¿Qué pasa si un rebrote te arruina las vacaciones? Estos son tus derechos como consumidor
  1. España
  2. Coronavirus
Guía para escapadas fallidas

¿Qué pasa si un rebrote te arruina las vacaciones? Estos son tus derechos como consumidor

Los viajeros pueden exigir el reembolso de viajes y alojamientos en caso de que se produzcan nuevas limitaciones a la movilidad o confinamientos que impidan disfrutar de los servicios

Foto: Varios turistas ojean postales en un puesto de Menorca. (EFE)
Varios turistas ojean postales en un puesto de Menorca. (EFE)

A nadie le gusta pensar que el coronavirus puede arruinarle las vacaciones, pero la posibilidad existe. Los rebrotes forzaron retornos a fases de confinamiento en algunos puntos del país, y el aumento en el número de contagios es ya algo generalizado, con algunas provincias despuntando por encima de otras. Como era de esperar, el turismo ha vivido un vuelco, y zonas turísticas por excelencia como Baleares han tenido que tirar los precios mientras otras, especialmente regiones del norte como Asturias, que mejor 'capearon' la crisis, están viendo un aumento en el número de visitantes. En cualquier caso, muchos aún contienen la respiración y se preguntan qué les ocurriría si una segunda ola de coronavirus le estropea la escapada planeada.

Desde el servicio de asesoría jurídica Legálitas explican que los consumidores siempre van a tener derecho al reembolso del precio de los servicios de los que no puedan disfrutar en caso de que se produzcan nuevas limitaciones a la movilidad o confinamientos. Así lo marca el artículo 36 del Real Decreto-ley 11/2020, de 31 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para hacer frente al covid-19:

"Si como consecuencia de las medidas adoptadas por las autoridades competentes durante la vigencia del estado de alarma o durante las fases de desescalada o nueva normalidad, los contratos suscritos por los consumidores y usuarios, ya sean de compraventa de bienes o de prestación de servicios, incluidos los de tracto sucesivo, resultasen de imposible cumplimiento, el consumidor y usuario tendrá derecho a resolver el contrato durante un plazo de 14 días desde la imposible ejecución del mismo siempre que se mantenga la vigencia de las medidas adoptadas que hayan motivado la imposibilidad de su cumplimiento".

Esta normativa, aprobada durante el estado de alarma, ha extendido su ámbito de aplicación tras la modificación que introdujo el Real Decreto-ley 21/2020, de 9 de junio, de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el covid-19. La versión actual del artículo 36 también recoge que los usuarios tienen derecho a resolver el contrato cuando su cumplimiento resulte imposible como consecuencia de las medidas adoptadas por las autoridades competentes durante las fases de desescalada o nueva normalidad.

El empresario puede ofrecer como alternativa un bono o aplazamiento, pero si el consumidor lo rechaza tendrá que devolverle el dinero

En todo caso, el empresario u organizador podrá ofrecer como alternativa un bono o un aplazamiento que el consumidor podrá o no aceptar, según explica la abogada de Legálitas Araceli Durán. "En cuanto a los viajes combinados que hayan sido cancelados con motivo del covid-19, el organizador o, en su caso, el minorista podrán entregar al consumidor o usuario, previa aceptación por parte de este, un bono para ser utilizado dentro de un año desde la finalización de la vigencia del estado de alarma y sus prórrogas, por una cuantía igual al reembolso que hubiera correspondido", detalla la experta.

Transcurrido el periodo de validez del bono, si el consumidor no lo ha utilizado puede solicitar la devolución completa de cualquier pago, que deberá abonarse en un plazo máximo de 14 días. "En cualquier caso, el eventual ofrecimiento de un bono sustitutorio temporal deberá contar con el suficiente respaldo financiero que garantice su ejecución", aclara Durán.

¿Y si te pilla en el hotel?

En el caso de viajeros cuya movilidad quede restringida o se vean confinados una vez se encuentran en un lugar turístico de destino se abren dos posibilidades, a juicio de Facua. La organización de consumidores considera que aquellos que puedan regresar a su lugar habitual de residencia tienen derecho a recuperar el dinero del alojamiento y las excursiones turísticas que no hayan podido disfrutar, mientras que si se ven obligados a prorrogar su estancia más allá de las fechas contratadas, las administraciones públicas deberían hacerse cargo de su manutención y hospedaje.

Foto: El fantasma de pasados veranos. (EFE)

Para la abogada de Legálitas, este tipo de circunstancias quedarían sujetas al diálogo entre las partes afectadas, salvo que el Gobierno central o las autonomías dicten nuevas disposiciones al respecto: "Entiendo que debería ser objeto de acuerdos y negociaciones sobre los gastos, ya que debemos recordar que se trata de una causa de fuerza mayor que se escapa de la voluntad de cualquiera".

Vacaciones
El redactor recomienda