DEL PERSONALISMO AL TÁNDEM

Marta Higueras, la silla de ruedas y el tobillo de Carmena: empieza la campaña

Pocos asesores políticos dudan de que la lesión de la alcaldesa tendrá efectos, más o menos predecibles, sobre la opinión pública a pocos meses de las elecciones

Foto: La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (d), y la primera teniente de alcalde, Marta Higueras, antes de una comparecencia ante los medios. (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (d), y la primera teniente de alcalde, Marta Higueras, antes de una comparecencia ante los medios. (EFE)

Ni su marido, ni su hijo, ni ningún otro familiar o facultativo médico. La elegida para empujar la silla de ruedas con la que Manuela Carmena abandonó el hospital este miércoles fue Marta Higueras, la apuesta de la alcaldesa para ser su número dos en la lista electoral con la que se presentará para revalidar la alcaldía en menos de cinco meses. Una foto nada casual, distribuida por el propio gabinete de prensa del Ayuntamiento de Madrid, en la que Higueras -sin chaqueta pese a los tres grados de temperatura- se convertía en coprotagonista.

Ninguno de los expertos en comunicación política consultados duda de que se tratase de una imagen buscada. Tampoco de que la lesión de la alcaldesa, que tendrá que someterse a rehabilitación y estar al menos tres meses sin apoyar la pierna de la que ha sido operada, tendrá efectos, más o menos predecibles, sobre la opinión pública. Todo ello a las puertas de las elecciones, cuando se hace más necesaria una mayor presencia mediática y cuando ya se había activado la primera fase de la campaña electoral, acabada de diseñar durante esta Navidad.

"No veo razón alguna para que la imagen de un político en silla de ruedas deba ser negativa, evidentemente depende del modo en que se enfoque desde el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Madrid, pero si lo hacen bien -y no dudo de que lo harán- la imagen de una alcaldesa trabajando en silla de ruedas o con muletas puede ser muy potente electoralmente, dotando a la imagen de Carmena de contenidos de abnegación y lucha en favor de Madrid en las peores circunstancias", explica el CEO de la consultora Redlines, César Calderón. "Los ciudadanos tienden a solidarizarse con quienes se sobreponen al destino", añade, para concluir que "Carmena trabajando en silla de ruedas es una imagen tremendamente potente desde el punto de vista del 'marketing' político".

"No veo razón alguna para que la imagen de un político en silla de ruedas deba ser negativa"

La alcaldesa en funciones, Marta Higueras, a quien tanto la oposición como ciertos sectores de Ahora Madrid sitúan como la sucesora natural de Carmena si esta decide ceder el testigo antes de finalizar la legislatura -en caso de no ganar las elecciones dejaría la política-, se encargaba ya de intentar fijar la idea deslizada por Calderón. "Está con muchísimas ganas de empezar a hacer vida normal aunque sea con esa dificultad en los desplazamientos porque no tiene que apoyar el pie". Carmena no cogerá la baja y durante los próximos meses tendrá que "aprender a usar muletas" o desplazarse "como pueda", explicaba su número dos. “En cuanto pueda me incorporaré al trabajo”, aseguraba asimismo la alcaldesa a los medios de comunicación tras recibir el alta médica.

Marta Higueras, la silla de ruedas y el tobillo de Carmena: empieza la campaña


Para el asesor de comunicación y consultor político Antoni Gutiérrez-Rubí el impacto que tendría la imagen de la alcaldesa en silla de ruedas "va a depender mucho de la visibilidad de la persona que la acompañe, por extraño que parezca. Tres meses, y de manera temporal, es poco tiempo para que Carmena tenga la destreza y la autonomía para desenvolverse con naturalidad como hacen muchas personas en silla de ruedas. Por lo tanto, va a necesitar siempre ayuda, seguramente. Salvo que se decida por una silla motorizada que podría ser un elemento importante". La elección de esa persona que la acompañará parece que ya está tomada.

Higueras lleva a la sombra de Carmena desde que comenzó a trabajar con ella hace 26 años y, a pesar de sus omnipotentes competencias, todavía es uno de los miembros del Gobierno municipal más desconocido para la opinión pública. "Sin duda, la imagen de Marta [Higueras] empujando la silla de Manuela [Carmena] es una imagen buscada, y lo que trata de transmitir es que hay equipo. Pero no solo eso, significa que en torno a Carmena hay un equipo de alta calidad humana, que incluso se preocupa por las cuestiones personales", opina Calderón.

"El proyecto es Manuela Carmena y haber personalizado en exceso conlleva riesgos"

Esta voluntad de transmitir una imagen de equipo o un tándem electoral choca con el tono personalista de la candidatura de Manuela Carmena, el mismo con el que se ha diseñado la campaña de la plataforma por la que se presentará a la reelección, Más Madrid. "La dificultad es hacer una campaña de equipo cuando la candidatura es personalista. Carmena ha dicho que ella no quiere partidos -desvinculándose de Podemos e IU-, sino personas. El proyecto es Manuela Carmena y haber personalizado en exceso conlleva estos riesgos", advierte José Manuel Sánchez Duarte, profesor de Ciencias Políticas de la URJC, especializado en comunicación y opinión pública. En base a estos parámetros, pues el personalismo de la campaña se hace evidente en la estrategia digital recientemente puesta en marcha, Sánchez Duarte explica que Carmena podría ofrecer una imagen de "debilidad" si su presencia mediática disminuye.

Manuela Carmena y Marta Higueras.
Manuela Carmena y Marta Higueras.

Si bien los accidentes o sucesos dramáticos en general tienden a humanizar o suavizar el carácter, según apunta este profesor universitario recordando el accidente de moto de la expresidenta Cristina Cifuentes o el atentado fallido contra José María Aznar, el caso de Carmena es particular porque contaba ya previamente "con un capital simbólico reconocido y, al contrario que Aznar o Cifuentes, sí tiene carisma". Es por ello que entiende que este suceso podría trasladar una imagen de debilidad e incluso, si se voltea ahora su estrategia personalista para dar un mayor foco a Marta Higueras, podría dar la sensación de tratarse solo "de una candidata instrumental" para estar uno o dos años al frente de la alcaldía y luego dar paso a su número dos. Esto es, que se evidencie que votar a Carmena es votar a Higueras como potencial sucesora a mitad de mandato o, incluso, antes.

Gutiérrez-Rubí pone de relieve "la habilidad empática" de Carmena como un factor que podría darle la vuelta a una situación que presentaría serias dificultades en términos de estrategia de campaña. De este modo, concluye que "lo que parece como una limitación o una incógnita se convierta en una gran oportunidad para hablar de movilidad o de personas con movilidad reducida y hacer de esta singularidad temporal un nuevo ariete de campaña a su favor".

"Lo que parece como una limitación o una incógnita se convierta en una oportunidad"

El uso que la oposición haga de esta situación también contribuirá a potenciar unos hipotéticos efectos o disminuir otros. Sobre todo en un momento que Sánchez Duarte describe como "etapa de lo políticamente incorrecto". Para ello pone como ejemplo la influencia que ejerce Vox a la hora de subir el tono. Una formación que ya se refirió jocosamente al accidente doméstico de la acaldesa y pidió que se investigara por posible caso de violencia de género.

Los expertos en comunicación política coinciden en anticipar que los rivales políticos de Carmena tratarán de enfocarse en la edad, más que en la lesión. Sin embargo, como recuerda Calderón, "también puede ser contraproducente en una ciudad envejecida como Madrid y aprovechado" por la alcaldesa. Como ejemplo pone la exitosa campaña de Ronald Reagan contra Walter Mondale en 1984, cuando el primero contaba con 73 años. Se trataba del presidente más viejo de la historia de Estados Unidos y muchos criticaban que era ya mayor como para ejercer otro mandato. Cuando en un debate televisivo el presentador le preguntó por ello, Reagan le dio la vuelta a la tortilla respondiendo: "No voy a convertir mi edad en un tema de esta campaña. No voy a explotar, por razones políticas, la juventud y la inexperiencia de mi opositor", provocando la risa hasta de Mondale.

En lo que también coinciden los expertos consultados es que la lesión de Carmena ni será un obstáculo para ejercer sus funciones, ni tampoco para el día a día de la institución que gobierna. Así lo acreditan, enumera Gutiérrez-Rubí, mandatarios como la vicepresidenta de Argentina, Gabriela Michetti, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, o el exministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble. "En términos de funcionamiento no va a afectar", concluye el profesor Sánchez Duarte, aunque tiene más dudas sobre cómo influirá en términos electorales.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios