Es noticia
Carmena, 'forzada' a recular mientras Ahora Madrid firma su guerra política con Montoro
  1. España
  2. Madrid
ENTRE AMENAZAS A LOS PRESUPUESTOS Y EL PLAN FINANCIERO

Carmena, 'forzada' a recular mientras Ahora Madrid firma su guerra política con Montoro

Horas más tarde de verse con Montoro y plantear la opción de rehacer el plan financiero, Carmena se desdijo y su Ejecutivo confirmó la batalla política que libra con el Gobierno del PP

Foto:  La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (i), saluda al ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro (d), antes de la reunión que mantuvieron este lunes. (EFE)
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena (i), saluda al ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro (d), antes de la reunión que mantuvieron este lunes. (EFE)

El Ayuntamiento de Madrid y el Ministerio de Hacienda siguen sin entenderse. Detrás del reflejo de espíritu conciliador que dejó entrever Manuela Carmena tras reunirse con Cristóbal Montoro al inicio de la semana abriendo una vía de diálogo... están las discrepancias de sobra conocidas entre las dos administraciones, que, tras los matices de la regidora sobre sus propias palabras, "me expresé mal", flanqueada por el concejal de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, confirmaron la guerra política que existe entre ambas y que ha ido 'in crescendo' en las últimas semanas.

Si tras verse con Montoro la alcaldesa mencionó la opción de "replantear" el plan económico-financiero (PEF) elaborado por Sánchez Mato —que fue desestimado por Hacienda al entender que la propuesta del consistorio rompería el techo de gasto en casi 700 millones de 2014 a 2016, "siendo incompatible con los objetivos marcados por la ley de estabilidad presupuestaria"—, este mismo martes y solo horas después, Carmena se desdijo y el concejal de Hacienda confirmó que seguirán adelante, "por supuesto", con el proyecto de Presupuestos de 2017 y el polémico PEF, aunque el equipo de Gobierno insiste en separar ambas cosas. Sobre todo porque el PEF debe contar con el visto bueno de Montoro —algo que todavía no tiene—, a diferencia de las cuentas públicas, que se aprueban en el pleno municipal tras proponerlas el equipo de Gobierno, para lo que será suficiente contar con los votos de los socialistas a favor.

Montoro no da el visto bueno a los Presupuestos del Ayuntamiento de Madrid

Las declaraciones de Carmena tras su visita a las dependencias del ministerio causaron cierto pánico en el seno de Ahora Madrid, solo solventado tras recular la alcaldesa y secundar la hoja de ruta marcada por Sánchez Mato, que más allá de confeccionar unos Presupuestos que permitan un crecimiento importante del gasto social (un 21% según el proyecto), son para la plataforma ciudadana una demostración de fuerza más del avance en la autonomía municipal que tanto defienden los actuales inquilinos del Palacio de Cibeles. Unas políticas que distan mucho del Ministerio de Hacienda y que a día de hoy han supuesto un verdadero choque de trenes. Sánchez Mato se muestra claro al respecto e insiste en que su área no modificará el borrador de Presupuestos aprobado en la Junta de Gobierno, porque "cumple los requisitos legales" y, sobre todo, con su "obligación política".

Una postura crucial esta última secundada por Ganemos Madrid, que va un paso más allá reconociendo que el conflicto entre administraciones no es ya una batalla técnica. La facción a la que pertenecen varios concejales de la corporación madrileña apunta directamente a una "batalla política", con la que, a su juicio, se puede demostrar que "la austeridad y los recortes no son el único camino", mientras reprochan directamente al titular de Hacienda que "solo" se haya fijado en las cuentas madrileñas "para experimentar y anunciar sus medidas de presión y coercitivas". Toda una declaración de intenciones que no hace sino confirmar una de las bases del relato de Ahora Madrid y otros de los llamados 'ayuntamientos del cambio', que pasa por conseguir garantizar más autonomía a las corporaciones locales frente a los poderes estatales: la descentralización municipal.

Con todo, las cuentas públicas madrileñas siguen bajo amenaza. Aunque el equipo de gobierno insiste en que el Ministerio de Hacienda "no tiene nada que decir" sobre los Presupuestos, el PEF sigue sin contar con el beneplácito de Montoro. Por el momento, el consistorio dirigido por Manuela Carmena accedió a reservar 17 millones de euros relativos al exceso de gasto en 2015 —cuando se liquidaron, Ahora Madrid ya había llegado al ayuntamiento—. Y, si al finalizar 2016 vuelve a excederse, deberá repetir la operación. En el presente ejercicio, el incumplimiento de la regla de gasto alcanzaría los 300 millones, y en 2017, según el proyecto presentado, llegaría a los 200. Aun así, desde el ejecutivo local insisten en no ponerse la venda antes de tener la herida, es decir, esperarán a la liquidación a finales de año.

En la actualidad, el borrador del Presupuesto del próximo año se encuentra en la fase de enmiendas y comisiones, y será a finales del mes de diciembre cuando previsiblemente el equipo de Gobierno lo eleve al pleno. Las negociaciones continúan con el Partido Socialista, clave para su aprobación final, pese a que la interlocutora actual —la portavoz económica Carlota Merchán— abandonará el grupo municipal definitivamente este jueves para ocupar su escaño en el Congreso de los Diputados. Eso sí, la líder del grupo socialista, Purificación Causapié, marcó la línea roja de su grupo este martes: "No apoyaremos unos Presupuestos que recorten en gasto social", zanjó. Por su parte, el grupo municipal de Ciudadanos dirigido por Begoña Villacís mostró su descontento con lo que consideran "vaivenes" por parte de la alcaldesa, y confirmaron la solicitud formal de una reunión entre su portavoz y Carmena para aclarar la postura del Gobierno.

¿Y qué ocurre con el PEF?

Carmena explicó en presencia de Sánchez Mato que la intención del Gobierno local es "trabajar con el ministerio para que se comprenda mejor lo planteado" en el plan económico-financiero, y ver si los datos "pueden permitir o no las exigencias" recogidas en los Presupuestos. Aunque Ahora Madrid insiste en separar las cuentas públicas del PEF, ambas van de la mano, teniendo en cuenta que el 'plan estrella' elaborado por el concejal marca las pautas de los Presupuestos.

La cuestión es que el PEF fue aprobado en el último pleno municipal de septiembre con los votos del PSOE-M y, si se modifica finalmente, necesitaría someterse a una nueva votación. Entonces, los socialistas, que no estaban dispuestos a pasar por alto lo establecido en la regla de gasto, idearon la manera de cuestionar únicamente la forma de calcular el gasto, dentro del respeto a los objetivos generales de planificación que el Gobierno fija para todas las administraciones.

Manuela Carmena Cristóbal Montoro Purificación Causapié Begoña Villacís Noticias de Madrid
El redactor recomienda