Es noticia
Menú
Intercity, la 'startup' que revoluciona el fútbol desde Alicante: "Somos únicos en el mundo"
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
TECNOLOGÍA Y DEPORTE

Intercity, la 'startup' que revoluciona el fútbol desde Alicante: "Somos únicos en el mundo"

Tras subir cuatro categorías en cinco años, el Intercity cae en Bolsa pese al ascenso a la RFEF 1, pero sigue con la ambición de ascender a Segunda con el respaldo de un fondo de inversión de Dubai

Foto: El presidente del CF Intercity, Salvador Martí; el vicepresidente, Perfecto Palacio, y el cofundador Javier Mira, tocan la campana durante la ceremonia de salida a bolsa del CF Intercity. (EFE/Emilio Naranjo)
El presidente del CF Intercity, Salvador Martí; el vicepresidente, Perfecto Palacio, y el cofundador Javier Mira, tocan la campana durante la ceremonia de salida a bolsa del CF Intercity. (EFE/Emilio Naranjo)

Hay otros clubes de fútbol que cotizan en Bolsa, como el Juventus o el Manchester City, pero solo uno de ellos se ha atrevido a entrar en el parqué sin una marca potente entre la élite. Y ya se ha convertido, en un abrir y cerrar de ojos, en el primer equipo de la ciudad de Alicante tras subir recientemente a la RFEF 1, el cuarto ascenso en cinco años, a un paso del fútbol profesional.

“Somos un caso único en el mundo”, explica Toni Gallego, principal ejecutivo del grupo Intercity, “nuestro modelo tiene la consideración de 'start up': es decir, alguien tiene una idea y necesita inversión; después un producto y necesita más inversión; a continuación necesita más inversión para comercializarlo hasta lograr, finalmente, que sea sostenible: llegar a ingresar los 6 u 8 millones de televisión por estar en Segunda División, además de las ayudas de la Liga y de la Federación”.

Foto: Manifestación contra la directiva del Hércules tras el último descenso del equipo. (EFE/Manuel Lorenzo)

La idea surgió hace cinco años de Salvador Martí y Javier Mira, empresarios del sector de la tecnología (tienen una compañía de reconocimiento facial). “Se nos ocurrió viendo un partido de play-off de ascenso del Hércules, que, con una deuda de 20 millones y 20.000 aficionados en el Rico Pérez, dependía de un mecenas [Enrique Ortiz]. Y si este se iba, dejaba la deuda en el club”, cuenta Martí, el presidente del Intercity. “¿Qué pasaría si creas un club en el que la gente pudiera ser dueña y, por el camino, ganar dinero?”. Dicho y hecho. El Intercity empezó en Primera Regional y ha crecido de manera exponencial.

El pasado 1 de noviembre salió a Bolsa, primer club en España, a razón de 1,20 euros la acción. Ha llegado a valer dos euros y pico, pero ahora está a 0,70, curiosamente ha bajado en la cotización después del ascenso deportivo. ¿Por qué? “Es una sorpresa que no se haya recogido el valor después del ascenso”, reflexiona Martí, “pero en una empresa tan pequeña hay mucha volatilidad. No nos preocupa”. Las acciones, por regla general, suben porque hay más gente que quiere comprar que gente que quiera vender. El Intercity comenzó la aventura con 200 accionistas, que ya eran dueños de títulos antes de salir a cotizar, y ahora hay 2.800.

Estos accionistas suelen gastarse, como mucho, un 1% de su patrimonio. Son pequeñas inversiones. La financiación del Intercity viene en gran parte a través de ampliaciones de capital: se ha cubierto una de 550.000 euros y se está preparando otra por una cantidad parecida. Aunque hay otros dos inversores privados, la clave de la financiación es el acuerdo del grupo Intercity con ABO, un fondo de inversión de Dubái que cubre 4.900.000 euros en dos años. Este fondo ha firmado una operación similar con la constructora Urbas.

“Le presentamos el proyecto a ABO y les interesó”, explica Toni Gallego, “ellos son como comerciales nuestros, captadores de inversiones a nivel mundial. Dan una aportación inicial y permanecen dos años en el accionariado. Van colocando las acciones en el mercado o a través de inversores apalabrados”. Se necesita mucho dinero para pagar las estructuras, los jugadores, los entrenadores, los campos... El presupuesto del club es de seis millones para el fútbol y otro más para el baloncesto.

Foto: Los ejecutivos del Intercity en su debut en el BME Growth.

Este grupo de jóvenes empresarios tienen, aseguran, el visto bueno de las instituciones valencianas, la Liga y la federación. Eso sí, el Intercity es una inversión de riesgo que puede fluctuar un 200%. “Cuando jugamos el ascenso, había más gente comprando y vendiendo”, añade Martí, que recuerda la imagen de la película Match Point, de Woody Allen, cuando la pelota de tenis vacila entre pasar o no la red y la historia cambia completamente. “Algo de suerte hemos tenido de conseguir cuatro ascensos en cinco años”.

Esta sería, dice Martí, una posible salida para el Valencia CF, si de verdad pudiera desembarazarse de Peter Lim. “Más del 50% de los accionistas del Intercity son aficionados del Hércules”, asegura el presidente. ¿Y han pensado en fusionarse? “Claro. Toda la ciudad nos lo plantea. Sería bueno para la ciudad, para el Intercity y para el Hércules, pero exigimos trasparencia total y el dueño del Hércules no quiere vender”, responde.

Muchos aficionados, los más puristas, desprecian a este tipo de clubes por carecer de historia y de masa social. Es un club de diseño. Algunos recuerdan el caso del Huracán, en Valencia, un club surgido de la nada que acabó en un gran fiasco. “Es bonito crear algo desde cero”, continúa Martí. “Soy herculano de toda la vida. Mi sigue siendo del Valencia CF. Todos hemos nacido con colores heredados. Los niños de nuestros accionistas serán del Intercity. Al principio venían a vernos 30 personas; y ahora ya son 1.200”.

El primer equipo del Intercity juega en un campo municipal de Alicante, el Antonio Solana, que va a adaptarse este verano a las exigencias de la federación para los conjuntos de RFEF 1: una grada para 4.000 personas, iluminación y un videomarcador. “Estamos preparando un abono único para el fútbol y para el baloncesto”. Porque este es otro de los objetivos: diversificar el negocio. El Intercity ha absorbido al histórico Club Baloncesto Lucentum, en la segunda categoría del baloncesto nacional, con 1.200 abonados. En fútbol, el Alicante (un guiño a un histórico desaparecido) es el filial del Intercity. El fútbol base tiene su sede en San Juan (1.200 niños). El fútbol sala, en Crevillent. Y ha arrancado con fuerza un equipo femenino.

Foto: Bolsa de Madrid (EFE)

Tras dos fructíferos años de Quique Hernández como máximo responsable deportivo, el Intercity ha decidido darle las riendas de vicepresidente deportivo a Juanfran Torres, exjugador internacional del Atlético de Madrid. “Hemos crecido más rápido que nuestra experiencia. Por eso recurrimos a Juanfran y ahora a Jorge López (director deportivo, exjugador del Valencia y del Zaragoza)”, resume Martí. “Empecé hace un año como accionista”, dice un entusiasmado Juanfran Torres, “y el objetivo es la profesionalización deportiva”. Para eso ha fichado a Jorge López. “Tenemos máxima ambición”, apuntala Jorge, que mantendrá de entrenador a Gustavo Siviero, autor de dos ascensos. López desveló el proyecto de una ciudad deportiva que eluda el actual nomadismo en busca de campo de entrenamiento, uno de los grandes inconvenientes.

¿Qué ventajas tiene cotizar en Bolsa? “Muchas”, remata Martí, “tenemos otras herramientas. Podemos pagar a un jugador sin sacar dinero de la caja. Por ejemplo, este año hemos pagado primas del ascenso a los jugadores con acciones, de forma voluntaria. Todos nuestros jugadores son accionistas”. Los ejecutivos hablan con entusiasmo del proyecto. La transparencia de las cuentas es el valor supremo, aseguran. La ambición es máxima para alcanzar el fútbol profesional. “Ahora nuestro valor en Bolsa es de cuatro millones”, sentencia Toni Gallego. Esta 'start up' pretende revolucionar el fútbol.

Hay otros clubes de fútbol que cotizan en Bolsa, como el Juventus o el Manchester City, pero solo uno de ellos se ha atrevido a entrar en el parqué sin una marca potente entre la élite. Y ya se ha convertido, en un abrir y cerrar de ojos, en el primer equipo de la ciudad de Alicante tras subir recientemente a la RFEF 1, el cuarto ascenso en cinco años, a un paso del fútbol profesional.

Hércules CF