la policía local sigue decomisándolos

Lime desafía al Ayuntamiento y saca otra vez sus patinetes a las calles en Valencia

Tras lo que parecía una retirada inicial, la compañía de Uber y Google vuelve a la carga sin haber pagado las multas ni haber recogido los aparatos retirados

Foto: Agentes de la Policía Local retira patinetes de Lime en Valencia.
Agentes de la Policía Local retira patinetes de Lime en Valencia.

La empresa de alquiler de patinetes compartidos LimeBike se ha propuesto forzar la máquina con el Ayuntamiento de Valencia aún a costa de acumular multas y perder el control sobre una parte importante de su flota de vehículos. La compañía participada por Uber y por Alphabet (Google) decidió este sábado sacar otra vez a la calle varias decenas de sus patinetes pese a que el pasado miércoles la Policía Local decomisó medio centenar alegando una ocupación irregular del espacio público (aceras). Tras dos días en que Lime parecía haber aceptado la advertencia del consistorio que dirige Joan Ribó (Compromís) en coalición con el PSOE y Valencia en Comú (Podemos) de que debía solicitar licencia para operar y debía esperar a que se publicase la nueva ordenanza municipal de movilidad que regula estos aparatos, la compañía americana optó por reanudar su actividad aún a riesgo de recibir nuevas denuncias. "Llevamos desde el 15 de julio intentando hablar con todos los responsables de movilidad del ayuntamiento, incluso hemos enviado una carta al alcalde. Lo único que queremos es sentarnos para iniciar un diálogo y que nos digan cuál es la normativa que tenemos que cumplir. Tenemos muchas cosas que aportar a la ciudad", señaló a El Confidencial Álvaro Salvat, director general de Lime en España.

Los patinetes aparecieron a primera hora de la mañana repartidos por toda la ciudad. Tras un contacto del equipo municipal con Lime para conocer su posición, ésta insistió en mantenerlos en funcionamiento, por lo que a primera hora de la tarde un operativo de la Policía Local comenzó a incautarse de los aparatos para trasladarlos a su central en la Avenida del Cid, donde se acumulaban ya cincuenta patinetes sin que la empresa de 'sharing' haya procedido a recogerlos y pagar las multas. El balance del operativo se saldó al final de la tarde con 15 actas de denuncia y otros 25 patinetes incautados. Las sanciones rondan los 30.000 euros y fuentes municipales creen que los servicios jurídicos de Lime han encontrado algún vericueto legal para sostener su pulso con el Ayuntamiento.

Álvaro Salvat, director general de Lime, niega un desafío al Ayuntamiento: "Solo queremos sentarnos y que nos expliquen cómo tenemos que hacerlo"

Lime niega que su plan pase por abrir una batalla legal con el consistorio y que su estrategia pueda interpretarse como un desafío. "No entendemos qué norma es la que no estamos cumpliendo. Si tenemos que pagar una tasa y contribuir socialmente la pagaremos; si hay una ordenanza la cumpliremos, pero queremos sentarnos para dialogar y que nos lo expliquen. Es algo que todavía no hemos conseguido", insiste Salvat.

Despliegue de patinetes de Lime en Valencia el sábado, pese a la prohibición del Ayuntamiento.
Despliegue de patinetes de Lime en Valencia el sábado, pese a la prohibición del Ayuntamiento.

El Ayuntamiento de Valencia trabaja en una nueva ordenanza de movilidad que regulará el uso de patinetes en la ciudad en general, tanto particulares como compartidos. Estos aparatos están prohibidos por una norma de la exalcaldesa Rita Barberá, ya fallecida, pero el consistorio hace la vista gorda ante su empleo cada vez más masivo como medio de transporte personal al tiempo que trabaja en una nueva regulación que afectará también a las compañías de alquiler, que requerirán de autorización o licencia de actividad para poder operar. La concejalía de Hacienda también trabaja en una tasa que gravará el uso el espacio público (aceras), al igual que ocurre ahora con los bares o restaurantes que ocupan parte de la calle. La tasa se extenderá seguramente a las empresas de alquiler de motos, que ahora operan con licencias pero que hasta ahora no realizaban ningún abono a las arcas municipales más allá del impuesto de matriculación.

Fuentes municipales creen que Lime ha encontrado algún vericueto legal para sostener el pulso pese a que va acumulando multas y sanciones económicas

Lo que parece descartado es seguir el modelo de San Francisco, que tras verse desbordado por las empresas de 'sharing' de patinetes optó por suspender su uso y abrir un programa piloto de concesiones del que se han beneficiado dos empresa y en el que Lime se ha quedado fuera. El alcalde de Valencia, Joan Ribó, aseguró el viernes que esa fórmula estaba siendo estudiada, pero que podía restringir las posibles mejoras e innovaciones en el servicio, al cerrar el mercado a apenas un par de compañías.

Lo cierto es que la presión de la oferta es elevada. Además de Lime, compañías como las españolas Bbuho y Koko Kicksharing y la alemana Wind se han puesto en contacto con la concejalía de Movilidad que dirige Giuseppe Grezzi para comunicarle su deseo de operar en Valencia. Los socialistas quieren acelerar plazos para cerrar la polémica y hacer un cambio rápido en la actual ordenanza para incluir a los patinetes, pero Grezzi trabaja en un borrador nuevo de ordenanza de movilidad para la ciudad que pretende presentar en un mes más o menos.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios