gobierna en minoría san fernando sí puede

El PSOE intenta quitar San Fernando de Henares a Podemos con el apoyo del PP e IU

Los socialistas quieren hacerse con la alcaldía de este municipio madrileño. Necesitan al PP y a Izquierda Unida, que está dividida, ya que la portavoz no apuesta por el cambio

Foto: El pleno de San Fernando de Henares.
El pleno de San Fernando de Henares.

El tablero político en San Fernando de Henares (municipio de 42.000 habitantes del este de Madrid) se mueve impulsado por extrañas alianzas. El PSOE, tercera fuerza política en votos tras las pasadas elecciones municipales, quiere proponer este jueves junto a Izquierda Unida (cuarta fuerza política) la necesidad de impulsar un Gobierno local alternativo que desbanque a la actual alcaldesa, Catalina Rodríguez Morcillo, de la candidatura de unidad popular San Fernando Sí Puede, próxima a Podemos. Las matemáticas hacen necesario que a la moción de censura se sume el PP, que no se ha pronunciado todavía. Para complicar aún más el panorama, la portavoz de IU no apoya la moción.

El PP ganó las elecciones en San Fernando por 200 votos, obteniendo seis concejales, pero finalmente la alcaldía se la llevó San Fernando Sí Puede (la segunda lista más votada) con sus cinco ediles. Catalina Rodríguez fue investida a mediados de junio de 2015 gracias a los cinco ediles que también obtuvo el PSOE y los cuatro de Izquierda Unida, que perdía así la alcaldía y uno de sus feudos tradicionales (siempre ha gobernado el municipio en democracia, excepto la legislatura 1991-1995) tras una grave crisis interna en la formación municipal. El pleno lo conforma también un edil de España 2000 y ahora un concejal no adscrito que abandonó el PP (que ha pasado de seis a cinco ediles). 

San Fernando Sí Puede, que gobierna en minoría, ha perdido en este año y medio el apoyo y la paciencia del PSOE, que quiere promover la moción. Pero las cuentas no cuadran. Hacen falta 11 votos para presentarla. El PSOE suma cinco y afirma que tiene el apoyo de los cuatro de Izquierda Unida, aunque la portavoz de esta última formación, Sofía Díaz, asegura que no apoyará la moción y no acudirá a la rueda de prensa convocada este jueves por el PSOE. "La dirección regional de IU no quiere que estemos en una moción con el PP, y sin el PP no es posible la moción".

Díaz asegura que su formación en San Fernando está dividida, con dos ediles de Izquierda Unida Madrid, la que depende de Alberto Garzón, y dos de IUCM, que es ya una organización distinta. En junio de 2015, el Consejo Político Federal de Izquierda Unida aprobó que IU Federal se desvinculaba "a todos los efectos, legales, jurídicos y políticos" de IUCM. Es decir, IU Federal dejó de reconocer a IUCM como su referente en la región. Para sustituir ese vacío, Garzón creó poco después Izquierda Unida Madrid. La ruptura no impidió que en las elecciones municipales de mayo, un mes antes, muchos ediles de IUCM obtuvieran su acta en muchos municipios madrileños. Parece lógico, no obstante, que lo ediles que dependen de Garzón (socio de Podemos en Unidos Podemos) no apoyen una moción que expulse de la alcaldía a la candidatura próxima a Pablo Iglesias.

Es necesario el voto del PP

Con estas cuentas, los cinco del PSOE y los dos de IUCM necesitan forzosamente a los cinco del PP para arrebatar la alcaldía a la formación vinculada a Podemos. San Fernando es, junto a Pinto y obviamente la capital, la única gran ciudad de Madrid controlada por candidaturas de unidad popular. El concejal no adscrito no cuenta, ya que a efectos legales es un tránsfuga y no pueden firmar mociones de censura. Y con el edil de España 2000, una formación de extrema derecha, la izquierda no quiere negociar. "El año pasado apoyamos a San Fernando Sí Puede porque entendimos que había una mayoría de izquierdas, 14 concejales de 21, pero las cosas han cambiado, y mucho, en el municipio", señala Javier Corpa, portavoz del PSOE, que recalca que cuenta con el apoyo de la dirección local de IU en el municipio, a pesar de no contar con el voto de la portavoz.

Catalina Rodríguez, a la derecha, alcaldesa de San Fernando.
Catalina Rodríguez, a la derecha, alcaldesa de San Fernando.

Corpa asegura que el equipo local no gestiona el municipio y que no quiere pactar ninguna iniciativa, a pesar de que gobierna en minoría, "lo que hace necesario un cambio. La localidad está paralizada". El problema es que el PP es la primera fuerza en número de votos, y el PSOE le pide ahora que lo apoye para cambiar el Gobierno local (y se lo dé a los socialistas) cuando el año pasado el PSOE no apoyó al PP y le dio la alcaldía a San Fernando Sí Puede. "Por ahora no puedo hacer comentarios. Habrá una reunión en breve del comité del partido para debatir, pero mientras tanto, no puedo adelantar nada", señala María Pérez, portavoz del PP.

La verdad es que la izquierda está en pie de guerra en la localidad. Izquierda Unida y PSOE ya se unieron para recurrir ante los tribunales un polémico nombramiento que hizo la alcaldesa, Catalina Rodríguez, que ha contratado en el ayuntamiento al abogado que trabajaba con ella antes de dar el salto a la vida política. Jaime Morales García es el asesor jurídico de la alcaldía y el jefe de personal del consistorio, puesto este último reservado por ley a funcionarios. En mayo de este año, el PSOE promovió también una reprobación contra Rodríguez por falta de transparencia y paralización de la gestión municipal, que fue secundada entonces por los cuatro ediles de Izquierda Unida.

La polémica plaza de España

Luego está el tema de la plaza de España, Bien de Interés Cultural, que ahora es propiedad de un fondo de inversión que se ha hecho con las 176 viviendas, 157 trasteros, 267 plazas de garaje y un aparcamiento público de 606 plazas que hay en ella. PSOE e IU han promovido una comisión de investigación, que apoyaron PP y España 2000. San Fernando Sí Puede votó en contra. La comisión persigue esclarecer, entre otras cosas, por qué un militante del partido de la alcaldesa (y que no pertenece a la plantilla municipal) ha tenido acceso durante meses a toda la documentación relativa a este caso. PSOE e IU han presentado querellas contra la regidora, al entender que se han cometido delitos de revelación de secretos, prevaricación e infidelidad en la custodia de documentos.

El proyecto de remodelación de la plaza, promovido por IU en 2008, quebró las arcas municipales y generó una deuda de 94 millones de euros. Esta operación fallida está judicializada y ha provocado que Bankia se quedara con los bienes inmuebles de la plaza y un juzgado de Madrid autorizara su venta a un fondo de inversión. 

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios