previsible sucesor de rajoy

La previsible salida de Feijóo sacude al Partido Popular de Galicia

Los populares se ponen alerta ante la necesidad de buscar un sustituto que debe salir del grupo parlamentario

Foto: El presidente de la Xunta, Alberto Núñes Feijóo. (EFE)
El presidente de la Xunta, Alberto Núñes Feijóo. (EFE)

El terremoto político de la moción de censura amenaza con una réplica importante en Galicia, donde en cuestión de días se puede desvelar una de las grandes dudas de los últimos años: quién será el sucesor de Alberto Núñez Feijóo. Si, como parece previsible, el jefe del Gobierno gallego se anima a dar el salto a Madrid, el Partido Popular de Galicia deberá tomar una decisión que nunca imaginó tan repentina, como es la de resolver el futuro sin su actual presidente. Al contrario de lo que ocurre con el Gobierno del Estado, el de la Xunta ha de ser diputado, condición que cumplen los señalados como principales aspirantes: el vicepresidente Alfonso Rueda y el portavoz parlamentario, Pedro Puy. Pero hay más.

Feijóo guarda silencio sobre su futuro, aunque emite señales que hacen pensar que está dispuesto a asumir el relevo de Mariano Rajoy al frente del Partido Popular. Ya no lo descarta de forma tajante, se limita a garantizar que seguirá al frente de la Xunta cuando se celebre el próximo pleno, dentro de dos semanas, y adelanta que será en Galicia donde anuncie lo que tenga que anunciar. Sus posibilidades son tan amplias que en el PP de Galicia se ha producido una sacudida, ante la posibilidad de tener que proponer al Parlamento gallego un nuevo presidente en cuestión de días. Aunque técnicamente es posible, nadie imagina a Feijóo al frente del Partido Popular y de la Xunta al mismo tiempo. Este viernes, al igual que ha sucedido con las candidaturas de la exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, los seguidores de Feijóo crearon una nueva cuenta, Feijóo Presidente (@YoConFeijoo), con las etiquetas 'Yo con Feijóo' y '#FeijóoPresidente'.

A favor de Rueda juega su conocimiento de un partido del que fue secretario general durante un largo período, además de su condición de vicepresidente de la Xunta, que daría apariencia de continuidad. Pero cuenta con detractores y contrincantes, y además viene de sufrir el desgaste de la huelga de los trabajadores de justicia, la más larga que ha padecido un sector público en la historia de la Xunta. Rueda es en la actualidad presidente del Partido Popular en la provincia de Pontevedra, cargo que heredó en marzo de 2016 de Rafael Louzán.

Nadie imagina a Feijóo al frente del Partido Popular y de la Xunta al mismo tiempo

El otro candidato al que se señala desde el partido es a Pedro Puy, uno de los parlamentarios que gozan de mayor consideración tanto entre sus compañeros de grupo como de la oposición, aunque en su entorno dudan de que esté dispuesto a dar el salto a responsabilidades mayores que la portavocía. Puy, sobrino de Manuel Fraga –es hijo de Rosario Fraga, hermana del fundador del PP– es doctor en Derecho y profesor de Economía Aplicada en la Universidad de Santiago. Miembro del Consello de Contas entre 2002 y 2005, ocupa escaño en el Parlamento de Galicia desde 2009 y es el responsable de la elaboración de los programas electorales del PP de Galicia desde que Feijóo asumió su presidencia, en 2006. En su contra juega su desconexión con el partido y la ausencia de apoyo territorial.

Pero hay más diputados que acarician la posibilidad de convertirse repentinamente en presidente de la Xunta. Por ejemplo, Diego Calvo, vicepresidente del Parlamento y máximo responsable del PP en la provincia de A Coruña. El expresidente de la Diputación de A Coruña es una especie de 'antirueda', y de hecho se ha confirmado como uno de los principales rivales del vicepresidente. Rueda tiene la ventaja de que la Ley Reguladora de la Xunta y su presidente establece que sería él, por su doble condición de vicepresidente y de conselleiro más veterano del Gobierno, quien asumiría interinamente la presidencia hasta que el Parlamento proclame al sucesor de Feijóo.

Pedro Puy. (EFE)
Pedro Puy. (EFE)

La lista de posibles sucesores la cierra el actual 'conselleiro' de Economía, Francisco Conde, un hombre de la máxima confianza de Feijóo, que lo tuvo como asesor entre 2009 y 2012, para ascenderlo después al Gobierno gallego. Conde es doctor en Ciencias Económicas y Empresariales por la Complutense de Madrid. Fue profesor de la Universidad San Pablo-CEU durante 14 años, en la que ocupó diversos cargos de responsabilidad. Su perfil es más técnico que político, por lo que de optar por él, Feijóo daría la sensación de buscar un sustituto interino a la espera de un congreso que asuma el eventual relevo.

Porque en el PP gallego nadie duda de que la decisión sobre su sucesor corresponderá al propio Feijóo. Si el actual presidente gallego da el salto a Madrid, no hay tiempo para congresos ni para unas primarias que, por lo demás, no forman parte de la cultura del Partido Popular. Otra cosa es que la persona que quede al frente de la Xunta acabe tomando el mando del partido. Será en ese congreso donde se libre la auténtica pelea para la sucesión a largo plazo y para las siguientes elecciones. El presidente que sustituya a Feijóo jugará ahí con ventaja, pero ésta no será ni mucho menos definitiva. Entre otras razones, porque para entonces entrarán en la partida dirigentes que ahora están descartados por carecer de la condición de diputados, pero que podrían aspirar después a liderar el PP gallego. Es el caso de Ana Pastor, que aunque aún no se ha descartado para suceder a Rajoy, podría aterrizar en Galicia a medio plazo.

El perfil de Conde es más técnico que político. De optar por él, Feijóo daría la sensación de buscar un sustituto interino a la espera de un congreso

Solo en el caso de que la elección de un nuevo presidente desatara una guerra abierta en el Partido Popular de Galicia, lo que tampoco es descartable, Feijóo barajaría la opción de aplazar su relevo unos meses al frente del Gobierno y convocar previamente un congreso del partido, pero es una opción que los populares gallegos consideran poco probable por la incomodidad de la situación en la que quedaría el presidente de la Xunta, agravada por el ruido que generaría el congreso.

En el PP gallego, mientras, reina el mismo silencio que se ha autoimpuesto su presidente. Ejemplo de ello fue la comparecencia en rueda de prensa este viernes del secretario general del partido, Miguel Tellado, que esquivó una decena de preguntas sobre el futuro inmediato de la formación política. Ni siquiera se pronunció sobre si considera compatible liderar el partido nacional con un cargo institucional, como por ejemplo la presidencia de la Xunta. “Buen intento”, respondió a los periodistas. Quién sí tiene claro qué debe ocurrir en caso de que Feijóo se decida por continuar su carrera política en Madrid es la oposición. La resumió ayer el portavoz de En Marea, Luís Villares. “Lo más coherente sería la convocatoria de elecciones autonómicas”, opinó, porque el mandato del actual presidente es “absolutamente personalista”.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios