podía haber sido peor: se esperaban 315.000

El efecto llamada de la sanidad madrileña: 103.000 aspirantes para 13.300 plazas

Aunque se ha pactado la misma fecha de examen en todas las comunidades para evitar el turismo de oposición, Madrid, con solo 18.000 posibles candidatos, ha atraído 103.000 solicitudes

Foto: Opositores a plazas de médicos residentes (MIR) en Madrid. (EFE)
Opositores a plazas de médicos residentes (MIR) en Madrid. (EFE)

Más de 103.000 personas se presentarán a las 13.322 plazas que la Comunidad de Madrid ofrece para estabilizar el empleo temporal del Servicio Madrileño de Salud (Sermas), es decir, para convertir a los interinos y eventuales que trabajan en los hospitales de la región en personal estatutario fijo. Casi ocho aspirantes por cada plaza. Podía haber sido peor. El Gobierno regional y los sindicatos se vanaglorian de haber llegado a un acuerdo de última hora para que todas las comunidades autónomas (excepto País Vasco y Castilla-La Mancha) pongan sus respectivos exámenes el mismo día y evitar así en la medida de lo posible el llamado turismo de oposición, es decir, que una misma persona se presente a varias oposiciones en distintas comunidades.

A pesar de este acuerdo, la sanidad madrileña sigue teniendo su efecto llamada. Actualmente, la plantilla del Semas (datos de septiembre de 2018) suma 71.300 trabajadores, de los que el 39% (casi 28.000) no son fijos. En principio, estos son los llamados a participar en la oferta pública de empleo (OPE) de estabilización. "El objetivo de esta convocatoria de oposiciones es que los profesionales de la sanidad madrileña consoliden su empleo y tengan la mayor estabilidad laboral", señalan desde la Consejería de Sanidad. Los datos de aspirantes presentados, 103.646, muy superiores a los 18.000 no fijos que se pueden presentar en esta primera convocatoria, revelan que el turismo de oposición sigue muy activo.

Los sindicatos creen, no obstante, que los datos son buenos para las aspiraciones de los trabajadores del Sermas. "Gracias a la negociación que se ha llevado a cabo dentro de la mesa sectorial del ministerio, se ha conseguido reducir significativamente el número de opositores por categoría. Se han establecido unos ratios de opositores por plaza realmente bajos, puesto que hasta ahora era muy difícil bajar de los 30 opositores por plaza", explica Fernando Hontangas, de CSIF. "Se esperaban más de 250.000 solicitudes. Solo hay 103.000. Que todas las comunidades hayan puesto los exámenes el mismo día ha influido".

Todas no, País Vasco y Castilla-La Mancha se ha desmarcado del acuerdo, por lo que muchos profesionales sanitarios de ambas comunidades podrán presentarse en las oposiciones de Madrid. "Sobre todo puede influir que Castilla-La Mancha no se haya sumado al acuerdo. Por la cercanía geográfica con Madrid", señalan desde la consejería. La OPE se ha dividido en tres convocatorias. La primera incluye seis categorías: enfermería, técnico medio en cuidados auxiliares de enfermería, matrona, fisioterapia, auxiliar administrativo y celador, que suman 13.332 plazas. Antes de llegar al acuerdo de fechas, Sanidad esperaba 315.000 solicitudes.

Los datos de la primera convocatoria de la OPE de estabilización.
Los datos de la primera convocatoria de la OPE de estabilización.

Enfermería (DUE) es la categoría que más plazas ofertaba y la que más solicitudes ha recibido (37.000 para 5.396). En segundo lugar, técnico de enfermería (23.162 aspirantes para 4.387 plazas). Auxiliar administrativo y celador han recibido 19.334 y 18.775 solicitudes respectivamente para 1.700 y 1.500 plazas. Las 208 plazas de fisioterapia han recibido 3.886 solicitudes. Para las 71 plazas de matrona hay 1.489 solicitudes. Esta última categoría es la que tiene el ratio más alto, 20 aspirantes por plaza. Los exámenes se realizarán en el primer semestre de 2019, entre febrero y mayo. En la última OPE celebrada en Madrid, la de 2015 y cuyos aprobados ocuparon sus plazas en enero de 2018, el 30% de los aspirantes procedía de otras comunidades. Ahora, este porcentaje es mucho mayor. En 2015, casi 29.000 personas se presentaron para 1.284 plazas.

En total, la Comunidad de Madrid convocará 19.700 plazas en tres años,13.322 en esta primera convocatoria. En la segunda, están previstas 2.099 nuevas plazas en otras cinco categorías: médico de familia, pediatras, técnicos especialistas en laboratorio, técnicos especialistas en radiodiagnóstico y pinches. "Esta segunda convocatoria, que saldrá este año, ya incluye las primeras categorías médicas, aunque de momento no hay acuerdo para que las comunidades saquen sus exámenes el mismo día y volver a evitar así el turismo de oposición", explica Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS (el mayor sindicato de médicos y titulados superiores). Para una tercera convocatoria, la de 2019, se esperan otras 4.200 plazas.

La consejería confirma que de momento no hay acuerdo para que en esta segunda convocatoria el mayor número de comunidades haga coincidir la fecha de sus oposiciones. "Madrid espera que ese acuerdo se produzca". Todas las oposiciones cuentan de dos partes: un examen y un concurso de méritos. El objetivo de esta OPE de estabilización, la mayor en la historia de la Comunidad de Madrid, es reducir la alta tasa de temporalidad de la plantilla del Sermas y dejarla en el 8%. Por ejemplo, de los 3.969 médicos de familia que hay en la región, 754 no son fijos (el 19%). De los 20.000 enfermeros y enfermeras, más de 7.200 tampoco lo son.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios