El nivel de contagios fuerza a una Generalitat dividida a pedir la alarma
  1. España
  2. Cataluña
Otras CCAA también lo han pedido

El nivel de contagios fuerza a una Generalitat dividida a pedir la alarma

La Generalitat se ha centrado en marcar diferencias gracias a que esperan que el Gobierno les delegue el mando único una vez que haya declarado esta situación de emergencia

Foto: El nivel de contagios fuerza a una Generalitat dividida a pedir la alarma
El nivel de contagios fuerza a una Generalitat dividida a pedir la alarma

Los malos datos sanitarios que se anunciarán hoy y que la Generalitat ya tenía desde las 16.00 h. de ayer decantaron la balanza a favor de pedir a la Moncloa la declaración del estado de alarma para frenar la extensión del coronavirus en Cataluña. Se hizo tras un Consell Executiu extraordinario en el que los consellers de Generalitat acudieron divididos, según fuentes del 'president' Pere Aragonès era el más reticente y tuvo el apoyo de casi todos los conseller de ERC. De casi todos porque Alba Vergès (Salut) secundó las tesis de su experto en Salut Pública, Josep Maria Argimon, de que son necesarias más medidas. Un Argimón que esta tarde ha sido hospitalizado porque el coronavirus que padece ha empeorado.

Fuentes de ERC han negado este extremo, asegurando que la petición del estado de alarma ha sido a instancias de Aragonès, que se llevaba estudiando hace días y que se ha hablado no solo con el ministro de Sanidad, Salvador Illa; y con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; sino también con el lehendakari, Íñigo Urkullu, quien se adelantó a la Generalitat en su petición y de donde sale la idea de que el estado de alarma se puede territorializar.

Pero cuando a la 'consellera' de Presidencia Meritxell Budó le preguntaron si había habido división en la Generalitat a la hora de tomar la decisión de pedir el estado de alarma, la portavoz replicó “no es importante como se ha llegado a esta decisión sino que se ha tomado porque es lo mejor para la salud de los catalanes”. El acuerdo al que se ha llegado con el Gobierno es que la Generalitat ejercerá el mando único por delegación del Ejecutivo español. Una delegación que, como tal, el ejecutivo puede revocar en cualquier momento. Esto no se limitará a la Generalitat sino también al resto de CCAA que lo hayan solicitado.

La Consellera de Presidencia, Meritxell Budó. (EFE)
La Consellera de Presidencia, Meritxell Budó. (EFE)

La petición se ha llevado a cabo asegurando que cuando el Gobierno, tras haberlo acordado el Consejo de Ministros, traslade al Congreso la petición de estado de alarma, necesario para que esta dure más de 15 días, tendrá el apoyo tanto de los diputados de ERC como de JxCAT. Con ellos y el PNV y Cs el ejecutivo se asegura que la medida prospere la apoye o no el PP. La Generalitat también ha logrado el respaldo de los grupos parlamentarios, incluidos los de la oposición. Y en el horizonte queda la instauración del toque de queda, que podría ser de 23,00 h. a las 6,00 h, y más restricciones a la movilidad.

La Generalitat quiso evitar a toda costa solicitar el estado de alarma y por eso sus medidas habían sido mucho más duras que las de Madrid

Ninguna explicación de por qué las duras medidas que se tomaron hace una semana no han funcionado, y vista la evolución de los datos, no van a funcionar. Se cerraron bares, restaurantes, discotecas, se impusieron clases on line a las universidades, se clausuraron los centros de estética… Todo eso para tener una de las peores cifras de España y para que la transmisión comunitaria se haya generalizado en Cataluña.

Marcando diferencias

La Generalitat se ha centrado en marcar diferencias. “Quisiera remarcar la diferencia entre este estado de alarma y lo que se nos aplicó por parte de España el mes de marzo. Aquel recentralizaba las competencias, y por tanto, en usurpar las del gobierno de Cataluña”, ha asegurado Budó en la tardía rueda de prensa de ayer. Por tanto, el tema competencial es clave.

El temor en ERC es que desde JxCAT se empiece a criticar que Aragonès, que aspira a ser candidato a la Generalitat en las próximas elecciones del 14 de febrero, haya solicitado la declaración del estado de alarma. Por eso, los matices se ponen en la cuestión competencial. El clima preelectoral en Cataluña lo contamina todo.

Medida evitar

Solicitar el estado de alarma era una medida a evitar, por parte de los dirigentes catalanes. Por eso la Generalitat llevaba una semana con medidas más duras que las aplicadas por el estado de alarma en la Comunidad de Madrid. Sin embargo, no ha sido suficiente y todo evoca a lo peor del confinamiento de primavera.

Generalitat de Cataluña Cataluña Pere Aragonès
El redactor recomienda