¿Hay que renovar recetas de medicamentos durante la crisis del coronavirus?
  1. España
  2. Coronavirus
estado de alarma por el covid-19

¿Hay que renovar recetas de medicamentos durante la crisis del coronavirus?

Las consejerías de Salud de varias comunidades autónomas han tomado medidas extraordinarias con respecto a la renovación de recetas de pacientes crónicos

Foto: Un hombre compra medicinas en una farmacia de Barcelona (EFE)
Un hombre compra medicinas en una farmacia de Barcelona (EFE)

España mantendrá activado el estado de alarma hasta el 11 de abril por la crisis sanitaria del coronavirus SARS-CoV-2, por lo que al menos hasta esa fecha la libertad de movimientos de los ciudadanos queda limitada a lo estrictamente necesario. Ante la situación de excepcionalidad que se ha creado a causa del coronavirus, que ha forzado a los centros de sanitarios a dar asistencia médica a una ingente cantidad de pacientes, con instalaciones hospitalarias repletas hasta los topes de casos de Covid-19, las consejerías de Sanidad de la Comunidad de Madrid y de otras regiones españolas han decidido renovar de forma automática todas las recetas de los pacientes crónicos durante los próximos 90 días.

Para evitar que la población acuda a los centros de salud de la región madrileña, donde ya se han cerrado temporalmente los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP) con el propósito de reforzar el dispositivo sanitario del coronavirus en la capital, se pauta esta medida por la que se podrá retirar directamente en oficinas de farmacia la medicación prescrita al recargar Sanidad automáticamente la receta electrónica, de la que se puede hacer uso por medio de la tarjeta sanitaria. Ni médico ni paciente tienen que hacer ninguna actuación, pues este procedimiento ya se sigue de forma centralizada en Madrid para actualizar la prescripción de las recetas que hayan caducado en los pasados 60 días o se encuentren próximas a caducar y minimizar así el riesgo de transmisión por coronavirus en la población más vulnerable —personas mayores y pacientes inmunodeprimidos—, que precisan más tratamientos farmacológicos, tal y como apuntan desde la Sanidad madrileña.

Además, mientras dure el estado de alarma, las recetas en papel, las prescripciones nuevas o las renovaciones de prescripciones relativas a medicamentos especiales sujetos a visados, es decir, a autorización de la Inspección Sanitaria, quedan exentas de dicha validación. Este sistema de renovación automática también se seguirá en Aragón, Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla-La Mancha o Castilla y León, donde la Gerencia Regional de Salud también ha diseñado un plan de carácter excepcional para entregar en los domicilios de pacientes la medicación que se suele dispensar en los hospitales de la comunidad autónoma. En otras regiones, como Asturias, se podrá solicitar la renovación vía telefónica.

Los mutualistas tampoco tendrán que sellar

Además, hasta la finalización del decreto de estado de alarma, el Ministerio de Sanidad asegura a través de una orden ministerial, publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) a fecha de 21 de marzo, el acceso a prestación farmacéutica de quienes sean mutualistas. Con el objetivo de no agravar el colapso de los centros hospitalarios, Sanidad establece que, "transitoriamente", aquellos que se acojan a los Regímenes Especiales de la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (MUFACE), del Instituto Social de las Fuerzas Armadas (ISFAS) y de la Mutualidad General Judicial (MUGEJU) no tendrán la obligación de estampillar el sello de recetas de medicamentos que están sujetos a visados a la hora de ser dispensados en farmacias, de los pocos puntos de venta que mantienen abiertas sus puertas durante este periodo de excepcionalidad al ser considerados comercios esenciales para seguir abasteciendo a la población de medicamentos.

Asimismo, tal y como consta en el BOE, los mutualistas que no reciban asistencia sanitaria a través el sistema público también podrán adquirir sus medicamentos con receta directamente en la farmacia sin necesidad de hacer ese desplazamiento. En este sentido, se faculta a cada mutualidad a garantizar el acceso a tratamientos con aquellos medicamentos sin cupón-precinto y que son dispensados en los servicios de farmacia de los hospitales privados concertados, con cargo al presupuesto de cada organismo.

Coronavirus
El redactor recomienda