El nuevo boom de la economía colaborativa

Ofrecen 4.000€ al mes por cargar patinetes eléctricos en Madrid... ¿dónde está el truco?

La compañía LimeBikes está a punto de lanzar su servicio de patinetes compartidos en España y busca gente que quiera cargarlos en su casa. Pero, ¿te puedes hacer de oro con esto?

Foto: (Foto: Reuters)
(Foto: Reuters)

¿Alguna vez habías imaginado que podrías hacerte de oro recogiendo patinetes eléctricos de una multinacional, cargándo sus baterías en tu casa y volviéndolos a dejar en la calle? Quizá, así, de primeras, te suene demasiado futurista o hasta distópico, pero es lo que promete LimeBike, la mayor empresa de 'patinete sharing', que, con el dinero de Uber y Alphabet (Google) detrás, y tras arrasar en California, desembarcará en las próximas semanas en nuestro país.

La compañía ha lanzado en estos días, como recoge Hipertextual, diversas ofertas de empleo buscando gente de Madrid y Valencia que quiera formar parte de su equipo de ‘Lime Juicer’. O lo que en cristiano viene a significar personas que se ofrezcan a llevarse los patinetes descargados a su casa para cargarlos y volver a ponerlos en circulación. Parece algo tedioso y mal remunerado, pero nada más lejos de la realidad. Desde Lime aseguran que con ellos te puedes llevar hasta 200 euros diarios o 4000 mensuales. ¿Un chollazo? Bueno, suena muy bien, pero piénsatelo dos veces antes de intentar forrarte con este nueva oportunidad de la economía colaborativa.

Con esas cifras por algo tan simple, es normal que a uno se olvide la letra pequeña, pero aquí, como en todo, la hay. Aún es pronto para saber si de verdad te saldrá rentable meterte en el negocio de los ‘juicers’ (Lime no ha dado datos de cómo son sus patinetes ni de cómo funcionará exactamente la relación con estos trabajadores), pero, gracias, en parte, a la experiencia estadounidense, y a lo que se deduce de las ofertas, sí que podemos hacernos una idea de lo que tendrás que tener en cuenta si quieres sacarle provecho. Desde la electricidad hasta la gasolina o el tiempo que deberás dedicar a este trabajo sin olvidar, obviamente, lo de hacerte autónomo.

El eterno autónomo

Aunque en las ofertas se obvian bastantes detalles sobre la relación de la compañía y el trabajador, sí se deja claro que el ‘juicer’ deberá ser autónomo, moviéndose, según Lime, “a su propio ritmo y en su propio horario”. Es decir, como ya ocurre con Deliveroo o Glovo, aquí también deberás trabajar por cuenta propia, con los gastos que esto acarrea.

Habrá que esperar a ver si estamos ante otro caso (como el de los ‘riders’), de ‘falsos autónomos’, pero lo que está claro es que no tendrás un sueldo fijo de la compañía y que te pagarán dependiendo de los dispositivos que recargues. Muy importante apuntar esto último.

Tener coche o furgoneta

Entre los requisitos que aparecen en la oferta no pone nada sobre cómo debes cargar los patinetes o si necesitas vivir en un lugar específico, pero sí se pide que tengas carné de conducir y acceso a un vehículo. Es cierto que los patinetes se pueden coger a pie y llevártelos hasta tu casa, y viceversa, pero todo apunta a que Lime te obligará a adquirir algún tipo de vehículo motorizado (camión, coche o furgoneta) por lo que cuenta también con este gasto.

En Estados Unidos, hay ejemplos de gente que, debido a la fiebre de estos patinetes, ha ideado todo de mecanismo para llevarse decenas de patinetes a casa de una tacada, pero en una ciudad como Madrid será más complicado, principalmente por el tráfico y los espacios, sin contar con las restricciones que vendrán con el nuevo reglamento de movilidad. Apunta bien los atascos y ten en cuenta los gastos que mover un vehículo de grandes dimensiones por la ciudad conlleva.

Horarios extraños

Si te gusta trabajar de noche y madrugar ésta es una gran oportunidad. Como es un trabajo “flexible”, según la compañía, en la oferta no establecen ningún horario, pero sí dejan claro que la carga se hace de noche y que los patinetes deben estar listos a primera hora de la mañana para que el usuario los coja. Es decir, se apilan a última hora de la calle y se devuelven a con las primeras luces del día para sacarles el máximo provecho.

Si vamos a ver lo que ocurre en Estados Unidos, confirmamos esta idea. Allí, los ‘juicers’ tienen que dejar sus ‘scooters’ cargadas a las 8 de la mañana y repartirlas por toda la ciudad (en los puntos que le indica la compañía). Si contamos que el tiempo de carga de uno de estos patinetes que esté casi vacío llega a durar unas 5 horas, echa cuentas. En cuanto a la hora de recogida es bastante flexible y depende un poco de la ciudad y de los requisitos de la compañía.

Límite en la recogida

Pongamos que ya eres autónomo, te has hecho con una furgoneta y estás mentalizado de los horarios. Pues debes saber que no vas a ganar los 100 o 200 euros el primer día. Según explican los usuarios estadounidenses, lugar en el que nació Lime, la propia ‘app’ tiene un sistema de ascensos en el que los ‘juicers’ no pueden recoger todos los patinetes que quieran, sino que te van poniendo límites hasta llegar al máximo.

En el país americano, el límite se coloca en los 10 patinetes diarios que a 5 dólares por cada uno (de media, pueden darte más dinero si está el patinete está muy lejos o escondido que otros) da un total de unos 50 dólares. Muy por debajo de los 200 euros que prometen en España. Veremos cómo se reparte el dinero aquí, pero está claro que no será tan fácil cómo ir cazando patinetes a mansalva.

Mapa de los 'juicers' con los patinetes que puedes recoger. (Foto: San Diego Reader)
Mapa de los 'juicers' con los patinetes que puedes recoger. (Foto: San Diego Reader)

Cargadores y electricidad

Por último, pero no por ello menos importante, hay que valorar lo que vayamos a gastar en electricidad, y en cargadores. Sí, porque una vez hecho 'juicer', la compañía te pedirá que adquieras sus cargadores para poder rellenar sus patinetes. El precio en España aún no se conoce pero en EEUU vienen en paquetes de cuatro y rondan los 40 dólares, sino tienes algún código de descuento.

En lo referente a la electricidad quizá sea la cuenta más complicada que tendrás que hacer, y es muy posible que no veas el dinero que esto te restará hasta después de haber empezado a trabajar para LimeBikes. De momento no sabemos ni cuánta energía llegan a chupar estos vehículos ni cómo repercutirá esto en la factura de la luz (en Los Ángeles hablan de que allí una recarga de un Lime-S suele rondar los 20 céntimos). Pero bueno, a ver quién es el guapo que se resiste a los 4.000 euros mensuales.

Desde Teknautas nos hemos puesto en contacto con Lime para saber cómo funcionará su programa de ‘juicers’ en nuestro país, pero todavía no hemos recibido respuesta.

Tecnología

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios