Es noticia
Menú
Joan Baldoví, un moderado del valencianismo político al rescate de Compromís
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
Candidatura para las primarias

Joan Baldoví, un moderado del valencianismo político al rescate de Compromís

El diputado comunicó a Oltra y Ribó su intención de poner en marcha la candidatura a la Generalitat. El respaldo de Yolanda Díaz y la posición mayoritaria de Més reduce la opción de Aitana Mas

Foto: Aitana Mas y Joan Baldoví. (Getty/EP/Rober Solsona)
Aitana Mas y Joan Baldoví. (Getty/EP/Rober Solsona)

El 26 de octubre de 2016, hace ya más de seis años, a primera hora de la mañana, Joan Baldoví se plantó en el Palacio de la Zarzuela con un documento de cuatro páginas en lo que fue el último intento de lograr un acuerdo de investidura entre el PSOE, Podemos y otras fuerzas de izquierda tras las elecciones generales que se habían celebrado en diciembre de 2015. En aquella cita, los morados de Pablo Iglesias y Ciudadanos irrumpieron con fuerza en el Congreso de los Diputados, abriendo una brecha en el bipartidismo. Pedro Sánchez venía de intentar una alianza con los naranjas de Albert Rivera, que no logró respaldo suficiente en la Cámara. Ante la ausencia de mayorías para designar un presidente, Felipe VI optó por convocar de nuevo a las urnas. Se celebraron en junio y Mariano Rajoy fue reelegido presidente con la abstención de los socialistas y sin el voto de Sánchez, que había renunciado a su escaño para no contribuir el pasillo al candidato del Partido Popular.

Aquel fallido intento negociador de Baldoví, bautizado como 'Acuerdo del Pardo', otorgó un protagonismo importante a un político que había logrado en 2011 el único escaño para la coalición valencianista en el Congreso, el primero de la historia para el partido del que procede, con sus distintos nombres; primero la Unitat del Poble Valencià, después el Bloc Nacionalista Valencià y, hoy, Més-Compromís, la formación mayoritaria en Compromís. Este maestro de escuela, nacido en 1958 y curtido en la política municipal de su pueblo, Sueca (Valencia), donde llegó a ser alcalde, galvanizó en aquella foto con el Rey una imagen de político de formas moderadas, precursor de consensos y respeto al campo de juego institucional que le ha acompañado casi siempre en su trayectoria en la política nacional.

Foto: Joan Baldoví. (EFE/Fernando Alvarado)

Baldoví, que desde su militancia en política ha evolucionado desde las posiciones más identitarias hacia un valencianismo de izquierdas de corte práctico, lleva meses trabajando con algunos de sus compañeros más cercanos el regreso a la política valenciana en paralelo al fuerte desgaste que ha sufrido la exvicepresidenta de la Generalitat Mónica Oltra. El nombre del diputado, que ya es abuelo y lleva más de una década quemando bonos de AVE entre Madrid y Valencia, sonó desde el primer día para regresar a la cancha en casa y tomar el relevo autonómico en el liderazgo de Compromís tras la dimisión de Oltra, forzada por la imputación en el caso que investiga su gestión del expediente de abusos sexuales a una menor tutelada por su exmarido.

El miércoles pasado, Baldoví llamó por teléfono a Oltra y al alcalde de Valencia, Joan Ribó, ambos de Iniciativa del Poble Valencià, la segunda pata de Compromís, para comunicarles su intención de dar el paso como candidato a la Generalitat en las primarias previstas para febrero. Su plan está trazado. La intención es comenzar a trabajar cuanto antes el cartel electoral, evitar a ser posible un enfrentamiento interno para salir elegido por aclamación y afrontar una larga campaña en la que el Botànic que Compromís comparte con el PSPV-PSOE de Ximo Puig y Unidas Podemos se juega sobrevivir a una tercera cita con las urnas. Los defensores de la opción de 'Baldo', como se le conoce en la coalición, creen que su nivel de notoriedad pública y buena valoración en las encuestas lo habilita como la mejor opción posible para Compromís.

El movimiento cogió con el pie cambiado a parte de Iniciativa, el partido de Oltra. Especialmente a aquellos que todavía confían en un posible retorno de la política autonómica, cada vez menos probable por los tiempos procesales. La opción de la experimentada política valenciana en caso de salir exonerada judicialmente, que está por ver, cada vez empuja más hacia una cabeza de lista por Valencia a las generales. También el entorno de la nueva vicepresidenta valenciana, Aitana Mas, que está en fase de maduración y consolidación en la primera línea política, trasladó el mensaje de que es pronto para abrir el debate de la candidatura a la Generalitat y señaló que la también 'consellera' de Igualdad dirá en febrero si compite o no por ser el cartel autonómico, lo que abocaría a unas primarias abiertas.

Sin embargo, con Baldoví ya en precampaña interna, el espacio de Mas se estrecha. Ayer recibió el respaldo en forma de muestras públicas de apoyo en redes sociales de numerosos de cargos de Més, como el 'exconseller' de Educación Vicent Marzà. Pero también de personas ajenas a su partido como el alcalde Ribó, de Iniciativa, el líder de Más País, Íñigo Errejón, o la misma vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz. "Le deseo la mejor de las suertes políticamente. Quiero que ganen", dijo sobre el diputado, ofreciéndole su respaldo político. Este gesto no es baladí. Revela la relación que Baldoví ha ido tejiendo con Díaz en Madrid y el papel de puente entre Sumar y Compromís para aunar fuerzas en las próximas elecciones generales. Las autonómicas serán otra cosa.

El 26 de octubre de 2016, hace ya más de seis años, a primera hora de la mañana, Joan Baldoví se plantó en el Palacio de la Zarzuela con un documento de cuatro páginas en lo que fue el último intento de lograr un acuerdo de investidura entre el PSOE, Podemos y otras fuerzas de izquierda tras las elecciones generales que se habían celebrado en diciembre de 2015. En aquella cita, los morados de Pablo Iglesias y Ciudadanos irrumpieron con fuerza en el Congreso de los Diputados, abriendo una brecha en el bipartidismo. Pedro Sánchez venía de intentar una alianza con los naranjas de Albert Rivera, que no logró respaldo suficiente en la Cámara. Ante la ausencia de mayorías para designar un presidente, Felipe VI optó por convocar de nuevo a las urnas. Se celebraron en junio y Mariano Rajoy fue reelegido presidente con la abstención de los socialistas y sin el voto de Sánchez, que había renunciado a su escaño para no contribuir el pasillo al candidato del Partido Popular.

Noticias de Comunidad Valenciana
El redactor recomienda