De los dos que le "salieron rana" a Aguirre a los 23 imputados del PP de Madrid
  1. España
  2. Madrid
gürtel y púnica marca su carrera política

De los dos que le "salieron rana" a Aguirre a los 23 imputados del PP de Madrid

El listado de cargos públicos bajo el mandato de Esperanza Aguirre salpicados por la corrupción es mucho más largo que los dos colaboradores que asegura le han fallado

Foto: De los dos que le "salieron rana" a Aguirre a los 23 imputados del PP de Madrid
De los dos que le "salieron rana" a Aguirre a los 23 imputados del PP de Madrid

"Debo haber nombrado a unos 500 cargos en mis 33 años de vida política. Me han salido rana solo dos". La frase, lapidaria, la pronunció Esperanza Aguirre en la Asamblea de Madrid la semana pasada cuando fue citada en la comisión de corrupción puesta en marcha por la oposición. La ya expresidenta del PP de Madrid intentaba minimizarasí su responsabilidad en los múltiples casos de corrupción que han asolado a su partido en la comunidad, primero con la trama Gürtely ahora con el casoPúnica, los últimos registros de su sede y la implicación de su gerente, uno de sus hombres de máxima confianza. "Esto de la responsabilidad 'in vigilando' no va con usted", le afeóel PSOE en la comisión.

Aguirre: “He nombrado a más de 500 altos cargos y dos me han salido rana”

Aguirre suma mal. O simplemente tiene mala memoria. No solo le han salido rana dos personas (hablaba de los exconsejeros Francisco Granados y Alberto López Viejo), sino que el listado de imputados es mucho más amplio y supera a la veintena de personas. "Nadie me hace el programa o las listas", señaló en marzo de 2015 cuando fue elegida candidata al ayuntamiento de la capital. Aguirre ha dirigido el partido en Madrid con mano de hierro durante la última década. "Nada se hacía sin su consentimiento. Hasta la elección de alcaldes tenía que pasar su visto bueno", señala una fuente popular.

El caso Gürtel ha dejado un buen reguero de imputados en las filas del PP, a pesar de que Aguirre solo se acuerde de López Viejo. Carlos Clemente Aguado fue viceconsejero de Inmigración y Cooperación en los gobiernos de la lideresa.Además, dos de los diputados autonómicos que formaron parte de sulista autonómica en las elecciones de 2007 también están imputados. Se trata de Alfonso Bosch Tejedor (que fue asesor de Aznar) y Benjamín Martín Vasco, hombre este último de su máxima confianza, elegido porAguirre en 2009 para presidir la comisión de investigación enel caso de espionajeque salpicó a su Ejecutivo.

El caso más llamativo es el de López Viejo. Aguirre le nombró primero consejero de Deportes y luego viceconsejero de Presidencia. El juez Pablo Ruz bautizó los tejemanejes de López Viejo y la trama Gürtel como "guion-CAM",por el que el ex altocargo amañó lacontratación de348 actos públicos en los que intervino Aguirre. Ella, obviamente, nunca sospechó.El amaño continuado provocó que las arcas públicas perdieran 4,9 millones de euros, y que López Viejo se embolsara 305.000 euros en comisiones pagadas por la trama. López Viejocontrolaba hasta el color de la ropa de Aguirre para que las empresas de Francisco Correa adaptaran a tiempo los decorados de esos actos. Uno de los funcionarios autonómicos que declararon como testigos aseguró que se pagaban las facturas de las empresas de la trama "porque llegaban del hombre de confianza de la presidenta".

La Gürtel no hizo mella en su carrera política

La Gürtel también ha dejado imputados a un buen puñado de exalcaldes:Arturo González Panero, Guillermo Ortega, Jesús Sepúlveda y Ginés López, que fueron regidores deBoadilla, Pozuelo, Majadahonda y Arganda del Rey, respectivamente. La lideresasiempre defendió que ella había ayudado a destapar la trama, y que destituyó a todos los implicados en cuanto tuvo conocimiento. La verdad es que no hubo ningún cese hasta que el juez Baltasar Garzón no ordenó las primeras detenciones en febrero de 2009. No obstante, en2005 Aguirre obligó a Ortega a dejar la alcaldía por una pelea interna dentro delPP de Majadahonda por la venta de unas parcelas. Lo apartó del ayuntamiento, pero le acabó recolocandoen la empresa pública Mercado Puerta de Toledo.

Aguirre siempre ha defendido que ella ayudó a destapar la Gürtel, aunque no hubo destituciones hasta que el juez destapó el caso

Lo cierto es que el casonunca hizo mella en la carrera política de Aguirre. A pesar de que una de las imputadas, una de las personas que gestionaron las empresas de Correa y al principio colaboraron con la justicia,contó al juez que Aguirre fue unade las destinatarias de los regalos que la trama hacía a políticos y clientes de sus empresas. La testigo mencionó unlistado de "ciento y pico personas" y recordó que guardaba agradecimientos de esos regalos: "Alguno tenemos, agradeciendo un albornoz, el regalo... sí, hay de algunos concejales y incluso también mandamos a la presidenta de la comunidad y hay un agradecimiento de la presidenta".

El siguiente gran caso de corrupción, la Púnica, también ha dejado un buen reguero de imputaciones en las filas del PP madrileño, aunque Aguirre solo considere a Granados como el único garbanzo negro. El caso ha salpicado a políticos muy afines a Aguirre: Salvador Victoria fue su viceconsejero de Presidencia y secretario general del Consejo de Gobierno que ella presidía. Aguirre también eligió a Lucía Figarconsejera de Educación en 2007. Sin olvidar a Isabel Gallego, su jefa de comunicación desde hace años. Aguirre aseguró la semana pasada en la comisión de corrupción de la Asamblea de Madrid que mantenía sutotal confianza en Figar y Gallego, a las que consideraba "totalmente inocentes".

No conocía a la mayoría de los alcaldes

La Púnica ha dejado también varias imputaciones en la lista electoral que Aguirre diseñó para las autonómicas de 2011: José Miguel Moreno Torres (el exalcalde de Valdemoro que aseguró que entró en política "para tocarse los huevos") fue diputado suyo; Mario Utrilla Palombi (exalcalde de Sevilla la Nueva)también estuvo en la Asamblea madrileña. Sin olvidar a varioscargos municipales elegidos por el partido de Madrid: Alejandro Utrilla (exconcejal en Móstoles), José Carlos Boza Lechuga (exalcalde de Villalba), Agustín Juárez (exalcalde de Collado Villalba), Gonzalo Cubas (exalcalde de Torrejón de Velasco) y David Rodríguez (exalcalde de Casarrubuelos). Aguirre ya declaró que no conocía a la mayoría de los alcaldes, ya que los elegían los comités electorales locales.

Pero no todo es Púnica y Gürtel. De los 120 elegidos que acompañaron a Aguirre en su lista electoral de 2007, 11 terminaron siendo imputados por corrupción. Por ejemplo,los dos últimos alcaldes de Colmenar Viejo están actualmente imputados por un delito de prevaricación continuada. Uno de ellos, José María de Federico, fue diputado autonómico. En la lista de 2011, aparecen otros ocho imputados, entre ellosBorja Sarasola (también estuvo imputado en la Púnica). Sarasola fue diputado autonómico tras la victoria de Esperanza Aguirre en 2011 yviceconsejero de Asuntos Generales de la Vicepresidencia. José Ignacio Fernández Rubio, exalcalde de Las Rozas, fue imputado por un delito de prevaricación por su gestión cuando era alcalde de Guadarrama. En diciembre de 2015, un juez empezó a embargarle los bienes para hacer frente a una fianza de 9,2 millones. Fernández Rubio hace el número 23º de esta larga lista.

La lista puede crecer. La Guardia Civil registró la semana pasada la sede del PP de Madrid y la casa del exgerenteBeltrán Gutiérrez, otra de las personas de máxima confianza de Aguirre.Se investiga una presunta financiación irregular del partido.La Audiencia Nacional también investiga contratos de empresas de la Púnica en más de 40 municipios madrileños y otra pequeña trama liderada por un exalcalde del PP en pueblos del sur de la región relacionada con contratos de eficiencia energética.

Partido Popular (PP) Esperanza Aguirre Corrupción