el camino hacia el 21-d

Cs confía en captar el 'voto útil' y piensa en un pacto con PSC e independientes

El objetivo de los centristas pasa por movilizar a los votantes hasta el último momento. Si los números dan, ven con buenos ojos un acuerdo con Iceta y figuras independientes

Foto: La candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat, Inés Arrimadas. (EFE)
La candidata de Ciudadanos a la presidencia de la Generalitat, Inés Arrimadas. (EFE)

El Día de la Constitución transcurrió de nuevo en plena campaña electoral (como ya ocurriera en 2015) aunque, en esta ocasión, lo hizo en un contexto todavía mas complicado: a dos semanas de que los catalanes acudan a las urnas. Y el resultado que arroje el 21-D será determinante para el futuro en esta comunidad, que atraviesa la mayor crisis vivida nunca. Al calor de las últimas encuestas, Ciudadanos encara de forma muy optimista la recta final, aunque muchos de sus dirigentes insisten en que las encuestas son solo eso y prefieren que no haya apuestas concretas hasta que los votantes elijan. Lo que sí está claro es que movilizar al constitucionalismo es uno de los grandes objetivos del partido de Inés Arrimadas. “Lo importante es que vaya a votar mucha gente. Que voten para sumar mucho y después ya veremos”, aseguró el propio Albert Rivera en conversaciones informales con periodistas durante el 39º aniversario de la Carta Magna.

Precisamente los centristas confían en que en la movilización final su formación pueda captar a los electores más indecisos apelando al ‘voto útil’. El partido naranja considera que todavía puede arañar muchos votantes al PP de Xavier García Albiol, al que todas las encuestas empiezan a situar como última fuerza política. Pese a que se produzca una movilización histórica de los ciudadanos pro unidad, Ciudadanos sabe que no se está produciendo un trasvase de votos entre bloques, lo que significa que será muy complicado obtener apoyos de nacionalistas arrepentidos. Los posibles votantes que captará salen de dos bolsas fundamentalmente: PSC —al que le arrebató el ‘cinturón rojo’ el pasado 2015 y el PP, al que todavía no dan por amortizado—.

La última encuesta del CIS deja a Ciudadanos en la primera posición, superaría incluso a ERC en votos y empataría en escaños. Si esta situación se produjera el partido de Arrimadas luchará por una investidura exitosa. Y en ese escenario, el más optimista de todos los posibles, los centristas verían con buenos ojos un amplio acuerdo con el PSC de Miquel Iceta, que sería la segunda fuerza constitucionalista. En este contexto, Ciudadanos sería partidario de pactar un núcleo político importante entre centristas y socialistas y la presencia de figuras independientes de Cataluña, que destaquen en distintos ámbitos como el económico y el jurídico. Esa sería la apuesta del partido de Rivera y Arrimadas si la aritmética lo permitiera.

La líder de Ciutadans, Inés Arrimadas, el líder del PSC, Miquel Iceta (i). (EFE)
La líder de Ciutadans, Inés Arrimadas, el líder del PSC, Miquel Iceta (i). (EFE)

En todo caso, el presidente del partido es consciente de que los ‘comunes’ (Catalunya En Comú Podem) tendrán la llave del Gobierno casi con toda seguridad. La cuestión, insisten desde Ciudadanos, es conseguir una mayoría de votos para ejercer una mayor presión sobre la candidatura que lidera Xavi Domènech. En palabras del presidente naranja, que esa llave que puedan tener “vaya siendo cada vez más pequeñita”. La formación centrista considera que el resultado del 21-D será fundamental para determinar el apoyo de los ‘comunes’ aunque de momento los grandes líderes de Podemos nieguen por completo la posibilidad de hacer presidenta a Inés Arrimadas. Ciudadanos considera que si existe esa opción y la formación morada en coalición con el partido de Colau la rechaza por completo, “tendrá muy complicado explícaselo a sus votantes del resto de España”. Y todo porque, al otro lado del tablero, estaría la posibilidad de hacer presidente a un independentista o forzar una repetición electoral.

En ese sentido, Rivera considera que el voto constitucionalista se concentrará sobre todo en torno a su partido, y sí cree que los ‘comunes’ podrían sufrir los efectos de la desconfianza del electorado. “Nosotros vamos a repetir que si no quieren que tengan la llave lo que hay que hacer es no votarles”, explicó. El presidente de Ciudadanos estará el próximo fin de semana en Cataluña haciendo campaña, y precisamente sobre la intensidad de su presencia allí se pronunció el propio Rajoy al saludarle en el Congreso cuando le comentó “ya veo que estás ahí dándole”.

Con todo, la campaña continúa y en Ciudadanos tienen claro los principales mensajes que lanzarán en estas dos semanas en busca de afianzar a sus votantes y conquistar nuevos. Primero, el fin del 'procés', "el final de esta pesadilla", como reitera la candidata naranja, insistiendo en que los problemas actuales de gestión son el resultado “del mal gobierno de Puigdemont”. En segundo lugar, la recuperación económica y la vuelta de las empresas huidas con un plan específico elaborado en el programa electoral. Y, por último, coser la enorme fractura social creada en los últimos años a costa de dividir familias y grupos de amigos por causas políticas. "Si soy presidenta, me comprometo a gobernar para todos los catalanes", se ha convertido en una de las grandes frases de la dirigente centrista en esta campaña.

Elecciones Catalanas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios