de las insistencias del grupo municipal socialista por que se dejara clara la posición del consistorio.

En la comisión de Urbanismo del jueves, el Gobierno municipal fue incapaz de responder a las reiteradas preguntas socialistas de si cambiará el uso del frontón

"Por supuesto, hay que proteger el patrimonio cultural de las ciudades, sin embargo, es igualmente entendible que los propietarios de los inmuebles busquen un retorno económico de los mismos, y, por tanto, se ha de buscar un equilibrio entre ambos intereses, aunque eso implique el cambio de uso parcial de los mismos", comenta Patricio Palomar, director del departamento de Office Advisory y Alternative Investment de la consultora CBRE.

"En España tenemos multitud de ejemplos de actuaciones sobre inmuebles catalogados BIC que han sido modélicas en cuanto a su concepción y que, tras unas necesarias mejoras y su cambio de uso, han generado interesantes retornos para sus propietarios, y hablo tanto de bienes de titularidad pública como privada. Tal es el caso del Hotel Alfonso XIII de Sevilla o la futura rehabilitación del Convento de San Agustín que, probablemente, también terminará siendo un hotel en la ciudad hispalense. Este tipo de actuaciones no solo suponen la puesta en valor y generación de puestos de trabajo en inmuebles actualmente en situación de abandono, sino también la sostenibilidad en el mantenimiento de dichos edificios", concluye este experto.

Concurso internacional y libre

Las asociaciones ciudadanas defensoras del Beti-Jai también reconocen la necesidad de encontrar una fórmula económica viable, pero defienden que eso no está reñido con salvaguardar el frontón. "Los edificios históricos tienen que ganarse la vida y no pueden ser gravosos para el erario público. Nuestra idea es que el Beti-Jai pueda presumir de que, después de 120 años, sigue 'ganándose' su dinero", explica Antonio Lopera, arquitecto y profesor de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura, que lleva años colaborando en diferentes movimientos para salvaguardar el patrimonio arquitectónico.

En su opinión, "la solución" para el frontón madrileño pasa por "hacer un concurso internacional y libre, donde la clave estará en fijar unas buenas bases", que permitan garantizar, al mismo tiempo, su uso deportivo y eviten cualquier tipo de adjudicación a dedo o concurso a la medida de un delfín ya preseleccionado, como se teme que pase con Foster.

Los vecinos defienden hacer un concurso internacional para explotar el Beti-Jai, donde la clave para evitar 'pucherazos' será la redacción de las bases

El pasado 5 de octubre, un mes después de que el arquitecto británico fuera fotografiado paseando dentro del Beti-Jai junto al concejal Calvo, fue cuando, por primera vez, el consistorio organizó una visita pública al Beti-Jai. Entonces, el Gobierno municipal aseguró que se había decidido a abrir las puertas del histórico recinto como muestra del "interés del ayuntamiento en comenzar cuanto ante el proyecto de rehabilitación del frontón y su puesta en uso como espacio deportivo y cultural para el distrito y la ciudad de Madrid", tal y como rezaba el comunicado oficial emitido desde el Palacio de Cibeles.

Apenas dos meses después, este firme compromiso parece haber caído en el olvido y el consistorio no ha sido capaz de rubricar esta promesa en una partida presupuestaria propia, ni tampoco en la comisión de urbanismo del pasado jueves, cuando el grupo socialista preguntó explíticamente por ello. Demasiadas sombras que llevan a pensar a las plataformas ciudadanas, entre cuyos miembros descansan parte de las bases de Ahora Madrid, que el consistorio ultima su traición al Beti-Jai.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios