ahora hay más de 100 cuentas distintas

Cifuentes se hace con las cajas del PP: controlará todas las cuentas de las sedes

El objetivo, para evitar otra Púnica o Gürtel, es que antes del verano el PP regional gestione una única cuenta donde se centralicen todo los ingresos y se aprueben los gastos de las agrupaciones

Foto: Cifuentes, en uno de los últimos Comités Ejecutivos Autonómicos del PP de Madrid
Cifuentes, en uno de los últimos Comités Ejecutivos Autonómicos del PP de Madrid

Ya lo dijo este martes en la fiesta de la comunidad de Madrid: "El tiempo de los corruptos ha llegado a su fin". Cristina Cifuentes, presidenta del Gobierno regional y presidenta del PP de Madrid, quiere centralizar el control de todas las cuentas corrientes que manejan las sedes locales, tanto en los distritos de la capital como en los municipios de la región, sabedora que la tesorería del partido está suponiendo uno de los mayores quebraderos de cabeza a nivel judicial. No hay que olvidar que en tres sumarios, Gürtel, Púnica y ahora Lezo, el último en destaparse tras la detención de Ignacio González, la justicia investiga la presunta financiación irregular del partido, no solo a nivel autonómico, sino también en algunos municipios como Majadahonda, Pozuelo de Alarcón o Valdemoro.

Para evitar nuevas sorpresas, Cifuentes quiere cortar de raíz las tentaciones de cajas B y contabilidades paralelas. El objetivo es que el PP madrileño, que acaba de constituir nueva ejecutiva tras las elecciones internas que auparon a Cifuentes, no solo controle su tesorería, la regional, sino también las que manejan el resto de sedes locales y municipales. Este trabajo lo llevará a cabo el equipo de la nueva tesorera autonómica, la consejera de Economía Engracia Hidalgo, una de las personas de mayor confianza de Cifuentes. La intención es que antes de que llegue el verano la nueva dirección regional tenga un inventario de todas las cuentas que dependen de las sedes, ahora hay más de 100, y maneje así información fidedigna del saldo de cada una de ellas para poder centralizar el control y la supervisión de los ingresos y los pagos.

Antes de que llegara Cifuentes a la presidencia del PP de Madrid cada sede tenía su propia tesorería, su propia caja, que se nutría sobre todo de las cuotas de sus militantes, de alguna que otra donación (en función de la importancia de la agrupación), y de las cuotas que también pagaban los cargos públicos (por ejemplo los ediles que el PP tiene en cada localidad). La ley de financiación de partidos políticos permite cinco vías de ingresos: cuotas de afiliados, donaciones, herencias, préstamos bancarios y las subvenciones públicas para gastos electorales y gastos de funcionamiento. En los municipios, por ejemplo, la ley permite que los ingresos públicos que reciben los grupos municipales para su día a día en función del nivel de representatividad que han obtenido se puedan utilizar en algunos gastos muy tasados, como el alquiler de la sede. Otra forma de ingreso, fuera de las oficiales, es la venta de lotería.

Cuando Cifuentes llegó en febrero de 2016 a la presidencia de la gestora del PP madrileño ya estableció un control trimestral de la contabilidad de las sedes, que debían remitir a la primera planta de Génova la información financiera de su agrupación. Ahora, con Cifuentes ya consolidada en la presidente del PP autonómico, el control será más exhaustivo y habrá una cuenta única donde todos los militantes, independientemente de donde estén afiliados, deberán ingresar su cuota. Esta labor de fiscalización también ayudará a otro de los compromisos de Cifuentes: actualizar el censo de militantes, que todos reconocen que ha quedado desfasado con el paso de los años. Por ejemplo, de los 94.500 afiliados que había, solo decidieron participar en las elecciones del último congreso un 8,6%.

Engracia Hidalgo, consejera de Economía y actual tesorera del PP de Madrid.
Engracia Hidalgo, consejera de Economía y actual tesorera del PP de Madrid.

En el capítulo de gastos locales, como el alquiler de las sedes, estos también pasarán a ser gestionados por la tesorería regional, que tendrá así un control exhaustivo de todos los gastos en distritos y municipios, aprobando los que sean imprescindibles y rechazando los que no lo sean. Así será más difícil que se repitan casos como el del PP de Griñón, donde como ya publicó El Confidencial el entonces presidente local, el exalcalde de la localidad, estuvo ingresando en la cuenta del partido 1.530 euros mensuales procedentes de la empresa que él dirigía, algo que según el se hizo por "error" al confundir dos cuentas corrientes abiertas en el mismo banco.

Cifuentes quiere un PP austero, con los gastos mínimos, lo que facilitará una supervisión directa desde la dirección regional. Una contabilidad "sencilla y transparente", señalan fuentes de su comité ejecutivo, que impida caer en errores del pasado. Solo en el caso Púnica, uno de los sumarios donde se investiga la presunta financiación irregular del PP madrileño, el juez ha encontrado ya nueve vías de ingresos anómalos, que incluyen donaciones extra contables de empresarios adjudicatarios de obra pública, desvío de subvenciones públicas, pago de terceros a facturas de la campaña electoral o uso de efectivo de origen opaco.

Desde el PP aseguran, no obstante, que la situación financiera del PP madrileño es de todo menos boyante, por lo que de momento está aparcado un cambio de sede. El PP de Madrid que dirige Cifuentes tiene asignada la primera planta de la sede de Génova, la sede nacional, aunque el objetivo a medio plazo es que los populares madrileños tengan una sede distinta, un local a pie de calle que permita una mayor interacción con los ciudadanos. Un objetivo que dependerá de la economía doméstica, ya que el PP de Madrid hoy no paga alquiler por ocupar esa primera planta de Génova.

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios