Noticias de Galicia: La eurodiputada gallega que lucha en Bruselas contra las vacunas. Noticias de Galicia
del grupo la izquierda plural

La eurodiputada gallega que lucha en Bruselas contra las vacunas

Lidia Senra cosecha críticas de científicos y correligionarios al considerar que las vacunas constituyen "prácticas de riesgo"

Foto: Lidia Senra, en una foto de archivo, durante la jornada de reflexión de las elecciones al Parlamento Europeo. (EFE)
Lidia Senra, en una foto de archivo, durante la jornada de reflexión de las elecciones al Parlamento Europeo. (EFE)

Que las vacunas constituyen una práctica de riesgo es una de esas opiniones pseudocientíficas que crecen en internet como bolas de nieve. Que la sostenga una eurodiputada no es tan común, y mucho menos que se dirija a la Comisión europea en demanda de medidas que limiten su proliferación. Es lo que ha hecho la gallega Lidia Senra, elegida en la lista de La Izquierda Plural, para indignación de científicos y hasta de sus propios correligionarios, que han salido a alertar de su irresponsabilidad, dada la autoridad y conocimientos que se les supone a los diputados del Europarlamento.

Las críticas a las vacunas forman parte de una pregunta formulada por la eurodiputada el pasado agosto, aunque no se conoció hasta esta misma semana. Su introducción deja clara la opinión de Senra al respecto: "Las vacunas contienen aluminio, escualeno, antibióticos y polisorbato, entre otros componentes. Asimismo tienen efectos colaterales, contraindicaciones y muchos efectos secundarios y adversos que pueden aparecer después de la vacunación, llegando en algunos casos a provocar la muerte".

Tras esa introducción, insta a la Comisión no solo a "garantizar que las familias y el personal sanitario reciban información sobre todos los efectos secundarios" que pueda producir cada componente de las vacunas, o a que se instaure un "cuestionario prevacunal" y un "consentimiento informado". Senra va más allá cuando reclama garantías de que "ningún Estado miembro debería obligar a la población a someterse a una práctica de riesgo" y que la vacunación "no sea obligatoria en ningún Estado", dado que "nadie ha podido demostrar su seguridad".

Senra: "Las vacunas contienen aluminio, escualeno, antibióticos y polisorbato. Asimismo tienen efectos colaterales y contraindicaciones"

Desde el ámbito científico, la respuesta más contundente llega desde la Sociedad Española de Inmunología, la voz más autorizada al respecto de las vacunas, que reaccionó con un comunicado en el que manifiesta su "preocupación" por la "gran irresponsabilidad" de Senra. "Es difícil de entender que alguien pueda poner en cuestión" las vacunas, sostiene, ya que las evidencias de sus ventajas son "abrumadoras". "Son la mejor forma de prevenir enfermedades y de evitar secuelas y muertes", además de constituir "una de las prácticas médicas que más vidas salva en el mundo", subraya.

La organización, que recuerda que la erradicación de enfermedades como la viruela se debe a las vacunas, hace un llamamiento a los padres para que se "informen adecuadamente y no pongan en riesgo la vida de sus hijos y de ellos mismos" al rechazar la vacunación, "uno de los grandes logros de la humanidad".

Una enfermera prepara una vacuna contra el sarampión en Nicaragua. (EFE)
Una enfermera prepara una vacuna contra el sarampión en Nicaragua. (EFE)

Antes de que la Sociedad Española de Inmunología se pronunciara, las primeras críticas surgieron desde el Círculo Escéptico, una asociación gallega que combate contra la pseudociencia formada por 200 personas, principalmente científicos de distintas disciplinas, pero también periodistas, abogados y profesores. Su presidente, el biólogo Vicente Prieto, tachó la pregunta de Lidia Senra de "muy irresponsable". "Las vacunas son de los medicamentos que más pruebas pasan para demostrar su efectividad y seguridad", recordó.

De acuerdo con la OMS, entre 2000 y 2015, las vacunas evitaron 20 millones de muertes por sarampión. Pese a ello, este año se han producido unas 40 defunciones en Europa por esta enfermedad, que se deben "a la irresponsabilidad y al egoísmo de la gente que decide no vacunarse, porque rompe la inmunidad del grupo", en palabras de Prieto. También el jefe de Pediatría del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago, Federico Martinón, se empleó con dureza contra la eurodiputada, al atribuir su pregunta a "los peligros de no leer, no estudiar, no reflexionar y no asesorarse bien". Es una actitud, manifestó, "que nos avergüenza y pone en riesgo a todos".

