Suicidios, agresiones sexuales y 'vendettas': la insostenible realidad de las cárceles catalanas
  1. España
  2. Cataluña
"LO PEOR ESTÁ POR VENIR"

Suicidios, agresiones sexuales y 'vendettas': la insostenible realidad de las cárceles catalanas

El secretario de Medidas Penitenciarias de Cataluña dimitió este martes y los sindicatos piden el cese del gerente de Lledoners mientras aumentan los ataques de internos

placeholder Foto: Centro penitenciario de Quatre Camins. (Google Maps)
Centro penitenciario de Quatre Camins. (Google Maps)

El sector de las prisiones catalanas pasa por uno de sus momentos más delicados. Tres muertes en las cárceles (dos de ellas, suicidios) y decenas de agresiones en las últimas semanas han provocado las protestas de los sindicatos más representativos. La agresión sexual este lunes a una trabajadora en el centro penitenciario de Quatre Camins por parte de un preso fue la gota que colmó el vaso: el secretario de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima, Armand Calderó, presentó su dimisión el martes.

De hecho, los sindicatos se reunieron con la nueva consejera de Justicia, Lourdes Ciuró, hace dos semanas y le pidieron la dimisión de toda la cúpula del área de Medidas Penales. “Hace tiempo que los sindicatos piden el cese de todo el equipo. Y ahora, cuando llega la nueva consejera, aprovechan para presionar y hacer oír sus reivindicaciones. Lo cierto es que, cuando Ciuró llegó, le ofreció a Calderó continuar en su puesto y aceptó. Ahora ha pedido su relevo porque quería comenzar una nueva etapa profesional y se ha aceptado”, explican a El Confidencial desde el departamento. Cataluña es la única comunidad que tiene la transferencia de Prisiones.

Foto: John McAfee, confundador del antivirus. (Reuters)

Fuera de los despachos nobles de la consejería, la atmósfera del área de prisiones es asfixiante. El tema de los suicidios es el más espectacular. La muerte del empresario norteamericano John McAfee el pasado 23 de junio puso el tema en primera plana de los diarios de medio mundo (el creador del antivirus que lleva su apellido iba a ser extraditado a los Estados Unidos). Pero la pasada semana también apareció muerta en Brians 1 una joven colombiana de 22 años, Ana, encarcelada por varios pequeños delitos. Otro preso falleció en Girona tras incendiar el colchón de su celda. Pero, aun así, desde la consejería se aclara que “durante todo 2020 hubo 11 suicidios en Cataluña, una cifra sensiblemente más baja que en otros países europeos. Y, en lo que llevamos de año, ha habido ocho, pese a los estragos provocados por el confinamiento durante la pandemia”.

Menos presos, más violencia

Aunque los incidentes en prisiones han bajado en los últimos meses respecto al año pasado, porcentualmente han subido, puesto que la población reclusa es menor. En enero hubo 225, los mismos que en 2020 (aunque con 500 reclusos menos); en febrero, 152 frente a 193 del año pasado (también con 500 internos menos) y en marzo, 209 frente a 242 de 2020 (con 400 presos menos). Según Francesc López, responsable del sindicato Acaip, hay “más violencia, más descontrol de los internos que no ven repercusiones en sus acciones, más autolesiones y más incidentes con incoación de expedientes sancionadores”, y acusa a la Administración catalana de “practicar el buenismo. Ya decía el secretario que dimitió este martes: que la gestión de Prisiones se basa en dar una segunda, una tercera y una cuarta oportunidad a los presos, aunque sea a costa de una nueva víctima, como le ocurrió a la compañera que fue víctima de agresión sexual”. Afirma con rotundidad el sindicalista que “bajando la población reclusa, los incidentes aumentan. Es el dato aplastante de la realidad. Y el buenismo que practica la Generalitat conlleva un aumento de las situaciones violentas, con más agresiones en los centros y más conductas autolíticas”.

Para Carlos de Ardanaz, coordinador de la Agrupación de Personal Sanitario de CCOO, la agresión sexual de este lunes ha provocado que la situación esté fuera de control. Esa agresión se produce “por una política errónea y de espaldas a la realidad penitenciaria adoptada por la Generalitat”. Acusan al dimisionario Armand Calderó de “promocionar a personas en lugares no concordes con su experiencia” y se han ignorado las reivindicaciones de los trabajadores. Igual que otros representantes sindicales, De Ardanaz remarca que el buenismo aplicado por el Govern no solo redunda en perjuicio de los funcionarios, sino de reclusos que son víctimas de otros reclusos maltratadores y de “la falta de respuesta adecuada del sistema a la dinámica de violencia en la que ha acabado inmersa la minoría de internos más violenta e inadaptada”. CCOO publicó un tuit tras la dimisión de Calderó. “Agresiones a trabajadores, menosprecio a la plantilla, circular 2/2021, EEPA, expedientes abusivos, internos explotados, falta de diálogo y mucho más. Esperemos que su dimisión vaya acompañada de otras en su equipo”, dijo el sindicato.

Aunque los incidentes en prisiones han bajado en los últimos meses, porcentualmente han subido, puesto que la población reclusa es menor

Alberto Gómez, responsable de Prisiones de CSIF, señala que una de sus reivindicaciones "es que se acabe con la laxitud de la consejería para con determinadas problemáticas y situaciones. Muchos de los incidentes se dan porque los internos se ven con impunidad y, además, echan mano de supuestas asociaciones defensoras de derechos humanos que cada vez nos dejan menos recorrido para poder aplicar el reglamento y para mantener una vida ordenada dentro de las prisiones. No hay que olvidar que nosotros somos garantes de la seguridad de los reclusos dentro de los centros". CSIF emitió un comunicado este martes en el que denunciaba la agresión sexual a una compañera y aseguraba que, “mientras sigan estos responsables en la consejería, lo peor está por venir”.

'Vendetta' en Lledoners

Desde la consejería de Justicia se apunta a que “no ha habido un crecimiento espectacular de las agresiones, aunque es cierto que hay que corregir la curva. La consejera quiere imprimir su estilo personal a la gestión. Y ya ha comenzado a visitar todas las cárceles para reunirse con los trabajadores y funcionarios y conocer de primera mano sus reivindicaciones. Hasta ahora, la respuesta ha sido muy positiva”. Añaden las fuentes que, además de temas como las prejubilaciones, los interinajes o los acuerdos laborales, Ciuró está interesada también en impulsar medidas para fortalecer la mediación y la formación de los funcionarios. “Con la mediación, tanto con funcionarios como con reclusos, se cambian muchas cosas. Queremos hablar y dialogar mucho, con lealtad”, añaden desde la consejería.

Foto: Vista de la entrada al centro penitenciario Brians 2. (EFE)

Por otro lado, un jefe de servicio de Lledoners (la cárcel donde estuvieron recluidos los condenados por el 1-O) denunció por carta a la nueva consejera que le abrieron varios expedientes disciplinarios en represalia por haber realizado un informe en el que denunciaba trato de favor a los ‘presos políticos’, aunque los tribunales siempre le dieron la razón. A finales de mayo, tuvo un enfrentamiento con el gerente de la cárcel, que le había bloqueado el coche y que explica detalladamente a la consejera. Pocos días más tarde, el gerente enviaba una carta a todos los funcionarios de esta prisión llamando al jefe de servicio (aunque sin citar su nombre) ‘Detritus Maximus’, como un personaje de Astérix y Obélix. Acaip, el sindicato mayoritario, ha pedido su dimisión por utilizar los medios públicos para sus 'vendettas' personales.

placeholder La prisión de Lledoners.
La prisión de Lledoners.

En esta prisión, la mitad de los jefes de servicio están de baja médica o expedientados y todos los sindicatos han pedido que se cancelen los expedientes. También pidieron el cese de la directora de Lledoners cuando se comenzaron a abrir expedientes al jefe de servicio mencionado y a los que le apoyaban (la petición fue unánime por parte de UGT, CCOO, Acaip, CSIF, Catac, APFP y la asociación de funcionarios Marea Blava). “A nadie se le escapa que si a los jefes de servicio se les abre expediente poco después de alguna denuncia, hay una relación de causa-efecto. Lo malo es que han sancionado a muchos jefes con seis meses de suspensión de empleo y sueldo antes de que haya resolución final, y eso que el régimen disciplinario no permite sancionar cautelarmente antes de la resolución”, denuncia Francesc López.

Cataluña Agresión sexual Sindicatos
El redactor recomienda