Corrupción: Comisión del 3% más una pizza millonaria: así funcionaban las mordidas en Valencia. Noticias de Comunidad Valenciana
entrevista a Vicente Monsonís

Comisión del 3% más una "pizza" millonaria: así funcionaban las mordidas en Valencia

La situación llegó a tal punto en la comunidad que el expresidente de la Asociación de Empresarios de Construcción de Castellón no ha dudado en utilizar el término 'napolitización' para explicarla

Foto: Una joven del Colectivo contra la Corrupción protesta ante el Tribunal Superior de Justiccia de Valencia en 2011. (EFE)
Una joven del Colectivo contra la Corrupción protesta ante el Tribunal Superior de Justiccia de Valencia en 2011. (EFE)

“Determinadas empresas llegaron a constituir verdaderos monopolios artificiales. Pagaban comisiones próximas al 3% de la adjudicación y, además, lo que se denominaba ‘una pizza’: introducían modificaciones falsas en el proyecto. Y sobre esa modificación, el porcentaje de la mordida era hasta del 30%”. Así lo ha asegurado el expresidente de la Asociación de Empresarios de Construcción de Castellón, Vicente Monsonís, en una entrevista a 'Cadena Ser' en la que ha explicado cómo funcionó entre 1997 y 2005 el sistema de mordidas del PP en la Comunidad Valenciana.

A lo largo de la entrevista, Monsonís ha insistido en que se trataba de "un modus operandi muy circunscrito a determinadas empresas, no era una cuestión generalizada, sino que estaba circunscrito a empresas de su confianza que llegaron a constituir verdaderos monopolios artificiales". De hecho, la situación llegó a tal punto en la comunidad que el empresario no ha dudado en utilizar el término 'napolitización' a la hora de explicarlo, equiparando así lo vivido en Valencia con la forma en que la mafia afecta a los negocios y la política en Nápoles.

“He tenido que ver cómo proyectos antes de salir a licitación estaban en la mesa de determinados empresarios y cómo empresarios salían de reuniones con la autoridad política de despachar los presupuestos anuales del año siguiente, de decidir dónde invertir, cómo invertir, eso lo he visto yo”, ha asegurado Monsonís. En este sentido, el expresidente de la Asociación de Empresarios de Construcción de Castellón ha explicado además cómo los que se negaban a pagar las mordidas quedaban apartados: “Se me dijo literalmente ‘estás muerto como empresario’, porque me negaba a ciertas prácticas, y así lo viví. Se nos hacía morir de éxito. Nos adjudicaban determinadas obras y luego se nos cortaba la financiación”.

Preguntado sobre por qué no denunció estas prácticas, Monsonís ha apuntado al poder que tenían aquellos que se encontraban detrás de esta trama. “Eran capaces de arruinarte y qué pruebas tengo yo. El problema son las pruebas, qué pruebas tengo yo frente a una actitud napolitana”, se ha justificado. Asimismo, el empresario ha asegurado que este tipo de irregularidades en las adjudicaciones de obras públicas no se limitaban a la Comunidad Valenciana, sino que también se extendían a otras administraciones. "Políticos, administraciones y empresas van de la mano", ha afirmado. "Las raíces son más profundas que estrictamente la financiación ilegal de un partido".

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios