ORGANIZA ACTOS DEL ALCALDE

Almeida promociona a Carromero, el asesor 'en la sombra' que no quiere ser candidato

Ángel Carromero lleva 10 años encadenando sueldos públicos gracias al PP, con Gallardón, Botella y Aguirre. El regidor le ha recuperado en su equipo más cercano, pero siempre en un segundo plano

Foto: Ángel Carromero (en un círculo) participa en una carrera popular con el alcalde Almeida y Díaz Ayuso.
Ángel Carromero (en un círculo) participa en una carrera popular con el alcalde Almeida y Díaz Ayuso.

El pasado 22 de junio, la sección de baloncesto del Real Madrid ofreció su trigésimo quinta liga en el ayuntamiento de la capital. Una de las personas encargadas de cerrar todos los detalles de la visita desde el nuevo Gobierno local fue Ángel Carromero, al que el regidor José Luis Martínez-Almeida ha incorporado para formar parte de su equipo más cercano. Fuentes del PP señalan que Carromero hace las funciones de "jefe de protocolo en la sombra" y que "mucho de lo relacionado con la agenda del alcalde pasa por él". Un portavoz del ayuntamiento asegura que Carromero no ocupa ningún puesto oficial ya que los nombramientos "van despacio", para limitarse a confirmar que "ahora mismo todos hacemos un poco de todo".

La verdad es que Carromero está donde le gusta estar, donde siempre le ha gustado estar, "en la sombra", coinciden en señalar varias fuentes populares. Muy cercano al presidente nacional, Pablo Casado, podría haber pedido perfectamente que el partido le colocara en algunas de las candidaturas electorales más importantes, como la del ayuntamiento o la comunidad, y en buenos puestos, es decir, con garantías de salir elegido, pero aun así ha preferido que no se le incluyera en ninguna "porque él siempre prefiere estar más tapado, alejado de los focos mediáticos que supone ser un cargo público", señalan las mismas fuentes.

Carromero prefiere estar en la sombra desde su 'incidente' en Cuba, ocurrido el 22 de julio de 2012. El vehículo que conducía ese día se estrelló contra un árbol en la carretera que une las poblaciones isleñas de Las Tunas y Bayamo, en el este de la isla. Una colisión que provocó la muerte de dos de los principales disidentes cubanos de la época: Oswaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero Escalante. El accidente (según Cuba) provocó todo un problema diplomático para España, la reclusión de Carromero durante cinco meses en una prisión cubana y una posterior condena de cuatro años que pudo cumplir rápidamente en España en tercer grado e ingresando en un centro de reinserción donde solo tenía que ir a dormir de lunes a jueves.

Desde entonces, Carromero siempre prefiere estar en un discreto segundo plano. Apenas usa las redes sociales, y las pocas que tiene son de acceso restringido. No concede entrevistas (solo cuando promocionó su libro 'Muerte bajo sospecha' en 2014) y descarta, de momento, asumir responsabilidades públicas. "No quiere ser nada. Su aspiración es que el grupo municipal popular le renueve como asesor en el Ayuntamiento de Madrid, el puesto que ha ocupado los últimos años", señalan desde su entorno. Desde el consistorio, aseguran que Almeida pronto elegirá a su jefe de gabinete y a su jefe de protocolo y que Carromero no está en las quinielas.

Carromero, en la sede de Génova, felicitando a Isabel Díaz Ayuso tras las últimas elecciones.
Carromero, en la sede de Génova, felicitando a Isabel Díaz Ayuso tras las últimas elecciones.

Amigo de Martínez-Almeida, el alcalde ha contado con él en toda su campaña electoral. "Y ahora está tirando de él también en estos primeros días de Gobierno local porque es una persona muy trabajadora y se le da muy bien organizar actos", insisten desde su entorno. Sin nombramiento oficial. A la espera de que el partido que le ha cuidado durante años le asigne nuevos cometidos. A sus 33 años, Carromero, licenciado en Derecho, lleva como asesor municipal (cobrando un salario público) desde diciembre de 2008, cuando lo fichó Alberto Ruiz-Gallardón con solo 23 años. Primero en la junta municipal de La Latina y luego en la de Moratalaz.

Fue en este último destino donde Carromero empezó a sentir la presión mediática tras conseguir volver del "infierno" de Cuba. Tuvo que dejar su despacho en la Junta de Distrito por las críticas que ejercían muchos de sus compañeros, que hasta se opusieron a su reincorporación y filtraron a la prensa que el ayuntamiento le pagó el sueldo cuando estaba preso en la isla. El PP alivió esa presión cambiándolo de oficina de trabajo y destinándolo al Palacio de Cibeles, como asesor del grupo municipal. Allí estuvo con Ana Botella y luego con Esperanza Aguirre y Martínez-Almeida en la oposición. Su última retribución, 53.589 euros brutos anuales.

"Carromero vive para el partido", señala una persona que le conoce bien y que pide anonimato, como todos los miembros del PP consultados para este reportaje. "Es mejor no salir, Carromero es mal enemigo", destaca otro. Actualmente, es presidente de la gestora que lleva los designios de la agrupación de Chamartín, después de que su predecesor dimitiera. Lo que ha dejado ya es su vinculación con Nuevas Generaciones de Madrid, donde hasta hace poco era secretario general y fue uno de los colaboradores más estrechos del hoy presidente nacional, Pablo Casado.

Muchos aseguran que controló Nuevas Generaciones con mano de hierro. Como secretario general madrileño, es decir, como número dos, se encargaba de las relaciones con las sedes de NNGG y de imponer disciplina. Según los críticos, cesaba a los dirigentes de la filial juvenil que cuestionaban su liderazgo. Su forma de actuar le llevó al comité de garantías regional, pero al final todo se arregló porque denunciantes y denunciado llegaron a un acuerdo. Carromero no es una persona que deje indiferentes a sus compañeros. Sus amigos lo tachan de "supertrabajador" y sus enemigos lo califican de "peligroso". Los que le conocen menos coinciden sorprendentemente en señalar que "lo mejor es no llevarse mal con él".

Carromero (a la izquierda), en una foto de archivo con Cristina Cifuentes y Pablo Casado.
Carromero (a la izquierda), en una foto de archivo con Cristina Cifuentes y Pablo Casado.

"El PP es su vida", señala otro dirigente que le conoce bien. El Registro Mercantil solo revela dos aventuras empresariales en el sector privado. Fue administrador en la firma inmobiliaria Lostic Investment SL (cesó en marzo de 2010) y es dueño desde septiembre de 2015 de la empresa Winterfell Partners SL, aunque nunca ha tenido actividad. La verdad es que un amplio vistazo por las fotos colgadas en las redes sociales del PP de Madrid basta para comprobar la casi omnipresencia de Ángel Carromero en el entramado del partido. Actos electorales, conferencias, mítines, homenajes a víctimas del terrorismo... Con Esperanza Aguirre, con Soraya Sáenz de Santamaría, con Rajoy, con Cristina Cifuentes, con Pablo Casado... Carromero siempre está. "Tiene una gran dedicación al partido. Un enorme dedicación", señala un veterano dirigente. "Una lealtad inquebrantable a cambio de un salario para toda la vida", ironiza.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios