Es noticia
Menú
Ada Colau pone a su gente a trabajar en clave electoral para ser reelegida alcaldesa
  1. España
  2. Cataluña
Intentaría repetir por tercera vez

Ada Colau pone a su gente a trabajar en clave electoral para ser reelegida alcaldesa

La regidora ya organiza equipos de análisis para su estrategia electoral. También ha pactado con Janet Sanz, teniente de alcaldía de Ecología y Urbanismo, pacificando a los comunes

Foto: La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE/Quique García)
La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau. (EFE/Quique García)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

La alcaldesa Ada Colau ya ha puesto su equipo a trabajar para volver a presentarse a las elecciones municipales de Barcelona en mayo de 2023. La decisión es muy importante, porque altera de manera importante el mapa de estos comicios en Cataluña y en España y porque rompe con sus intenciones iniciales de limitar su trayectoria en política local a dos mandatos. Con su habitual buen cálculo político, Colau pretende hacer el anuncio oficial aprovechando bien los tiempos, pero ya ha comunicado la decisión a su equipo de colaboradores más estrechos, según explican fuentes de los comunes. Con Ernest Maragall desautorizado por la propia ERC, Colau volvería a ser la favorita para gobernar la capital catalana.

Además de tomar la decisión, Colau ha pasado a la acción. Ha puesto a trabajar equipos de análisis en clave electoral. También ha pactado con Janet Sanz, teniente de alcaldía de Ecología y Urbanismo, la cual estaba molesta por su pérdida de protagonismo en favor de Jordi Martí, teniente de alcaldía de Cultura y actual número dos en el consistorio. Pacificado el partido de puertas adentro, queda ganar las elecciones. La previsión es que baste con 150.000 votos, como en 2019, y que la división del independentismo, por un lado, y la del constitucionalismo, por otro, hagan el resto.

Foto: sistentes al concierto de Rosalia en la jornada de clausura del Primavera Sound en 2019. (EFE/Alejandro García)

Hasta el 21 de noviembre, cuando se celebró la III Asamblea Nacional de los comunes en Barcelona, Colau seguía acariciando la perspectiva de dar el salto a Madrid, ante el aluvión de críticas a su gestión y las malas perspectivas demoscópicas. Pero ese día, Yolanda Díaz cogió a Colau por sorpresa. Según fuentes de los comunes, la intervención de la vicepresidenta no había sido pactada. Y allí, delante de todos y de las cámaras, Díaz le espetó: "Querida Ada, no quiero meterte presión, pero quiero que sepas que si das un paso adelante para volver a ser alcaldesa de la ciudad que tanto quieres, voy a estar a tu lado".

Díaz pilló a Colau descolocada. Cuando alguien como Yolanda Díaz te dice que no quiere meterte presión, es que te está poniendo a 700 atmósferas. Eso sí. Con una sonrisa. "Si decides repetir el reto de la alcaldía de Barcelona, vas a ganar", aventuró la vicepresidenta delante de todos. Colau no aceptó; no obstante, tampoco se negó. De hecho, no podía. Se habían repartido los roles. Y donde otros hubiesen visto una crisis, ella vio una oportunidad. Solo había que esperar el hueco.

Y el hueco llegó cuando la CUP dejó tirado a Pere Aragonès con los presupuestos de la Generalitat. El partido de Jéssica Albiach se ha convertido ahora en el socio estratégico de la Generalitat y el precio fue la cabeza de Ernest Maragall. El hermano de Pasqual no supo leer los tiempos como Colau, se adelantó al censurar las futuras cuentas municipales y luego se tuvo que tragar el sapo de rectificar. Maragall era el favorito en las encuestas y ahora ha quedado desacreditado.

Portavoces de Colau han asegurado que “no les consta” este cambio estratégico de la alcaldesa, pero ya se ha explicado que se considera que aún no es el momento de hacerlo público. Que se quiere que el anuncio tenga la mayor repercusión mediática.

Otra pieza

Con Maragall fuera de combate y Jéssica Albiach empoderada en el Parlament, la tercera pieza del puzle ha sido colocar a Joan Subirats como ministro de Universidades. Subirats es una persona de la plena confianza de Colau, con una dimensión muy institucional y sin sus tics de activista. Perfecto para escoltar a Yolanda Díaz y dar la pátina catalana al proyecto unificador de la izquierda que lidera la vicepresidenta.

El triángulo mágico: Ada Colau en Barcelona, Albiach en Cataluña y Subirats en Madrid

Por tanto, el reto son los 150.000 votos en la capital catalana. Asequibles pero complicado con el descontento en la ciudad, que ahora ya va más allá de sectores empresariales y llega incluso a la cultura. Ahora, el principal rival es Jaume Collboni, si el PSC decide al final que él es el candidato. Collboni es el socio de Colau. Gobiernan juntos. La alcaldesa tiene que decidir si sigue así hasta el final o si, como hizo en la legislatura anterior, romperá con él y agotará el mandato en solitario.

Plaza importante

Lo que está claro para la nueva plataforma de la izquierda —Unidas Podemos, IU, Más País, comunes, las Mareas, Compromís— es que Madrid es inalcanzable en este momento. La única manera de enmascarar un fracaso en las municipales es volver a ganar Barcelona, y para eso Ada Colau se ha convertido en la mejor opción. Al final, Yolanda Díaz también necesita generar no solo una imagen esperanzadora, como hasta ahora, sino evitar una dinámica de derrotas. Primero en las andaluzas, que se esperan para junio, y luego en las municipales. Y aquí Colau y sus posibilidades de victoria en Barcelona son una pieza fundamental de la estrategia de la izquierda en el ámbito de toda España.

La alcaldesa Ada Colau ya ha puesto su equipo a trabajar para volver a presentarse a las elecciones municipales de Barcelona en mayo de 2023. La decisión es muy importante, porque altera de manera importante el mapa de estos comicios en Cataluña y en España y porque rompe con sus intenciones iniciales de limitar su trayectoria en política local a dos mandatos. Con su habitual buen cálculo político, Colau pretende hacer el anuncio oficial aprovechando bien los tiempos, pero ya ha comunicado la decisión a su equipo de colaboradores más estrechos, según explican fuentes de los comunes. Con Ernest Maragall desautorizado por la propia ERC, Colau volvería a ser la favorita para gobernar la capital catalana.

Ada Colau Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Yolanda Díaz Cataluña Jaume Collboni PSC
El redactor recomienda