Es noticia
Menú
Podemos limitará el gasto en campaña y obliga a su socio ICV a prescindir de créditos
  1. España
  2. Cataluña
PARA LAS ELECCIONES DEL 27S

Podemos limitará el gasto en campaña y obliga a su socio ICV a prescindir de créditos

Los partidos integrados en la candidatura unitaria Catalunya Sí que es Pot harán sus propias aportaciones económicas a la campaña y establecerán un tope máximo a las donaciones

Foto: El cabeza de lista de Catalunya Sí que es Pot, Luís Rabell, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)
El cabeza de lista de Catalunya Sí que es Pot, Luís Rabell, y el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias. (EFE)

Podemos apostará por una limitación drástica del gasto en la campaña electoral del 27S, que se financiará con aportaciones propias y donaciones privadas de entidades y personas a título individual, además del clásico micromecenazgo o crowdfunding. El resto de partidos integrados en la candidatura unitaria Catalunya Sí que es Pot (ICV, EUiA y Equo) también harán sus propias aportaciones económicas para la campaña, pero se verán obligados a prescindir de créditos bancarios.

El estricto código ético de la formación morada, para preservar su independencia de los bancos, choca sin embargo con la abultada deuda de ICV, que se eleva a los 12,6 millones de euros según refleja el último informe de fiscalización de los estados contables de los partidos políticos presentado por el Tribunal de Cuentas, correspondiente al ejercicio 2013. De dicha cantidad, 1.161.000 euros corresponden a deuda de naturaleza electoral. La federación catalana de IU, por su parte, arrastra una deuda de 261.000 euros según los últimos datos aportados por el órgano fiscalizador.

La formación liderada por Pablo Iglesias todavía no ha tomado una decisión oficial sobre si volverá a recurrir a los microcréditos, un modelo de financiación empleado por primera vez en la campaña de las andaluzas y que se repitió con notable éxito en las autonómicas. En Andalucía, los microcréditos financiaron los 400.000 euros que costó la campaña, mientras que en las pasadas elecciones del 24M, los 1.300.000 euros marcados como objetivo se reunieron pocos días después del inicio de la campaña.

Íñigo Errejón, el número dos de Podemos que capitaneará la campaña de Catalunya Sí que es Pot, ya señaló las dificultades que suponía este mecanismo de financiación a la hora de planificar las campañas. La imposibilidad de conocer con suficiente antelación el dinero total de que se va a disponer, obligó al cerebro electoral del partido a improvisar y llevar a cabo una planificación semanal de la campaña, casi hasta el último día. Durante las autonómicas se adelantaron los plazos y la campaña de recaudación mediante microcréditos se inició un mes antes del inicio oficial de la campaña.

A pesar de sus limitaciones, esta fórmula sigue siendo la “menos malo posible” para preservar la máxima de no tener que llamar a la puerta de los bancos y sortear así “el diseño orientado al endeudamiento bancario que promueve el sistema de financiación de partidos”. Un endeudamiento que históricamente han asumido los grandes partidos, aseguran, “con deudas que eran incapaces de pagar, y que luego tenían que ser condonadas o renegociadas, lo que les ha acabado privando de capacidad de acción política”.

Tope máximo a las donaciones privadas

Los partidos integrados en la candidatura de izquierdas, que se presenta como la principal alternativa a la lista del president Artur Mas, Junts pel Sí, se han comprometido también a establecer un tope máximo a las donaciones privadas, aunque todavía está por determinar. Asimismo, se renunciarán a las donaciones de particulares “que puedan coartar la independencia política de la candidatura”. La independencia de los poderes fácticos pretende convertirse en una de las señas de identidad de Catalunya Sí que es Pot.

Con todo, la campaña de Catalunya Sí que es Pot será lo más austera posible, al apostar claramente por una limitación drástica del gasto. Un propósito mediante el que se pondrá de relieve la diferencia tanto en el fondo como en las formas con la lista auspiciada por Convergència y Esquerra Republicana de Catalunya junto a entidades independentistas de la sociedad civil. CiU, federación que anunció su final el pasado 18 de junio con el divorcio de UDC y Convergència Democràtica per Catalunya (CDC), presentó un neto patrimonial negativo de 8,56 millones de euros, lo que supone un lustro en quiebra técnica, según el último informe del Tribunal de Cuentas. Condición de quiebra a la que sin embargo también se adhiere ICV, junto a Unió, IU, BNG y Bloc Nacionalista Valencià.

Podemos apostará por una limitación drástica del gasto en la campaña electoral del 27S, que se financiará con aportaciones propias y donaciones privadas de entidades y personas a título individual, además del clásico micromecenazgo o crowdfunding. El resto de partidos integrados en la candidatura unitaria Catalunya Sí que es Pot (ICV, EUiA y Equo) también harán sus propias aportaciones económicas para la campaña, pero se verán obligados a prescindir de créditos bancarios.

Elecciones 27S Campañas electorales Tribunal de Cuentas Créditos
El redactor recomienda