vinculado a fondos americanos y capital local

El tapado que puede hacerse con el jugoso suelo de la Fórmula 1 en Valencia

El 'dubaití' de Murcia se esfuma sin pagar. El gestor Net de Gerrers espera turno junto a parte de la burguesía valenciana, pendientes de la solvencia de una firma con 5.000 euros de capital

Foto: Una parte de trazado del Valencia Street Circuit, ahora abandonado. (EFE)
Una parte de trazado del Valencia Street Circuit, ahora abandonado. (EFE)

El proceso de venta de las parcelas que ocupan una parte importante del antiguo circuito de Fórmula 1 de Valencia empieza a poner cara de telenovela venezolana. Lo que se había organizado como una subasta clásica al mejor postor por parte del administrador concursal de Acinelav Inversiones 2006 ha resultado ser una partida de póquer donde, de momento, la apuesta más alta llevaba detrás un farol del tamaño de una catedral. Pereabros Investement, la sociedad vinculada al empresario murciano Antonio Perea que lanzó la puja más alta, por encima de los 40 millones, se ha esfumado sin desembolsar la garantía del 10% que exigía el 'pool' bancario liderado por el BBVA como condición previa a la futura firma de la escritura por los más de 200.000 metros cuadrados repartidos en las cuatro fincas en liza.

Frustrado este primer intento, el despacho barcelonés Rousaud Costas Duran se ha puesto en contacto con el aspirante que hizo la segunda oferta más generosa, una mercantil creada el pasado mes de abril con apenas 5.000 euros de capital. Se llama Business Together, está domiciliada en Gandía y tiene como administrador único a Antonio Delgado Garrido, un empresario con poderes en otras mercantiles como Edificaciones Albufera 2001, Antochelo XX o Pensat i Fet 21. Ninguna de ellas presenta en sus últimos balances depositados en el Registro Mercantil solvencia suficiente como para afrontar los más de 30 millones de euros ofertados por las parcelas. Esto lleva a pensar al resto de aspirantes que Antonio Delgado, o ejerce de testaferro de un tercero, o va a tener dificultades para obtener la financiación si no encuentra a quién colocar el activo antes de que acabe esta semana, plazo que ha recibido para depositar las garantías.

La administración concursal y los bancos le han dado algo de margen para hacer el desembolso del 10%, pero la fecha límite después para la firma de la escritura es el 27 de julio. Si la garantía financiera no aparece y ocurre igual que con Pereabros Investment, o si no reúne todo el dinero para poder firmar la operación, la lista volverá a correr. Y el siguiente por volumen de oferta económica es un gestor de fondos y proyectos inmobiliarios que podría ser el verdadero tapado de la subasta. Se trata de Net de Gerrers, la consultora inmobiliaria creada en 2014 por el urbanista y financiero Eduard Navarro, un valenciano criado en Estados Unidos que, tras la crisis de las hipotecas 'subprime', decidió volver a su tierra para crear una compañía que hoy desarrolla proyectos inmobiliarios en colaboración con la Sareb, la banca, fondos vinculados al ladrillo e inversores locales.

Esperando a Business Together

Net de Gerrers ha hecho una oferta de algo más de 30 millones de euros por el suelo de Acinelav Inversiones, por encima de las que han lanzado los restantes aspirantes, otro gestor catalán de fondos asesorado por CBRE y Atitlán, el grupo inversor de Aritza Rodero y Roberto Centeno, el yerno del dueño de Mercadona, Juan Roig. La consultora tiene contactos con fondos de inversión inmobiliarios como Cerberus, Lone Star o Blackstone, pero estos no han mostrado, de momento, interés por los terrenos en liza, un suelo no urbanizable que todavía tiene que superar muchos escollos administrativos y burocráticos y despejar incógnitas en materia de cargas y costes urbanísticos antes de convertirse en un bocado apetecible para este tipo de inversores.

Navarro está asesorado por una de las personas que más saben de urbanismo e inversión en la Comunidad Valenciana, Jiménez de Laiglesia

Si Business Together pincha, la baza de Net de Gerrers está en conseguir financiación de estos fondos y también de inversores locales. Navarro ha logrado rodearse de parte de la burguesía local. Está asesorado por una de las personas que más saben de urbanismo e inversión inmobiliaria en la Comunidad Valenciana, Ignacio Jiménez de Laiglesia. En el equipo de Net de Gerrers también figura Enrique Lucas Romaní, el financiero y editor del periódico digital 'Valencia Plaza'. Lucas aparece en Net de Gerrers como 'head of Institutional Investment', aunque en realidad hace labores de captación de capital entre el empresariado local. Esta publicación informaba la semana pasada de que Business Together estaba tratando de colocar las parcelas a otros competidores y promotores con la intención de dar lo que en el sector se conoce como 'un pase', es decir, hacer de intermediario a cambio de una comisión. Estos contactos alimentaban todavía más las dudas sobre si Antonio Delgado será capaz de reunir el dinero necesario para completar la compra al 'pool' bancario de Acinelav.

No obstante, en ámbitos empresariales y del sector no se descarta que al final ninguno de los aspirantes ponga el dinero y el proceso acabe frustrándose y termine desierto. En ese caso, los bancos tendrán que buscar la forma de dar salida a unos activos que ya les provocaron un agujero de más de 200 millones de euros por los créditos iniciales de los socios originales de Acinelav.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios