Los presos salen de la cárcel desafiantes: exigen "amnistía" y perseguirán la "república"
  1. España
  2. Cataluña
ARAGONÉS LOS RECIBE

Los presos salen de la cárcel desafiantes: exigen "amnistía" y perseguirán la "república"

Los nueve líderes independentistas encarcelados por liderar el 'procés' han salido a la calle tras recibir los indultos del Gobierno. Sin ápice de arrepentimiento, avisan: "Todo continúa"

placeholder Foto: Los Jordis, a su salida de Lledoners. (EFE)
Los Jordis, a su salida de Lledoners. (EFE)

El independentismo se lo ha puesto muy difícil a Pedro Sánchez con los indultos al convertir la salida de la cárcel en un espectáculo televisivo en donde se ha 'folclorizado' el dolor de los presos, los cuales han estado más de tres años en la cárcel a causa del intento de sedición. Horas de programación televisiva a cargo de TV3 y una salida en directo, más otra hora de soflamas en las que se ha repetido la palabra 'victoria', mientras decenas de personas gritaban: "Independencia". Todos los discursos han sido de desafío al Estado. Y desde luego no ha habido una palabra para todos los catalanes que en este periodo no eran independentistas, incluso para los que sin serlo han apoyado unos indultos muy complicados en lo político.

El líder de ERC y exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha avisado de que con su salida de prisión "no se acaba nada" y que seguirá trabajando por la "realidad de la república" catalana. "Hoy todo continúa", ha dicho a la salida de Lledoners, desde donde ha hecho alusión a la situación de Carles Puigdemont, fugado, y las otras personas encausadas por los tribunales y el Tribunal de Cuentas. Según Junqueras, hay "3.000 represaliados" por el Estado, al que exige una "amnistía" que es ilegal.

El 'pueblo catalán oprimido' ha estado a la altura acostumbrada. Pere Aragonès ha estado a la puerta de Lledoners. Los presos han salido con un cordón policial de los Mossos porque había más de 1.000 personas para recibirlos. Un escenario montado, megafonía instalada. Cantos del himno 'Els segadors'. Los discursos de Oriol Junqueras y Jordi Sànchez poco tuvieron que ver con las cartas que se estuvieron cruzando y que han servido para justificar la medida de gracia. Mientras salían, los gestos de los presos eran graves. Pero era subirse a hacer los parlamentos y la cosa se transfiguraba. Como siempre, dos caras, dos discursos, y la doblez como actitud política mientras los medios de comunicación ayudaban a espectacularizarlo todo.

Y luego, la imagen de unidad. Los presos como un ente político, cuando no ha sido así. Cuando en estos años las tensiones entre el colectivo de encarcelados han sido más que notables. Todos los discursos, desde el de Junqueras al de Carme Forcadell, han destacado una cosa: los indultos son una victoria sobre el Estado. Y son discursos que parecen de 2017. El túnel del tiempo, pero hacia atrás.

Foto: Enrique López. (Jesús Hellín)

En ningún momento se ha tendido una mano al Gobierno para dialogar o para buscar una salida. Lo importante ha sido mantener el chantaje sentimental sobre sus votantes porque muchos de ellos —Oriol Junqueras, Jordi Turull, Jordi Sànchez— quieren utilizar el victimismo que genera su figura y su experiencia carcelaria para seguir mandando en sus respectivos ámbitos.

Junqueras dice que seguirá trabajando por la "realidad de la república" catalana

En todas las cárceles, muchos 'consellers' y políticos independentistas —de Laura Borràs a Albert Batet— en la puerta, buscando la foto, el vídeo, intentando instrumentalizar la salida para llevar el agua a su molino. Oriol Junqueras ha querido dejar constancia del recuerdo "para todas las personas amenazadas por [los juzgados de instrucción de Barcelona 13 y el 18] y todos los represaliados". "Y seguiremos trabajando para todos los injustamente perseguidos y por la libertad de este país. La prisión no nos doblega ante nada. Y lo haremos mañana, pasado mañana y hasta el día de la victoria estaremos trabajando para la libertad de este país", continuó.

Retos al Estado

En la misma línea ha hablado Raül Romeva, el hombre que dijo en 2016 y 2017 que Cataluña iba a ser reconocida internacionalmente. "Yo quiero homenajear a estas 3.000 personas, que estaremos a su lado desde el primer momento hasta el último. Salimos a trabajar por la libertad y por la amnistía, por la autodeterminación y por la república", dijo. Y añadió: "Seguimos construyendo, seguimos soñando. La república no es una opción; es una necesidad"

Turull fue más lejos en alocución: “En Europa hay un Guantánamo de la Justicia que se llama Tribunal Supremo. Y hasta que los exiliados sean libres, no pararemos. Nos han dado un indulto condicionado, parcial y revisable. Pero nuestro compromiso ni es condicionado, ni parcial ni revisable”. Esta ha sido una constante en muchos de los discursos: Carles Puigdemont en el horizonte.

El exconsejero Josep Rull recordó que “en los momentos más duros nos mirábamos las imágenes del 1-O en el ordenador. Y pensábamos: 'Cuánta dignidad'. Si vosotros no tuvisteis miedo, nosotros no vamos a tenerlo”. Y se ha burlado del discurso de Pedro Sánchez. “Ahora nos dicen: pueden ser independentistas, pero no tienen derecho a conseguir la independencia. Pero seguiremos luchando para conseguir la independencia y la lograremos. ¡Ganaremos!”.

La independencia, en el horizonte

Jordi Sànchez ha valorado que "hoy es un gran día para este país. Pese a lo que la Justicia y el Estado nos han querido hacer y nos han hecho estos años, salimos juntos, dignos, unidos y en pie para ganar la libertad de este país". "No nos echaremos atrás no aceptaremos ningún silencio a cambio de un indulto", aseguraba, para añadir luego: "Lo haremos, haremos un Estado independiente en forma de república y lo haremos al lado de la gente que está a más de 1.000 kilómetros, porque el Estado español no acepta lo que dicen los tribunales europeos". Sànchez se ha mostrado esperanzado: "Estamos conjurados en una victoria inmediata y que el Estado español sea condenado por el Tribunal de Derechos Humanos de Europa".

“Hoy no es un día de renuncia hoy es un día en que nos reafirmamos, la represión no nos ha vencido ni nos vencerá”, aseguró en el escenario un exaltado Jordi Cuixart, mientras el público repetía su mantra: 'Ho tornarem a fer!' (lo volveremos a hacer).

Foto: Abascal (i), junto a Espinosa de los Monteros (d), en el Congreso. (EFE)

Según Cuixart, si están en la calle "es porque el Estado no ha podido mantenernos más tiempo en la cárcel, por la presión de Europa y por la presión de catalanes y catalanas". "Seguiremos manifestándonos y seguiremos adelante y estamos hartos de gente que se tenga que morir antes de un desahucio", ha dicho. Al parecer, lo de los desahucios también es culpa de España.

Forcadell: "No es una gran victoria, pero es una victoria"

Solo Forcadell ha tenido un discurso más matizado. Para la expresidenta del Parlament, "no es una gran victoria, pero es una victoria". "Si el independentismo no hubiese ganado elecciones tras elecciones, la amnistía, la autodeterminación y la república catalana estarían lejos", añadía.

Pedro Sánchez Independentismo Carles Puigdemont Independencia de Cataluña Tribunal Supremo Jordi Cuixart Parlamento de Cataluña Mossos d'Esquadra Catalán Carme Forcadell Jordi Turull Josep Rull TV3
El redactor recomienda