Elecciones Cataluña 2017: La defensa del referéndum pactado pasa factura a Podemos hasta en Cataluña Elecciones Catalanas
ELECCIONES CATALANAS del 21-D

La defensa del referéndum pactado pasa factura a Podemos hasta en Cataluña

Los malos resultados azuzan las voces críticas con la hoja de ruta emprendida por la dirección, y no tardarán en presionar para provocar un viraje a 17 meses de las municipales y autonómicas

Foto: Xavier Domènech, acompañado de Elisenda Alamany y de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante su comparecencia tras conocerse los resultados. (EFE)
Xavier Domènech, acompañado de Elisenda Alamany y de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante su comparecencia tras conocerse los resultados. (EFE)

La crisis interna por la que ha pasado Podemos, visibilizada en voces críticas como las de Carolina Bescansa, y su constante caída en las encuestas a raíz de la estrategia adoptada durante los últimos meses, centrada en la defensa del referéndum pactado, han pasado factura a la formación liderada por Pablo Iglesias hasta en Cataluña. Descenso de los apoyos, pasando de los 11 escaños, que ya fueron valorados como un "fracaso" en 2015, a los ocho cosechados en las elecciones del 21-D, y, sobre todo, irrelevancia a la hora de condicionar la formación del futuro Gobierno. Los 'comuns' no tendrán la llave para el "desbloqueo", su principal aspiración ante las malas previsiones vaticinadas por todas las encuestas.

[ACTUALIZACIÓN: Ciudadanos gana en votos y escaños, pero la mayoría absoluta se la lleva el independentismo]

Pablo Iglesias sufre un duro revés en Cataluña, donde había depositado todas sus expectativas y arriesgado una buena parte del capital simbólico de la formación, en constante retroceso de apoyos electorales en el resto de España por mantener una posición ambigua entre los dos bloques: independentista y constitucionalista. Estrategia que, además de frenar sus expectativas de cara a los próximos comicios municipales y autonómicos de 2019, y las generales de 2020, pues según verbalizó Bescansa se centraba en "hablar más a los independentistas que a España", ha acarreado críticas en algunos de sus aliados, como es el caso de Izquierda Unida, y su arrinconamiento en la izquierda del tablero.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, que impulsó la candidatura de los 'comuns' en coalición con Podemos, ni capitaliza electoralmente la posición que ha dejado en una difícil posición de futuro a Pablo Iglesias, ni tampoco sale indemne. Es más, Calau es otra de las grandes damnificadas en su intento de escalar el proyecto de Barcelona en Comú al plano autonómico. Catalunya en Comú-Podem pierde un punto y medio con respecto a Catalunya Sí que es Pot, quedándose en el 7,45% de los apoyos (44.000 votos menos), y sufre un duro revés en la ciudad donde gobierna.

En el municipio de Barcelona obtiene un 9,33% de los votos, solo por delante de la CUP y el PP, muy lejos del 25,21% con el que accedió a la alcaldía hace dos años y medio. La apuesta por Xavier Domènech, portavoz de los 'comuns' en el Congreso tras ganar en Cataluña las elecciones generales dos veces consecutivas, tanto las del 20-D como las del 26-J, no ha sido suficiente para frenar el descalabro. Asimismo, supone quemar a uno de sus principales valores, gastando así a su mejor bala para la Generalitat. Precipitación o incapacidad para leer los tiempos y la coyuntura, una de las capacidades que tanto los suyos como sus rivales siempre le habían atribuido.

El descenso gradual de Unidos Podemos en las sucesivas encuestas electorales como resultado de su posicionamiento ante el conflicto en Cataluña, primero criticado por ambiguo y más recientemente por alinearse en algunos aspectos con el Govern, se suma ahora a la pérdida de peso en Cataluña, con un escenario futuro difícil de remontar ante la polarización de la política catalana y los vaivenes estratégicos.

Los malos resultados azuzan las voces críticas con la hoja de ruta emprendida por la dirección, y no tardarán en presionar para provocar un viraje a 17 meses de que se celebren las elecciones municipales y autonómicas. Los líderes autonómicos y los secretarios generales municipales también tendrán algo que decir. Todo ello después de que desde la cúpula de la formación se les pidiese “aguantar” hasta la prueba de fuego de las elecciones catalanas.

Los malos resultados azuzan las voces críticas con la hoja de ruta emprendida por la dirección y no tardarán en presionar para provocar un viraje


Llamada a la contención interna

Tras la autocrítica del candidato de los 'comuns', Xavier Domènech, por la victoria de "las derechas", en referencia tanto a Ciudadanos como a Junts per Catalunya, desde Podemos han reconocido los malos resultados pero descargando responsabilidades a partes iguales en la DUI y el 155. Primero fue el líder de Podemos, Pablo Iglesias, quien a través de las redes sociales señalaba que "con DUI y 155 ganan la derecha y el bloqueo", matizando acto seguido: "Liderazgo de derechas en el procesismo y liderazgo de la derecha reaccionaria en los monárquicos".

En la sede del partido en Princesa 2, adonde no acudieron ni Iglesias, ni Pablo Echenique ni tampoco Irene Montero, la encargada de valorar los resultados fue la coportavoz de la ejecutiva Noelia Vera, quien reconoció que no están "satisfechos" tras perder tres escaños (de 11 a ocho), e insistió en que "tanto con DUI como con 155 a lo único que nos han traído es a más bloqueo y más conflicto". La victoria del bloque independentista en escaños y de Ciudadanos como primera fuerza es para Podemos "una muy mala noticia para Cataluña y España", según lamentó Vera, al mismo tiempo que evitó felicitar a los ganadores y los llamó a buscar "diálogo y consensos".

La pérdida de apoyos de Catalunya en Comú-Podem en comparación con 2015, cuando ya calificaron la obtención de 11 escaños como un fracaso, no hará que la formación abandone su actual hoja de ruta. Esto es, plurinacionalidad y defensa de un referéndum pactado con el Estado. "Más pronto que tarde", afirmaba dirigiendo su mensaje a la militancia, "acabaremos gobernando". Un mensaje más dirigido a frenar las voces críticas dentro de la formación y a solicitar autocontrol, tratando de ganar tiempo, que a contener el desencanto.

Con una sensación "agridulce", porque la "positiva" alta participación no se tradujo en una mejora de sus resultados, desde Podemos han lamentado también que no tengan la llave para la formación de Gobierno en Cataluña, una idea fuerza que habían repetido durante toda la campaña y su última esperanza para tener capacidad de romper los dos bloques enfrentados: independentista y constitucionalista.

La defensa del papel desempañado por el cabeza de lista de los 'comuns' ha sido compartida tanto por la coportavoz del partido como por el secretario general. Este último afirmaba en las redes sociales que estaba "orgulloso" de Domènech "por defender los derechos sociales, el diálogo y la democracia. Somos oposición y futuro", mientras que Vera recalcaba su "honestidad y coherencia", además de su capacidad para colocar la agenda social en una campaña "muy basada en la defensa de los derechos sociales", en lugar de aquellos que, según criticó, se habrían "escondido en banderas" en búsqueda de un rédito electoral.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
25 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios