actos del dos de mayo en madrid

Duelo en Sol sin saludo entre Casado y Garrido: "Nadie se cree ese giro al centro"

"Yo sí que he estado siempre en el mismo sitio, en el centro político y ahora algunos ven que tenía razón que era el espacio que tendría que haber seguido el PP", ha asegurado

Foto: Pablo Casado saluda al arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, en presencia del expresidente de la Comunidad de Madrid Ángel Garrido durante los actos del Dos de Mayo. (EFE)
Pablo Casado saluda al arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, en presencia del expresidente de la Comunidad de Madrid Ángel Garrido durante los actos del Dos de Mayo. (EFE)

El morbo presidía, un año más, la fiesta del 2 de Mayo en la sede de la Comunidad de Madrid. Tras la ausencia de Cristina Cifuentes hace doce meses -recién descabalgada de la presidencia por el escándalo del máster- esta vez el protagonista era su sucesior, Ángel Garrido, recién fichado por Ciudadanos. Era la imagen más esperada: Pablo Casado y Garrido juntos después de la marcha del expresidente de la Comunidad de Madrid a Ciudadanos. Pero no ha ocurrido, ya que el líder del PP ha pasado de largo y ha evitado no solo saludarle sino que fueran fotografiados juntos.

El presidente del PP ha llegado a la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, acompañado de los candidatos de su formación a la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, y al Ayuntamiento, José Luis Martínez Almeyda. Casado ha evitado saludar y mirar al expresidente regional 'popular' y ahora número 13 de Ciudadanos a la Asamblea de Madrid, que se sentaba en primera fila al lado, para más inri, de la expresidenta Esperanza Aguirre. La exlideresa no ha dudado en asegurar que Garrido lo hará bien en Ciudadanos "porque se ha hecho liberla, antes no lo era", mostrando la distancia entre ella y quien fuera aliado de su enemiga, Cristina Cifuentes.

Como el año pasado, más que en los discursos, el interés estaba en los gestos de los asistentes. Casado ha sido de los últimos en entrar a la sede regional de la Puerta del Sol. Lo ha hecho acompañado de Díaz Ayuso y parte de su equipo. También ha podido charlar un rato, mientras esperaba a atender a los medios, con el candidato del PP al Ayuntamiento, José Luis Martínez Almeida; y su número dos en la lista, Andrea Levy. En ese momento, la 'foto' ha sido la de Casado y al lado, a apenas un metro, los candidatos de Vox a la Comunidad y al Ayuntamiento de la capital, Rocío Monasterio y Javier Ortega Smith, respectivamente, también con su gente. Ninguno de los dos han hecho por dirigirse la palabra. El 'cordón sanitario' ante los debutantes en esta fiesta parecía tomar cuerpo.

Sí saluda a Esperanza Aguirre

Tras hacer declaraciones a los medios, Casado ha ido a situarse en su silla, ya en el patio de Sol, y allí ha evitado saludar a Garrido, que ha acudido como expresidente del Gobierno madrileño con el candidato de Ciudadanos a la Comunidad, Ignacio Aguado, y con la del Ayuntamiento madrileño, Begoña Villacís. El presidente del PP sí que ha dado la mano al cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, o a la presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados. También ha dado dos besos a la expresidenta del PP de Madrid y de la Comunidad, Esperanza Aguirre, sentada junto a Garrido. Ambos, que no se han besado, sí que han conversado hasta que ha se ha iniciado el acto.

La única vez que Casado se ha referido a Garrido -sin citarle- ha sido para asegurar que "creo que el transfuguismo nunca ha sido algo que respetara la sociedad española y los medios de comunicación y los partidos políticos, y alentar que miembros de otros partidos políticos se pasen en mitad de la campaña electoral al tuyo da buena medida de la regenereación falsa que ha intentado enarbolar (Cs)", ha sostenido.

Garrido: "Nadie se cree" el giro al centro del PP

Por su parte, Garrido -antes del desplante de su antiguo líder y defenestrador como candidato a la Asamblea de Madrid- ha querido también dejar claro que no se cree "el giro que quiere hacer ahora el PP hacia el centro", una estrategia que ha calificado de mera "operación cosmética", pues "nadie se va a creer que de un día para otro se haya hecho ese giro".

En declaraciones a los periodistas en la Real Casa de Correos antes de celebrarse el acto de la festividad de la Comunidad de Madrid del 2 de Mayo, Garrido, al ser preguntado sobre si hubiera cambiado de partido de haber conocido antes ese giro al centro del PP, ha señalado que este giro no existe porque "durante todo este tiempo han trabajado hacia la derecha". "Yo sí que he estado siempre en el mismo sitio, en el centro político y ahora algunos ven que tenía razón, que era el espacio que tendría que haber seguido el PP", ha lanzado.

En cuanto a cómo está viviendo este día del Dos de Mayo del lado de la formación 'naranja', ha asegurado que lo está viviendo "muy bien" porque Ciudadanos acoge a la gente "con enorme cariño" y, por ello, se siente "muy honrado de militar" en esta formación. "Me siento enormemente cómodo", ha aseverado. Algo, sin duda, que choca frontalmente con lo que decía de Cs y de Ignacio Aguado hace apenas unas semanas.

Sobre las acusaciones de "traidor" al pasar a otro partido, el exdirigente regional ha sostenido que líderes de una formación que "han dado 28 años de su vida por ella" y después "les insultan" es algo que "no les va a ayudar a recuperar el voto". "Además, yo no me he ido por buscar un puesto. Hay que dejar que las personas decidan dónde quieren estar, aquellos que trabajamos en los partidos, a los militantes y a los votantes. Un respeto a los votantes, porque estos cambios de última hora perdiendo el respeto a algunas formaciones no les va nada bien", ha zanjado.

Por último, ha señalado que acude a la sede del Gobierno regional a este acto porque como expresidente cree que debe estar para celebrar "la fiesta de todos los madrileños", con el dirigente en funciones, Pedro Rollán, que preside el acto y que "lo está haciendo muy bien".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios