unos 52.000 chinos viven en la región

Madrid se vuelca con la comunidad china en pleno derrumbe del gigante asiático

Con una aplicación móvil para este grupo, la Comunidad de Madrid pretende favorecer la integración social y así propiciar la inversión a pequeña y gran escala

Foto: Celebración del Año Nuevo chino en Madrid. (EFE)
Celebración del Año Nuevo chino en Madrid. (EFE)

La Comunidad de Madrid ha identificado en la población china un filón para fortalecer la confianza de los inversores, tanto pequeños como grandes, a través de un impulso a la integración social. No se trata del mayor grupo afincado en la región, pero sí se encuentra entre los que más crece cada año y el que mayor nivel de emprendimiento presenta. Y, sobre todo, es una pieza clave para generar una buena impresión en China, incluso cuando la segunda economía mundial vive sus peores horas.

La estrategia comenzó con la puesta en marcha la semana pasada, a manos de la Dirección General de Servicios Sociales e Integración Social de la Comunidad de Madrid que encabeza Pablo Gómez-Tavira, de una aplicación móvil. "Vivir en Madrid" provee información en chino sobre trámites, educación, sanidad y vivienda, entre otros asuntos. Esta herramienta, desarrollada en conjunto con la Fundación Orient a partir de una subvención regional de 20.000 euros, ha generado desde el martes pasado 100 descargas y se presenta como una "guía práctica y útil para la vida cotidiana de los residentes chinos en Madrid". 

La aplicación ha sido diseñada a la medida de este grupo porque, según explicó Gómez-Tavira a El Confidencial, la comunidad china es la que más dificultades tiene con la lengua a la hora de asentarse y en su gran mayoría dispone de teléfonos inteligentes. La idea es que sirva tanto a residentes como a visitantes. "Hay un incremento de las visitas de turistas chinos a nuestro país, habitualmente de un poder adquisitivo alto, que vienen durante un tiempo, hacen sus compras, visitan los principales monumentos y se marchan", dijo Gómez-Tavira.

Esta herramienta tiene 100 descargas desde el martes y se presenta como una 'guía práctica y útil para la vida cotidiana de los residentes chinos en Madrid'

Con 52.878 empadronados chinos, según el 'Informe de población origen extranjero' de enero de 2015 es el tercer grupo más numeroso en la región por detrás de rumanos  y marroquíes, pero se trata del más emprendedor, con 11.525 empleados autónomos. Este grupo de población no es nuevo ni llega en avalancha, pero su presencia en la región tiene un crecimiento constante porque tan sólo entre 2014 y 2015 se instalaron 2.009 personas.

Convivencia e inversión

"La imagen que damos a través de la convivencia y el buen trato con los pequeños inversores repercute en China y en las posibilidades de los grandes inversores", explicó el director general de Servicios Sociales e Inmigración, al descartar que la situación bursátil del gigante asiático pueda representar un problema en ese incipiente motor económico que se plantea crear en Madrid con este grupo. "China, a pesar de las fluctuaciones en la bolsa en los últimos días, es un gigante económico. Entonces, atraer inversiones de China es bueno para la Comunidad", insistió.

Pero entre los doloridos por el golpe económico chino se encuentra la inmobiliaria Dalian Wanda Commercial Properties de Wang Jianlin, el tercer hombre más rico de China, que ha caído en más de un 30% desde los máximos del año, alcanzados el pasado 5 de junio. Este viejo conocido, respaldado por los anteriores Gobiernos de la Comunidad y del Ayuntamiento, es el segundo mayor accionista del Atlético de Madrid y está interesado en invertir en la llamada Operación Campamento o el Eurovegas chino en el sur de Madrid. Por el momento, se desconocen las consecuencias que tendrá esta situación.

Manifestación de vendedores chinos en Madrid en 2011. (EFE)
Manifestación de vendedores chinos en Madrid en 2011. (EFE)

Por su parte, el presidente de la Asociación de Comerciantes y Empresarios Chinos de España, Senghi Chen Pen, valora esta iniciativa de 'Vivir en Madrid' porque afirma que "siempre es complicado" cumplir con todos los requisitos burocráticos, pero en general considera que "la Administración Pública le facilita las cosas al empresario chino". Hasta ahora, comenta, los emprendedores suelen contratar una gestoría, pero hay avances en cuanto que "el comercio chino en Madrid ha entrado en su segunda generación y ya domina el idioma".

"Es cierto que hay muchos más inversores chinos. España siempre ha sido atractiva por el clima, la simpatía. Ahora ha habido más oportunidades porque durante la crisis muchas empresas estaban en una situación difícil y era más fácil encontrar impulso en el mercado", reconoció. No obstante, apuntó que el verdadero espacio para los negocios entre estos dos países se encuentra en la exportación de alimentos españoles hacia el gigante asiático y dejó caer las dudas que generan entre los empresarios de su país la aparición de los partidos emergentes en España. "Ahora hay un poco de incertidumbre con Podemos y Ahora Madrid pero eso es una cuestión de tiempo y al final todo va a salir como tiene que ser", planteó.

No existen los beneficios fiscales para chinos

Gómez-Tavira está convencido de que estrategias como la de 'Vivir en Madrid' son importantes también para derribar falsas impresiones, como que "los chinos son una comunidad cerrada" o la mala imagen generada a raíz de la Operación Emperador, que desveló una trama de blanqueo de dinero en torno a la figura del jefe de la mafia china, Gao Ping. "Es una comunidad muy trabajadora, no hay graves problemas de orden público ni delincuencia con ellos", agregó el funcionario, para quien este grupo de población "presta un servicio muy necesario para nuestra Comunidad con sus tiendas".

Desde que empezaron a proliferar hace unas décadas las tiendas de "todo a cien", los posteriores bazares, tiendas de alimentación y actuales almacenes de ropa, ha corrido como la espuma la teoría de que existe una norma que otorga beneficios fiscales al pequeño comercio chino, lo que Gómez-Tavira desmintió y tildó de "leyenda urbana". "Los chinos pagan los mismos impuestos que el resto de ciudadanos", dijo, al aclarar que tampoco son los "más remesadores". Lo que generó recelos desde el principio entre los dueños de las tiendas autóctonas fue, según desentraña el director de Asuntos Sociales, el alto impacto de sus establecimientos y la "dura disciplina de trabajo" a la que se someten los chinos en un "régimen de libertad de comercio".

Madrid

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios