rÍA DE vIGO

Alarma en el puente de Rande: 130 millones para una ampliación de utilidad dudosa

Fomento cambia en el último momento el diseño de una obra ante la oleada de protestas por su insólito proyecto

Foto: La entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, junto al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, observan la maqueta del puente de Rande. (EFE)
La entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, junto al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, observan la maqueta del puente de Rande. (EFE)

Unos pocos ya lo advirtieron sobre los planos, pero es ahora, cuando las obras encaran su recta final, cuando la alarma se extiende entre alcaldes y usuarios. La ampliación del puente de Rande, en la entrada de Vigo, por el que circulan hasta 70.000 vehículos diarios, concentrará en un único carril en cada sentido el grueso del tráfico. Los regidores de la comarca de O Morrazo, al otro lado de la ría, se declaran indignados ante el eventual colapso que sufrirá el tránsito, especialmente en verano, mientras desde Fomento se les anunciaba que no había vuelta atrás. Fue una advertencia efímera: solo una semana después, el ministerio rectifica para asegurar que el tráfico con entrada y salida al norte de la ría podrá circular por todos los carriles, y no solo por el tercero de la ampliación.

El anuncio del departamento de Íñigo de la Serna no convence a los alcaldes, que no entienden cómo se ha esperado a que queden apenas tres meses para la finalización de las obras para adoptar un cambio de tanta relevancia. Fomento sostiene que la decisión se tomó ya a principio de año, pero que no se anunció hasta ahora. Demasiadas dudas para una obra con un presupuesto superior a los 130 millones de euros, y que ejecuta la ACS de Florentino Pérez a través de Dragados, en unión temporal con el Grupo Puentes, el mismo que explota el polémico hospital de Vigo.

Puente de Rande. (EFE)
Puente de Rande. (EFE)

El proyecto de ampliación surgió como un empeño prácticamente personal del expresidente de la Confederación de Empresarios de Galicia José Manuel Fernández Alvariño, que a finales de la pasada década inició una campaña para lograr de Fomento la construcción de un segundo puente alternativo al de Rande, única entrada en Vigo por el norte que evita el rodeo completo de la ría. No tuvo demasiados apoyos en su demanda, ya que los problemas de tráfico se limitan a la época estival o en caso de accidente. Pero de forma sorprendente, el 12 de mayo de 2014, a solo dos semanas de las elecciones al Parlamento Europeo, la entonces ministra Ana Pastor anunciaba la ampliación del puente actual. Una obra peculiar, con un único carril adicional en cada sentido añadido por fuera de los pilares, y por tanto independiente de los ya existentes.

Las obras comenzaron oficialmente en febrero de 2015, pero transcurrido un año no se había movido un ladrillo. La razón, como se supo después, fueron las dudas de la UTE constructora sobre la viabilidad de su propio diseño. La ganadora del concurso planteó al ministerio un cambio de proyecto, consistente en ampliar los tableros ya existentes para que pudieran albergar los nuevos carriles, que se construirían por dentro de los pilares. Su petición se basó en un informe que advertía de la posibilidad de colapsar el tráfico al concentrarlo entre Vigo y O Morrazo en un vial aislado.

El estudio era concluyente: “Ante un eventual corte de carril efectuado en los estudios por microsimulación, se comprueba que en los carriles ampliados se genera instantáneamente una problemática traducida en colas en todo el carril”; un colapso “kilométrico”, “que implicaría que los vehículos afectados habrían de retroceder marcha atrás mientras no se desbloquease el corte”. “No habría vía alternativa de escape, con el enorme peligro que ello conlleva”, alertaba el documento, publicado en su día por 'La Voz de Galicia'.

De acuerdo con los plazos iniciales, las obras deberían haber finalizado el pasado enero, pero solo están ejecutadas en un 80%

La petición de las constructoras fue desoída por Ana Pastor, y los trabajos de ampliación comenzaron a mediados de 2016 tal y como estaban previstos. De acuerdo con los plazos iniciales, las obras deberían haber finalizado el pasado enero, pero solo están ejecutadas en un 80%. Es suficiente en todo caso para que desde el propio puente los conductores reparen en las eventuales deficiencias del proyecto. Los alcaldes de esa comarca trasladan ahora al ministerio su temor y el de la población de que cualquier accidente paralice todo el tráfico que entra y sale de la zona, incluidas ambulancias.

“No se puede consentir que se obligue a los usuarios de O Morrazo a utilizar solo el carril de ampliación”, afirma un portavoz de la alcaldesa de Moaña, Leticia Santos, que tacha el proyecto de “indignante”. El regidor de Cangas, Xosé Manuel Pazos, anunció que el asunto será tratado en una reunión de alcaldes de la Mancomunidad de la zona, en la que también se demandará información a Fomento. Tanto los alcaldes como los vecinos se consideran engañados por el ministerio, que inicialmente aseguró que se construirían varias plataformas que permitirían una rápida conexión con los carriles centrales en caso de saturación. Las obras no han incluido esas conexiones, que en todo caso obligarían a una maniobra compleja que requeriría de la participación de la Guardia Civil y de operarios de la autopista.

Alcaldes y vecinos se consideran engañados por el ministerio, que inicialmente aseguró que se construirían varias plataformas

Distintos colectivos sociales de la zona comparten la preocupación de los alcaldes, e incluso presentaron alegaciones al proyecto que no fueron aceptadas. Es el caso de la formulada por la Federación de Asociaciones Vecinales de Moaña, que solicitó sin éxito el acceso a todos los carriles del puente para los usuarios con origen o destino en la comarca, con una población superior a los 83.000 habitantes. Su pesimismo se acentúa por el actual desdoblamiento por parte de la Xunta del Corredor de O Morrazo, que pasará a convertirse en autopista, para desembocar en el “embudo” del nuevo carril del puente. “No se entiende semejante descoordinación entre dos administraciones que además están gobernadas por el mismo partido”, denuncia el alcalde de Cangas.

La solución con la que en los últimos días les ha sorprendido Fomento no afecta a las obras de ampliación, sino a los ramales de enlace con la península de O Morrazo, justo al norte del puente, donde se permitirán los cambios de carril. Pero será en un tramo de muy escasos metros, por lo que se mantienen las dudas tanto sobre la viabilidad de esa maniobra como sobre la seguridad para los conductores. Los alcaldes mantendrán una reunión con el director general de Carreteras para conocer los detalles de la modificación de los carriles.

Actos de inicio de las obras de la ampliación de la capacidad de la AP-9. (EFE)
Actos de inicio de las obras de la ampliación de la capacidad de la AP-9. (EFE)

El puente de Rande, de la AP-9, es el único acceso a Vigo para los habitantes de O Morrazo que evita rodear toda la ría. La vinculación de los ayuntamientos de Cangas, Moaña y Bueu con Vigo es muy estrecha, con miles de personas que se desplazan a diario a la ciudad para estudiar, trabajar o hacer uso de sus servicios sanitarios.

Abierto al tráfico el 7 de febrero de 1981, el puente se construyó con un presupuesto de 3.658 millones de pesetas, por lo que los colectivos de usuarios lo consideran ampliamente amortizado. El tramo estuvo sometido durante 25 años a un elevado peaje, que se levantó en 2006 para ser sustituido por un sistema de pago en la sombra, mediante el cual la concesionaria contabiliza los vehículos que lo utilizan y pasa la factura a la Xunta y a Fomento, que lo costean al 50%.

Alrededor del 55% de los vehículos que circulan por la plataforma entran o salen de O Morrazo, porcentaje que se incrementa los días de playa

Por el puente circuló en 2016 una media de 56.000 coches diarios. En los meses de verano, la cifra se dispara con picos de hasta 71.500, su récord de tráfico, establecido en agosto de 2009. Alrededor del 55% de los vehículos que circulan por la plataforma entran o salen de O Morrazo, porcentaje que se incrementa notablemente los días de playa.

La adjudicación de las obras de Rande no la realizó el ministerio, sino la propia Itínere, a la que pertenece Audasa, la empresa que explota la AP-9. El retorno tanto de esa obra como de la de ampliación del tramo de circunvalación de Santiago (presupuestadas en 55,3 millones de euros) lo obtendrá mediante una subida de los peajes anual y acumulable del 1% durante 20 años, que se sumará a la anual conforme el IPC. Como el incremento se hará efectivo a partir del 1 de enero siguiente a la finalización de las obras, en los últimos meses se han acelerado los trabajos, con 400 operarios que trabajan en turnos de mañana, tarde y noche siete días a la semana. El objetivo: finalizar antes de que acabe el año y aplicar la subida desde el primer día de 2018.

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios