la verdadera historia del gta Spano

Millones gastados, dos coches vendidos y un dueño tenaz: ¿qué fue del Ferrari español?

Domingo Ochoa lleva una década promocionando el GTA Spano, un superdeportivo de autor para ricos. Se ha gastado más de cinco millones y ha quebrado una vez. Dice que 2018 será su año

Foto: Domingo Ochoa enseña el GTA Spano a uno de los jeques herederos de Dubái. (Spania GTA)
Domingo Ochoa enseña el GTA Spano a uno de los jeques herederos de Dubái. (Spania GTA)

Bucear en Google para seleccionar referencias del GTA Spano es una labor inabarcable. El buscador reconoce casi 300.000 páginas con alusiones al superdeportivo ‘made in Spain’. Hay enlaces a noticias, vídeos y fotografías, en su mayoría alabando las prestaciones de su motor y los materiales innovadores que lo componen: fibra de carbono, grafeno o titanio. YouTube recoge tutoriales de webs de motor en las que aseguran haber probado la última versión del vehículo, la que se presentó en marzo de 2015 en el Salón del Automóvil de Ginebra. Hay titulares que abruman, como este de febrero de aquel año: “GTA Spano, por encima de Ferrari y Lamborghini”.

Por explicar la esencia del negocio: el superdeportivo es un producto dirigido a grandes fortunas amantes del motor y la velocidad que se fabrica de forma artesanal, individualizada y por encargo en una nave de un polígono industrial de Ribarroja del Turia (Valencia). Su coste oficial alcanza los 890.000 euros. La primera versión fue presentada por todo lo alto en 2009 en la Ciudad de las Artes y las Ciencias como GTA Hispano. Ya entonces, se hizo referencia al carácter exclusivo del automóvil, del que solamente iban a producirse 99 unidades.

El GTA se presentó por primera vez en 2009. Desde entonces, ha vendido dos prototipos y pasado por una crisis financiera. Su promotor sigue adelante

Detrás del proyecto se encontraba un emprendedor procedente del mundo de las carreras de Fórmula 3, Domingo Ochoa. Antiguo distribuidor de Hyundai e ingeniero mecánico, fue promotor de una escudería denominada GTA Motor por la que pasaron pilotos como Jaime Alguersuari o Carmen Jordá. Tras varios años en el universo de la competición, Ochoa optó por reorientar su empresa hacia la fabricación de coches deportivos para grandes fortunas.

Desde aquella presentación hace ocho años en la Ciudad de las Ciencias, de los talleres en Ribarroja han salido más acciones de 'marketing' que coches. En 2013, el GTA Spano participó en la película ‘Need for Speed’, producida por Dreamworks y basada en el videojuego del mismo nombre. Varios meses después del estreno de la película, se puso a la venta en Florida a través de eBay (vea aquí el anuncio) una réplica del GTA Spano realizada sobre un Infinity G37 modificado y por un precio de 95.000 dólares, bastante más asequible que el casi millón de euros que cuesta oficialmente el original. No obstante, Ochoa aseguró en varias entrevistas que existía otra unidad real aparecida en la película que había puesto también en venta por 1,5 millones de euros.

La imagen del Spano ha aparecido además en otros videojuegos como 'Driveclub', de Sony, 'Forza Horizon 3', de Microsoft, 'Asphalt 8', de Gameloft o 'CSR Racing', de Natural Motion Games, entre otros, según explican desde Spania GTA Tecnomotive, la sociedad limitada de Ochoa que se encarga de fabricar y comercializar el producto. El último hito promocional fue colocar uno de los coches en la segunda temporada de la serie ‘Ballers’, de la HBA, con el gigante Dwayne Johnson como estrella protagonista.

Ochoa, con Alberto de Mónaco. (Spania GTA)
Ochoa, con Alberto de Mónaco. (Spania GTA)

Todo eso cuesta dinero. Pero, pese al despliegue comercial, Ochoa admite en declaraciones a El Confidencial que apenas ha vendido un par de prototipos en los 10 años que lleva peleando su sueño. Sus problemas financieros comenzaron pronto, pero no ha cejado en su empeño de seguir adelante. En 2010, incapaz de encontrar financiación en una España atenazada por la crisis, advertía de que se llevaría la factoría al extranjero porque tenía un jeque árabe interesado en invertir, algo que nunca ocurrió. En 2016, llevó a concurso voluntario de acreedores GTA Motor, la mercantil de su escudería de Fórmula 3, con un agujero de más de medio millón de euros.

Empecé con 13 años. Llevo 40 años como mecánico y 40 cotizados. Nunca he quedado mal con nadie. Esto es mi vida

Ahora opera a través de la sociedad Spania GTA Tecnomotive, una mercantil que en 2015 reflejaba un patrimonio neto negativo de 5,1 millones de euros derivado de pérdidas acumuladas, deuda financiera de 6,5 millones y deudas con acreedores comerciales de 2,7 millones. La sociedad solamente obtuvo ingresos comerciales significativos en 2012 (827.000 euros) y en 2009 (348.000). Ochoa asegura que actualmente la empresa está saneada gracias a que ha logrado el respaldo de nuevos inversores privados. No quiere decir quiénes son, pero en la respiración asistida de Spania GTA Tecnomotive tiene mucho que ver un acaudalado y anónimo promotor de Manises (Valencia) llamado Luis Cordón Valdecantos. Una de sus sociedades, Izanaeuro, refleja una participación del 20% en la mercantil de Ochoa. Su capital ha venido como agua de mayo para permitir la supervivencia del proyecto del ‘Ferrari español’.

“Nuestro mérito es que hemos partido desde cero. Todo esto lleva un gasto muy grande de inversión, de personal y de desarrollo de la marca. Siempre hay endeudamiento cuando creas algo así. Esto no es el capricho de un millonario rico, sino la ilusión de alguien que empezó como mecánico”, señala Víctor Fuster, responsable de Marketing de Spania GTA.

Sociedades en Singapur y Reino Unido

“Es cierto que en su día sobrevivimos con la venta de prototipos. Pero tenemos un nuevo modelo, el del Salón de Ginebra, y hemos recapitalizado, refinanciado y estabilizado la situación económica. Estamos en ese punto”, asegura Ochoa a este periódico. El empresario insiste en que actualmente puede producir cuatro unidades al trimestre y que tiene pedidos para un año de clientes de Londres, Dubái o Singapur, un país en el que Ochoa tiene registrada una sociedad, Spania GTA Asia Pacific Private LTD. En el Reino Unido aparece otra filial, Spania GTA UK, pero el ingeniero mecánico asegura que no factura y la usa para tratar de buscar inversores británicos.

Domingo Ochoa admite que, pese al celofán del 'marketing' con referencias a Hollywood y las comparaciones con marcas como Ferrari o Lamborghini, ha pasado por situaciones financieras complicadas y que, aun así, nunca ha "quedado mal con nadie”. “Empecé de mecánico cuando tenía 13 años y tengo 53 años. Llevo 40 años en el mundo del motor y 40 años cotizados. Podría jubilarme ya si quisiera, pero esto es mi vida. El GTA Spano es una obra de arte sobre ruedas para quien ya tiene un Ferrari en su garaje”.

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios