JORNADA ORGANIZADA POR EL CONFIDENCIAL Y BANKIA

Los empresarios piden infraestructuras para empujar el cambio económico en Valencia

El socialista Ximo Puig lanza un mensaje optimista sobre el futuro: "Tenemos las mejores condiciones para competir", un capital formado y empresas que son capaces de salir y mirar hacia delante"

La Comunidad Valenciana está en la plataforma de despegue de la recuperación económica pero necesita un empujón en forma de nuevas inversiones en infraestructuras y un modelo de financiación necesarios para generar el marco adecuado para la actividad de las empresas. Ese es, a grandes rasgos, el consenso que se ha generado entre empresarios y Generalitat valenciana a la hora de enfocar las políticas dirigidas a apuntalar el crecimiento en los próximos cinco años.

[Vea el álbum con los asistentes a la jornada 'Valencia, horizonte 2020']

El conjunto de las organizaciones patronales y agentes económicos de primer nivel como la Autoridad Portuaria Valenciana consideran imprescindible completar trazados ferroviarios como el Corredor Mediterráneo o la conexión entre Valencia y Zaragoza. “La inversión en infraestructuras supone reducir costes de transporte y ganar competitividad para conquistar nuevos mercados. Si se impulsa la competencia y se fomenta la investigación, se gana en productividad”, señaló ayer miércoles el presidente del Puerto, Aurelio Martínez, en la jornada 'Valencia, horizonte 2020', organizada por El Confidencial y Bankia en el hotel Westin de la capital del Turia, y que supuso la puesta de largo de la delegación valenciana de este periódico. 

Martínez intervino en una mesa redonda junto con José Vicente González, presidente de la patronal autonómica Cierval; Javier Jiménez, director de Lanzadera, la aceleradora de empresas impulsada por el dueño de Mercadona, Juan Roig, y el director de Negocio de Empresas de Bankia en el área del Mediterráneo, José María Martínez Gómez. Este último defendió que la recuperación empieza a ser palpable si se atiende a los datos que se manejan desde las entidades financieras. “Se está produciendo un incremento de las ventas y hay expectativas más razonables. Se percibe un cambio de tendencia. Las compañías que han sobrevivido a la crisis están fortalecidas”, señaló.

Un 27% más en volumen respecto a 2014

El ejecutivo de Bankia valoró el esfuerzo que han realizado las empresas en materia de reducción de costes y desinversiones. “Ahora toca aspectos como la digitalización, y esto requiere financiación. Bankia ha dado 1.848 millones de euros en créditos en 2015, un 27% más en volumen y un 15% más de operaciones” respecto al año pasado, ofreció en datos referidos a la Comunidad Valenciana. 

“La mejora se nota ya en las empresas. Si a España le va mal, a Valencia le va peor; y si a España le va bien, a la Comunidad le va mejor“, dice el líder de Cierval

“La mejora se está notando ya en las empresas. Se está confirmando lo que en otras crisis: si a España le va mal, a la Comunidad Valenciana le va peor; y si a España le va bien, a la Comunidad le va mejor”, dijo por su parte González. El líder patronal también valoró que la crisis ha dado lugar a la creatividad y que las empresas que han sobrevivido “son de acero inoxidable”. En cualquier caso, insistió en que la crisis no acabará “hasta que no baje el paro a una cifra razonable”.

El también vicepresidente de la CEOE apostó por respaldar a la industria tradicional y su modernización. Serán estas empresas industriales las que generen empleo, opinó, a la vez que defendió la apuesta por el refuerzo de nuevos sectores como el de la sanidad. “Tenemos todos los números para ser el Houston de Europa en sectores como el turismo sanitario”. 

Infradotación de infraestructuras

Pero González insistió en que el mayor crecimiento está lastrado por el problema de infrafinanciación que sufre la Comunidad Valenciana, como consecuencia de un sistema de reparto de la tarta que castiga a una autonomía que es contribuyente neta pese a que su renta por cápita está por debajo de la media. También se mostró crítico con la posición que históricamente ha mantenido el Gobierno central con la Comunidad Valenciana en materia de inversiones.

Aquí recibió el respaldo argumental de Aurelio Martínez, quien señaló que existe un problema de “infradotación” de infraestructuras en las comunidades del Arco Mediterráneo (Comunidad Valenciana, Cataluña, Baleares, Murcia) o Madrid, frente a las “sobredotadas” por su aportación al producto interior bruto español, como Andalucía, Castilla-La Mancha o Extremadura. Aurelio Martínez, que ha sido presidente del ICO, de Loterías del Estado o de Navantia, defendió el papel del Puerto de Valencia como palanca para el sector exportador. Recordó que aporta el 1,6 % del PIB regional y que genera 19.000 empleos, al nivel de la factoría de Ford España en Almussafes.

Por su parte, Javier Jiménez aportó la visión de quien se maneja a diario con nuevas ideas de negocio. Lanzadera ha recibido en sus tres ediciones cerca de 7.000 proyectos. “La fusión entre esfuerzo, talento y pasión es un elemento multiplicador. El proyecto debe generar empleo, devolver a la sociedad. Huimos de lo fácil y apostamos por las personas y los equipos”. Este financiero, que ha montado en apenas tres años una de las aceleradoras de empresas más importantes de España, cree que el país necesita todavía “un cambio cultural” a la hora de respaldar a sus emprendedores.

Puig: “No podemos perder un tren más”

El acto fue clausurado por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quien intentó lanzar un mensaje positivo a los asistentes (unas 200 personas, principalmente empresarios, ejecutivos de empresas y bufetes de abogados). “Si no miramos hacia delante, la historia se nos comerá”, dijo. “Los valencianos no podemos perder un tren más”.

“Aquí, el cambio es estabilidad. Quedarse parados nos lleva al nihilismo, y de eso hay que huir siempre“, señala el president de la Generalitat

El jefe del Ejecutivo autonómico señaló las fortalezas y debilidades de la Comunidad para los próximos años. Entre los lastres, y como habían observado los empresarios -el consenso es generalizado en el territorio-, la falta de financiación. Sin esta, "el vehículo autonómico no funciona y no puede ayudar a las empresas a innovar ni mantener el Estado del bienestar". Más agujeros: las cifras de alto fracaso escolar o la dejadez del Gobierno central, a quien reclamó un "cambio de prioridades en las inversiones". Así, Mariano Rajoy ha de anteponer, a su juicio, el Corredor Mediterráneo, que se ha "dejado languidecer", o una línea ferroviaria entre Zaragoza y Valencia. Entre los puntos fuertes, Puig citó el clima, el medio ambiente y la situación geoestratégica de la Comunidad Valenciana, ya que el Mediterráneo "volverá a ser el centro que ha dejado de ser". 

[Vea el álbum de los asistentes a la jornada 'Valencia, Horizonte 2020']

El 'president' quiso pintar ante los asistentes una visión optimista sobre el futuro, porque Valencia tiene "las mejores condiciones para competir, un capital formado y empresas que son capaces de salir y mirar hacia delante". Pero el contexto ha cambiado en los últimos meses. La izquierda ha desalojado del poder al PP tras 20 años de hegemonía. La Generalitat está dirigida por una coalición del PSPV-PSOE y Compromís, y apoyada desde el Parlamento por Podemos. Puig transmitió un mensaje de confianza: "La Comunidad Valenciana tiene una gran oportunidad, una enorme oportunidad. Aquí, el cambio es estabilidad. Quedarse parados nos lleva al nihilismo, y de eso hay que huir siempre". Tranquilidad también frente a la imagen de turbulencia de las últimas semanas, cuando crecieron los tirones en el seno de Compromís, ya que su socio mayoritario, el Bloc, no era partidario de pactar con la formación de Pablo Iglesias para las generales del 20-D. Lo contrario que Iniciativa del Poble Valencià, liderada por la vicepresidenta del Consell, Mònica Oltra. Al final, ambas fuerzas han confluido a cambio de apretar las tuercas al partido morado y los lazos dentro de Compromís se han salvado. 

Amplia representación política

Puig aseguró que su Gobierno quiere "estar con aquellos que realmente pueden promover el cambio, que son las empresas". Y estas, dijo, deben volcarse en la "innovación", en su proyección exterior, en la mejora del capital humano y en la responsabilidad social corporativa. El futuro de la comunidad, para el 'president', se halla "en la calidad, el diseño y la innovación", y no en bajar precios y salarios. A su vez, la Administración debe hacer sus deberes, defendió: reducir trabas burocráticas, agilizar proyectos e invertir dinero "desde la honradez y la transparencia". Una referencia implícita a lo que ocurría en el pasado, una gestión embarrada por los escándalos de corrupción y el derroche en infraestructuras, a veces, inútiles. 

El acto en el hotel Westin Valencia contó con una amplia representación política. Además de los 'consellers' económicos Vicent Soler (PSPV) y Rafael Climent (Compromís), estuvo presente el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues (PP). Los diputados autonómicos David de Miguel y Tony Woodward representaron a Ciudadanos. Salvador Navarro, de la patronal provincial CEV, y José Vicente Morata, presidente de la Cámara de Comercio de Valencia, no se perdieron la cita. De igual modo hubo una notable asistencia del mundo universitario, especialmente de la Facultad de Economía, incluido el decano, José Manuel Pastor, o los profesores Vicente Pallardó y Jordi Palafox. Abogados y socios de bufetes como Broseta (Fernando Cacho), Garrigues, Cuatrecasas o Magdaleno se acercaron a la cita convocada por El Confidencial y Bankia, al igual que empresarios como Rafael Benavent (Keraben), Alfonso Zamorano (AZA) o Carlos Turro (Cleop).

Comunidad Valenciana

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios