testificales en la audiencia nacional sobre la financiación del PPCV

Camps devuelve la pelota a Ricardo Costa y mete a Zaplana en la melé de la Gürtel

El ex 'president' niega haber tratado con los cabecillas de Gürtel facturas del partido. "Mi relación con Álvaro Pérez no era ni de lealtad ni de amistad". Dice que Zaplana lo introdujo en Valencia

Foto: Camps, a su llegada a la Audiencia Nacional este miércoles para testificar en el juicio de Gürtel, acompañado por su abogado y su hijo mayor, también letrado. (EFE)
Camps, a su llegada a la Audiencia Nacional este miércoles para testificar en el juicio de Gürtel, acompañado por su abogado y su hijo mayor, también letrado. (EFE)

El ex 'president' valenciano, Francisco Camps, devolvió este miércoles la pelota a Ricardo Costa en su comparecencia como testigo en el juicio por la financiación ilegal del Partido Popular de la Comunidad Valenciana señalándolo como la persona que "llevaba la vida económica" de la formación política durante las campañas electorales de 2007 y 2008. El dirigente popular también defendió, en contra de lo que se desprende de las grabaciones que obran en la causa, que su relación con Álvaro Pérez 'El Bigotes' "no era ni de lealtad ni de amistad". "Era una persona que ponía el atril y el micrófono", señaló sobre su papel en la organización de actos del partido. Sobre cómo llegó Pérez a trabajar con el partido en Valencia, Camps señaló: "Me lo enviaron desde Madrid". Y apuntó a Eduardo Zaplana como presidente regional del partido en 2002 como la persona que lo introdujo en la organización valenciana.

Francisco Camps ya anticipó este martes en la comisión de investigación en el Congreso lo que iba a ser este miércoles su intervención en la Audiencia Nacional. Su posición ha sido negar las acusaciones lanzadas por el que fue su persona de confianza en la gestión orgánica del Partido Popular en la Comunidad Valenciana, Ricardo Costa. El que fue secretario general del PPCV confesó ante el tribunal la existencia de un sistema organizado para financiar de forma ilegal las campañas electorales a través de pagos en negro y mediante la elaboración de facturas falsas por parte de empresas contratistas de obra pública a Orange Market, la empresa de Francisco Correa, Álvaro Pérez y Pablo Crespo. "Sí, el PP se financiaba con dinero negro", fue la contundente frase lanzada desde el banquillo. A lo que añadió que Camps tomaba "las decisiones más importantes".

En sus respuestas a los abogados de los acusados de la Gürtel, Camps logró salir airoso. Negó en todo momento haber mantenido contactos con empresarios para gestionar pagos, haber tenido conocimiento de la existencia de pagos irregulares y también de la existencia de una reunión con el tesorero del partido en Génova, Luis Bárcenas. "Si un secretario general del partido se va Génova y le dice al ordenanza del partido o al tesorero que hay problemas se habría enterado el presidente y el secretario general", señalo en referencia a Mariano Rajoy y Ángel Acebes. "Si esa conversación se hubiera producido hubieran preguntado qué se estaba haciendo mal en Valencia".

Juan Cotino, en un momento de su declaración con Ricardo Costa sentado detrás.
Juan Cotino, en un momento de su declaración con Ricardo Costa sentado detrás.

Sobre la existencia de irregularidades en la contabilidad, manifestó a preguntas del Abogado del Estado que "jamás habría permitido un sistema de pagos como el que usted me está diciendo. Jamás habría defendido un sistema de este tipo". Tras insistir en varias ocasiones que se enteró de la investigación tras "una filtración" a El País, indicó: "Fui al secretario general y le dije: ¿es posible que esto este pasando? El señor Costa me dijo que no. Le pedí que cogiera el libro de cuentas, que se hiciese una auditoría, que compareciera en el parlamento, con trasparencia".

En ese sistema, Costa apuntó como organizadores y ejecutores a los vicepresidentes Víctor Campos, Vicente Rambla y Juan Cotino, además del propio expresidente autonómico. A excepción de Rambla, que está acusado en esta causa, los otros tres exdirigentes populares han quedado fuera del proceso, pero estaban citados como testigos. Campos compareció ayer martes y admitió que entregaba "paquetitos" a la gerente Cristina Ibáñez, también procesada, pero aseguró que se trataba de donaciones anónimas legales inferiores a 3.000 euros y negó la existencia de una trama de financiación opaca al fisco e ilegal. "Se lo entregaba a ella para que la ingresase en la cuenta legal del partido correspondiente a las donaciones. No sé que decirle porque nunca le he dado importancia", contestó a preguntas de la abogada de la acusación popular del PSOE.

Francisco Camps, con los acusados del jucio por la financiación ilegal del PP valenciano.
Francisco Camps, con los acusados del jucio por la financiación ilegal del PP valenciano.

La parte más comprometedora fue cuando tuvo que explicar su relación con Álvaro Pérez. Justificó la polémica conversación grabada por la Policía Nacional del "te quiero un huevo" en que era la víspera de Navidad (24 de diciembre de 2008) y llamó a mucha gente para felicitar las fiestas. En todo momento trató de marcar distancias con el cabecilla de la Gürtel en Valencia, al que situó como una persona encargada "traseras", "atriles" o "micrófonos", pero que desconocía tenía una empresa. "No sabía que existía Orange Market", llegó a afirmar.

En su turno como testigo, Juan Cotino, procesado por la pieza del caso Gürtel relativo a la visita del Papa Benedicto XVII a Valencia en 2006, también negó tener conocimiento de los mecanismos de financiación de la formación política. Como Camps exculpó a Vicente Rambla de tener responsabilidades en la gestión económicas de las campañas electorales. "Se encargaba el partido y las personas del partido"

José Luis Peñas, el exconcejal del Partido Popular que destapó la existencia de la trama Gürtel aportando a la Fiscalía Anticorrupción 80 horas de grabaciones con los cabecillas de la trama, fue el primero en testifica en la jornada. Se ratificó en que, como consecuencia del impago de deudas impagadas por actos organizados con el Partido Popular, Correa y sus subordinados “tenían que realizar facturas falsas para poder cobrar en la Comunidad Valenciana”. Peñas señaló que se organizaban actos para los populares también en la Comunidad de Madrid que después se facturaban a empresas o a la propia Administración Pública y que este sistema se trasladó a Valencia. En este sentido, indicó que Orange Market era una de las empresas “más importantes” del grupo y que era “la más importante en Valencia”.

El denunciante fue objeto de las invectivas de algunos de los abogados de los acusados, que trataron de poner en entredicho la credibilidad de su testimonio. El momento más tenso fue cuando la abogada de Pablo Crespo quiso que se admitiese como prueba una grabación en la que Peñas advierte a Crespo que “se lleva a todo el mundo por delante” y se intuye una amenaza. El juez Vázquez Honrubia negó la admisión de la conversación como prueba.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios