Es noticia
Menú
Sue Wilson, la británica que desafía a May desde Alcossebre: "Habrá otro referéndum"
  1. España
  2. Comunidad Valenciana
líder de bremain spain: ha llevado el brexit a la justicia

Sue Wilson, la británica que desafía a May desde Alcossebre: "Habrá otro referéndum"

Esta inglesa afincada en la costa de Castellón lidera la demanda promovida por expatriados en la Corte de Londres contra el Brexit y la primera ministra del Reino Unido

Foto: Susan Wilson, en el paseo marítimo de Alcossebre (Castellón) donde reside desde hace once años. (V.R.)
Susan Wilson, en el paseo marítimo de Alcossebre (Castellón) donde reside desde hace once años. (V.R.)

Susan Wilson enseña en varias ocasiones su teléfono móvil, sentada en la terraza en la que se desarrolla la entrevista frente a la playa del Cargador de Alcossebre (Castellón). “Mira. En apenas cuatro horas hemos recaudado casi 9.000 libras. El objetivo era recoger 10.000 libras el primer mes para poder empezar a pagar a los abogados”. Wilson es la presidenta de Bremain in Spain, un movimiento de expatriados británicos repartidos por toda España que rechaza la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que ya suma más de 5.000 integrantes en su grupo de Facebook y que ha convertido las redes sociales y la plataforma de videconferencias Skype en su sala de reuniones.

“Yo nunca antes había estado interesada por la política, pero cuando surgió el asunto del Brexit comencé a preocuparme. Ahora dedico todo mi tiempo a esto. Viajo al menos una vez al mes al Reino Unido. Estamos haciendo mucho ‘lobby’: enviamos cartas a dirigentes políticos, hablamos con periodistas y medios de comunicación, solicitamos reuniones con las instituciones…”, explica.

El Gobierno decía que la vida después del Brexit iba a ser mucho mejor; ahora ha pasado a decir: ‘Bueno, quizás no sea tan buena'

Su última acción, en la que tienen concentrados sus esfuerzos, amenaza con convertirse en otro quebradero de cabeza para Theresa May. Wilson y sus compañeros la denominan “la causa”, (‘the case’), la demanda judicial interpuesta contra la primera ministra por haber activado el artículo 50 del Tratado de Lisboa para negociar la salida de la Unión Europea pese a las dudas existentes sobre la limpieza de la campaña del ‘leave’ en el referéndum del Brexit.

placeholder Portada de la demanda de Sue Wilson y otros expatriados contra Theresa May por el Brexit.
Portada de la demanda de Sue Wilson y otros expatriados contra Theresa May por el Brexit.

Wilson es la firmante principal de una demanda judicial en la que están involucrados abogados contrarios al abandono de la UE y que ha sido promovida por expatriados de España, Francia o Italia. “La campaña fue fraudulenta. Mucha gente se ha dado cuenta ahora de que fue engañada, de que hubo mucha tergiversación”, explica. El argumento legal es que los promotores del Brexit hicieron trampas, gastaron más dinero del permitido y manipularon el resultado. La “voluntad del pueblo” sobre la que May sustentó el pistoletazo de salida del Brexit no era real. “El principal argumento es que se quebró la ley y que May tomó una decisión con la información incorrecta porque la campaña pudo ser fraudulenta”.

Los demandantes solicitan la anulación del referéndum y la celebración de una nueva convocatoria. La causa está ahora en su primera instancia, acaba de recibir las primeras alegaciones del Gobierno de May, que deben ser contestadas por los demandantes. Para financiar los gastos legales, Wilson lanzó un reto de ‘crowdfunding’ a través del portal ‘crowdjustice’ que ha recogido 20.000 libras en menos de dos días y que ha ampliado su objetivo hasta las 50.000 libras, lo que da una idea del nivel de implicación de muchos expatriados en la actividad anti-Brexit.

La campaña del Brexit fue fraudulenta. Mucha gente se ha dado cuenta ahora de que fue engañada, de que hubo mucha tergiversación

Los grupos Bremain están dispuestos a llegar hasta el Supremo, convencidos de que de una forma u otra Gran Bretaña vivirá una segunda consulta sobre el Brexit y que, en esta ocasión, ganará la opción de la permanencia. “No solo está la gente que votó por permanecer, sino también personas que antes lo hiceron por salir, porque para muchos lo que les están diciendo ahora no tiene nada que ver con el Brexit que les prometieron”.

-¿Se está produciendo, por tanto, un cambio en la opinión pública?

-Es lento, pero está cambiando en la dirección adecuada. Creo que la opinión ya es mayoritaria por permanecer en la UE. Si hubiera ahora un nuevo referéndum ganaría el ‘remain’. El Gobierno explica que la gente que votó por salir lo hizo por abandonar del mercado único o por frenar la inmigración. Pero ahora mucha gente está diciendo que no votó por eso, que votó por más dinero para el servicio nacional de salud, que votó por una menor austeridad y por elevar su nivel de vida. Y ahora está muy claro que eso no es lo que pasaría si nos vamos. Después de conocer el resultado del referéndum, el Gobierno decía que la vida después del Brexit iba a ser mucho mejor; después comenzó a decir que iba a ser al menos tan buena como hasta ahora. Y ahora han pasado a decir: ‘Bueno, quizás no sea tan buena como actualmente, pero en el futuro debería serlo’.

placeholder Susan (Sue) Wilson está convencida de que habrá un nuevo referéndum sobre el Brexit. (V.R.)
Susan (Sue) Wilson está convencida de que habrá un nuevo referéndum sobre el Brexit. (V.R.)

Este giro progresivo en la opinión pública, la ausencia de mayorías claras en el Parlamento y un acuerdo que estará muy lejos de atender las grandes promesas de quienes hicieron campaña por el Brexit abonan el terreno para que tarde o temprano May tenga que someter el asunto a una nueva consulta ciudadana. “Cuando el acuerdo se presente en el Parlamento es muy probable que no haya refrendo. Entonces solamente habrá dos opciones, o nuevo gobierno o nuevo referéndum. Creo que va a haber otro referéndum”, opina esta expatriada.

La inquietud de los expatriados

Con 64 años y tras una carrera profesional en el mundo de los negocios, Wilson vive en la tranquila localidad de Alcossebre financiada con su pensión. Vendió sus propiedades en el Reino Unido para comprarse una casa tras un viaje en coche por las costas españolas en busca del mejor emplazamiento para instalarse con su pareja, un escocés que tardó algo más en jubilarse. Como presidenta de Bremain in Spain representa las inquietudes que rondan por la cabeza de los más de 300.000 británicos que residen oficialmente en España. La cifra puede alcanzar el millón de forma no oficial en algunos picos del año. Al contrario de la opinión extendida, la mayor parte no son pensionistas. “El 75% son familias que trabajan y el 25% personas retiradas. En el resto de Europa la media de pensionistas es del 20%”, señala.

Foto: Manifestación en apoyo del Sistema Nacional de Salud (NHS) en Londres, el 30 de junio de 2018. (Reuters)

El gobierno no habla con sus expatriados desde las más altas instancias. Pese a las solicitudes de entrevista, no hay interlocución con Theresa May o el ministro de exteriores. La comunicación con la legión de británicos que viven fuera del Reino Unido preocupados por la situación jurídica en la que quedarán o el efecto que tendría sobre sus vidas el abandono de la Unión se canaliza a través de las embajadas.

Nos reprochan que nosotros decidimos dejar Gran Bretaña. Pero también pagamos nuestros impuestos y es el país en el que nací

-¿Cuál es la situación de los expatriados? ¿Se tiene en cuenta su opinión?

-Desafortunadamente, a veces nos reprochan que fuimos nosotros los que decidimos dejar el país y vivir fuera de Gran Bretaña. Pero yo digo que también pagamos nuestros impuestos, que nuestras familias todavía viven allí y que es el país en el que nací. Estoy segura de que con el Brexit el futuro no sería bueno. Especialmente para los pensionistas, que ya han visto reducidas su pensiones por la devaluación de la libra, y para los europeos que viven en Gran Bretaña, que podrían tener que dejar el país o no podrán trabajar más. Es una situación horrible en cualquier caso, especialmente para los británicos que estamos en España.

placeholder Theresa May, es su reciente viaje a Kenya como primera ministra del Reino Unido. (Reuters)
Theresa May, es su reciente viaje a Kenya como primera ministra del Reino Unido. (Reuters)

Wilson no ve clara la opción de solicitar la nacionalidad española para garantizar sus derechos de permanencia en España: “Es complicado porque tienes que renunciar al pasaporte británico y esto genera un problema porque no sabemos qué impliaciones puede tener esto con el Brexit. Podría ocurrir que, si fuera ciudadana española, no pudiera entrar en mi país o tener problemas con mi pensión, por ejemplo”.

Pese todas las incertidumbres, la presidenta de Bremain Spain no cree que vaya a producirse un cambio generalizado de planes de vida entre los británicos que deciden emigrar por razones laborales o en busca de destinos con climas más amables, como España. “Este es mi hogar para el resto de mi vida y ocurre lo mismo con muchas otras personas. Porque lo amamos. Gran Bretaña es un país dividido y, en muchos aspectos, no es el que país amábamos. España es el país del futuro”, concluye.

Susan Wilson enseña en varias ocasiones su teléfono móvil, sentada en la terraza en la que se desarrolla la entrevista frente a la playa del Cargador de Alcossebre (Castellón). “Mira. En apenas cuatro horas hemos recaudado casi 9.000 libras. El objetivo era recoger 10.000 libras el primer mes para poder empezar a pagar a los abogados”. Wilson es la presidenta de Bremain in Spain, un movimiento de expatriados británicos repartidos por toda España que rechaza la salida del Reino Unido de la Unión Europea, que ya suma más de 5.000 integrantes en su grupo de Facebook y que ha convertido las redes sociales y la plataforma de videconferencias Skype en su sala de reuniones.

Brexit Theresa May
El redactor recomienda