De acuerdo con la OMS, entre 2000 y 2015, las vacunas evitaron 20M de muertes por sarampión

Las críticas no le han llegado solo desde los campos de la ciencia y la medicina. Los propios compañeros de filas de Senra censuraron su iniciativa y pusieron de manifiesto un distanciamiento político del que no se tenía constancia, al desvelarse que Senra no forma parte de la delegación de Izquierda Unida en Bruselas desde hace meses, debido a diferencias políticas y a su negativa a contribuir a financiar el grupo. Senra, que permanece adscrita al Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica en el PE, concurrió en 2014 en la candidatura La Izquierda Plural, al decidirlo así Anova y Esquerda Unida, que ya entonces formaban en el Parlamento de Galicia Alternativa Galega de Esquerda (AGE), el embrión de En Marea.

Pese a que fue Anova —la escisión del BNG liderada por Xosé Manuel Beiras— la que sugirió el nombre de Lidia Senra para integrar de la lista La Izquierda Plural, la formación nacionalista no escatimó críticas contra la eurodiputada, cuya opinión "no fue consultada ni es compartida" por esa organización política. Anova reprochó a la exlíder del sindicalismo agrario, secretaria general durante 18 años del influyente Sindicato Labrego Galego, que iniciativas de ese tipo deben ser siempre colectivas, y le exigió que "no insista en decisiones individuales no compartidas" por la candidatura.

Respecto al contenido de la pregunta, las críticas de Anova coinciden con las formuladas desde el campo de la ciencia. El partido de Beiras recordó así que la vacunación sistemática de la población supuso "un avance notorio en la salud pública", al lograr erradicar o minimizar enfermedades antiguamente mortales o inductoras de graves secuelas. "Una reducción significativa en el porcentaje de vacunación del sistema público sería un riesgo evidente" no solo para las personas a título individual, sino "para la sociedad en general".

En Marea, la confluencia a la que pertenece Anova, también negó mantener relación orgánica con Senra y se desmarcó de la iniciativa, y defendió la importancia de la inmunización. "En Marea parte de la evidencia científica de que las vacunas salvan vidas y evitan enfermedades, hasta el punto de conseguir erradicar del planeta enfermedades que antes eran letales para la humanidad", señaló. Esquerda Unida, mientras, publicó un comunicado conjunto con Izquierda Unida en el que tachan de "error e irresponsabilidad" la iniciativa de la eurodiputada, a la que califican de "tránsfuga". "No se pueden obviar los grandes beneficios en clave de salud pública que ha supuesto el uso de las vacunas", alertan.

"En Marea parte de la evidencia científica de que las vacunas salvan vidas y evitan enfermedades"

Ajena a las críticas que su iniciativa ha provocado, la eurodiputada insiste y replica que "hay gente que se cree dios o que puede jugar con las personas, o que piensan que lo único cierto es lo que ellos dicen". Senra sostiene que existe "un negocio muy grande detrás de los medicamentos y las vacunas, que controlan los que pagan las investigaciones". Al estar estas en manos privadas, "en laboratorios que se lucran con lo que producen, no se puede dar por seguro todo lo que sostengan", agrega la exsindicalista agraria.

La eurodiputada apela a presuntos efectos secundarios de la vacuna del virus del papiloma humano para sostener que pueden ser perjudiciales, así como a la "falta de información sobre los supuestos daños colaterales de la inmunización". "Todo el mundo debe tener derecho a ser informado y la libertad para decidir sobre su propia salud. Yo no soy nadie para decirle a la gente lo que tiene que hacer, pero hay que poner las cartas sobre la mesa", afirmó en declaraciones al portal 'GCiencia'.

Su iniciativa fue contestada en octubre por el comisario europeo de Salud y Seguridad Alimentaria, el lituano Vitenis Andrukaitis, quien informó de que las vacunas se autorizan "únicamente después de que su calidad, seguridad y eficacia hayan sido evaluadas y se concluya que hay un balance positivo entre los riesgos y los beneficios relacionados con su uso". "Los indicios de riesgos se notifican a escala da UE y son evaluados por la Agencia Europea de Medicamentos", agrega el comisario, que advertía a la diputada que la vacunación "sigue siendo la intervención preventiva de salud pública más eficaz para proteger a la población frente a un gran número de enfermedades contagiosas".

Galicia

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios