Infraestructuras: Audasa sacude Galicia con una subida de casi el 4% de su principal autopista. Noticias de Galicia
malestar social

Audasa sacude Galicia con una subida de casi el 4% de su principal autopista

Los peajes de la AP-9 sumarán en 2018 el IPC y la repercusión de bonificaciones y obras como la de Rande, cuya seguridad se ha puesto en entredicho

Foto: La autopista AP-9 a su paso por el municipio coruñés de Pontedeume. (EFE)
La autopista AP-9 a su paso por el municipio coruñés de Pontedeume. (EFE)

La ampliación del puente de Rande se ha ejecutado en un tiempo récord. En los últimos cuatro meses, y a base de turnos intensivos las 24 horas del día, una obra polémica que parecía condenada al retraso ha quedado prácticamente lista, con el objetivo declarado de abrirla al tráfico antes del 1 de enero. Solo así podrá aplicar la concesionaria en 2018 una subida anual acumulable en el peaje de la AP-9 del 1% que se prolongará durante los siguientes 19 años, y que de entregar la obra con retraso no podría empezar a repercutir hasta el siguiente año. El incremento del IPC y otras bonificaciones elevarán en un 3,81% la factura de la principal infraestructura gallega, la que recorre cinco de sus siete ciudades alrededor del eje Vigo-A Coruña, una autopista que cuenta ya con uno de los precios más caros de toda la red de autopistas de España.

La urgencia de la concesionaria –que sufraga las obras del puente y de la circunvalación de Santiago– por abrir al tráfico ambos tramos está generando grandes incertidumbres. La principal afecta a la seguridad en Rande, sobre todo después de que la madrugada del 13 de diciembre se soltara uno de los nuevos tirantes del puente y otro resultara dañado, oficialmente debido a un incendio del que nadie tiene más noticias. Pese a lo insólito del suceso y a las consecuencias que pudo ocasionar al tráfico, no se ha ordenado ninguna revisión del resto de la infraestructura. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se mostró convencido de que se cumplen los “protocolos de seguridad”, pero la empresa no encuentra transportistas que se presten a realizar la preceptiva prueba de carga.

El puente se abrirá en todo caso sin terminar, ya que los trabajos continuarán tras su puesta en funcionamiento y no se pintarán sus pilares y tirantes hasta la primavera, oficialmente para evitar la lluvia en el otoño más seco del siglo. Es una decisión ya adoptada por el Ministerio de Fomento, como ha reconocido su titular, Íñigo de la Serna, que llevará al Consejo de Ministros la autorización del incremento de ese 1% en los primeros meses del año, a pesar de que el contrato solo permite aplicarlo “a partir del 1 de enero del año siguiente a aquel en el que finalicen las obras”, no del de su apertura al tráfico.

Actos de inicio de las obras de la ampliación de la capacidad de la AP-9. (EFE)
Actos de inicio de las obras de la ampliación de la capacidad de la AP-9. (EFE)

Esa desaforada carrera contrarreloj para abrir el puente al tráfico ha venido a incrementar el malestar social por la subida de casi el 4% en una autopista especialmente cara, y que en el caso del tramo entre Vigo y Santiago –la mayor ciudad de Galicia y su capital–, no solo es de baja calidad, sino que carece de una alternativa gratuita que no duplique ampliamente el tiempo del desplazamiento. Con la subida, el trayecto, de apenas 80 kilómetros, pasará a costar 9,30 euros a los vehículos ligeros y casi 20 para el tráfico pesado. Al 1% de repercusión de las obras del puente y de circunvalación en Santiago hay que añadir un 1,8% de IPC y otro 1% de una no menos polémica bonificación en el viaje de vuelta entre Pontevedra y Vigo.

Oposición, empresarios, transportistas y simples usuarios han protestado por lo que se ha dado en llamar el 'tarifazo'. Para Pedro Pérez, presidente de Itínere, a la que pertenece la concesionaria Audasa, se trata de simple “ruido”. Pérez incluso presumió esta semana de haber rebajado el presupuesto de las obras de Rande y Santiago de 300 millones a 240, lo que, afirmó, supondrá un menor impacto en el peaje del inicialmente previsto, de acuerdo con el convenio firmado en 2011 entre Audasa y el Ministerio de Fomento. Gracias a esa reducción, el plazo en el que se va a efectuar el incremento se verá aminorado, aseguró Pérez.

El responsable de la empresa matriz de Audasa reconoció que los peajes “duelen al ciudadano”, pero aseguró que “no hay infraestructuras gratuita”, ya que si no las paga el usuario lo hacen los ciudadanos vía impuestos, “las usen o no”. “Se ha armado mucho ruido con el tema tarifario”, lamentó el presidente de Itínere.

La reforma del puente de Rande se aprobó sin apenas demanda social, ya que no es un vial especialmente colapsado. La obra estuvo rodeada de polémica por la decisión de ampliarlo con la adición de un carril en cada sentido aislado del tablero central, por el que deberán circular los vehículos con origen o destino en la comarca de O Morrazo, que son los que provocan los atascos los días de playa. Ante las protestas de los alcaldes de la zona, Fomento accedió a que ese tráfico tenga la opción de utilizar los dos carriles centrales, lo que no ha despejado del todo las dudas respecto a la utilidad de la obra. La ampliación cuenta con un presupuesto superior a los 130 millones de euros y la ejecuta la ACS de Florentino Pérez a través de Dragados, en unión temporal con el Grupo Puentes.

La reforma del puente de Rande se aprobó sin apenas demanda social, ya que no es un vial especialmente colapsado

Otro 1% del 'tarifazo' de 2018 se debe a la decisión que adoptó Ana Pastor al frente del Ministerio de Fomento en 2013 de hacer gratuito el viaje de vuelta entre Vigo y Pontevedra. El importe de ese descuento, según se informó entonces, sería recuperado por Audasa en la subida del 1% anual relacionada con las obras de Rande y la circunvalación de Santiago. Sin embargo, la concesionaria de la autopista interpuso un contencioso para reclamar la factura de la rebaja, lo que se ha resuelto con la autorización a Audasa de aplicar una subida específica y extraordinaria durante los próximos tres años en todos los peajes de la AP-9.

Audasa viene obteniendo beneficios cada año desde 1999, cuando logró un superávit antes de impuestos de 40 millones de euros, básicamente por sus peajes en la AP-9. Tras alcanzar un beneficio de 104 millones en 2005, en los últimos años se situaron en torno a los 60 millones, y su facturación, en más de 134 millones. Eso supone que este año ese 1% de repercusión en el peaje puede suponer algo más de un millón de euros, pero al ser un porcentaje acumulativo año a año, finalmente permitirá disparar la facturación y los beneficios de la empresa.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios