JUICIO POR UNA TRIFULCA EN LA UDG

Torra se apunta a desjudicializar y retira la acusación por un boicot a un acto de Mas

Hace un año, Quim Torra, en plena ‘luna de miel’ con los radicales, prometió a los jóvenes que la Generalitat se iba a retirar de las acusaciones

Foto: El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), y el expresidente Artur Mas, durante un acto de JxCAT. (EFE)
El presidente de la Generalitat, Quim Torra (d), y el expresidente Artur Mas, durante un acto de JxCAT. (EFE)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha cumplido su palabra y se ha congraciado con entidades independentistas radicales. El pasado domingo, el Sindicato de Estudiantes de los Países Catalanes (SEPC) le recordaba al 'president' que hace justamente un año les prometió que la Generalitat se retiraría de la acusación contra 12 estudiantes de la Universidad de Girona que boicotearon un acto de Mas en 2011, “promesa que ha incumplido de forma flagrante”. Pocas horas después, el Govern retiraba la acusación, en la que pedía dos años de cárcel, y el SEPC se lo agradeció. Solo queda la Fiscalía como acusación.

El conflicto que enfrentaba a los jóvenes con el Gobierno catalán, se originó el 16 de diciembre del año 2011. Entonces presidía el Govern Artur Mas y comenzaban los recortes sociales, que previamente había pactado con el Gobierno de Mariano Rajoy. Se celebraba también aquel año el 20 aniversario de la Universidad de Girona, por lo que esta invitó al presidente a los actos. Ello generó una fuerte protesta estudiantil, un colectivo dolido por los recortes sociales y por la subida de las tasas universitarias, así como por la condescendencia de la rectora de la universidad, Anna Maria Geli. El SEPC mantiene que la invitación a Mas era una maniobra política y se hizo “de forma encubierta”.

Los estudiantes convocaron una manifestación ante el Aula Magna de la Facultad de Letras y se intentó boicotear el acto. Los Mossos entraron en el recinto universitario y se produjeron contundentes cargas, con el resultado de una treintena de heridos (la mitad de ellos, agentes de la policía) y 12 encausados, que serán juzgados durante los próximos días, hasta el 29 de enero.

Carga de los Mossos en diciembre en 2011. (EFE)
Carga de los Mossos en diciembre en 2011. (EFE)

Las acusaciones que penden sobre los estudiantes son de atentado a agentes de la autoridad (pegaron a dos agentes), lesiones y desórdenes públicos, además de multas por amenazas. El abogado defensor, el exdiputado de la CUP Benet Salellas, considera que los delitos, si los hubo, ya han prescrito, aunque solicitaron que las acusaciones fuesen por faltas, tal y como preveía el Código Penal vigente en 2011. Además, ha pedido la nulidad de las pruebas obtenidas dentro del claustro porque afirma que al entrar la policía en el recinto se vulneró el principio de autonomía universitaria. Los agentes entraron con el permiso del vicerrector y de la rectora, lo que está previsto en la ley.

El año pasado, Quim Torra prometió a los jóvenes que la Generalitat se iba a retirar de las acusaciones. Solo tres meses antes, había arengado también en Girona a los CDR con el famoso ‘apreteu, apreteu’. Los estudiantes le recordaron esas palabras este domingo para que la Generalitat se retirase de la causa.

Ofensiva de organizaciones radicales

En teoría, al haber agentes lesionados, la Generalitat está obligada a dar asistencia legal a los agredidos en acto de servicio. Por eso, hasta este domingo, mantenía la petición de dos años de cárcel para ocho de los detenidos. En cuestión de horas, y ante una ofensiva de los radicales llamando a concentraciones hasta finales de mes, Torra ha cedido a las presiones.

El juicio generó en los últimos días una oleada de solidaridad con los jóvenes encausados. Desde la CUP hasta los CDR o entidades como los jóvenes de Arran y los del colectivo La Forja (también vinculado a la CUP) convocaron concentraciones este mismo lunes para protestar contra el juicio. “Cuando el Govern abandona las políticas sociales y aplica políticas penales, incentiva la represión de los Mossos y la judicial y, ocho años más tarde, lleva a juicio a 12 personas que en 2011 luchaban contra las subidas de tasas en la universidad”, denunció este lunes Endavant, la organización que conforma el núcleo duro de la CUP.

La Forja llamó a manifestarse ante los juzgados y recordaba que “el movimiento estudiantil fue apalizado dentro de la universidad por los Mossos con el consentimiento del rectorado”. El SEPC de la universidad, por su parte, subrayaba que los 12 estudiantes “serán juzgados ocho años después por defender la universidad pública”.

Varios lesionados acusaron a un subinspector de los Mossos de 11 delitos de lesiones, cargos de los que el mando policial fue absuelto en el año 2013. El sumario de ese caso relata que los estudiantes abrieron por la fuerza una antigua puerta de emergencia del Aula Magna donde se encontraba Artur Mas y se generaron situaciones de peligro, ya que pudo haber heridos graves al haber un desnivel de tres metros entre la puerta y la sala. Ante ello, los agentes hicieron servir sus porras para dispersar a los estudiantes. En la refriega, también recibieron golpes un trabajador que estaba tomando un café y que no participaba en los hechos y una estudiante que pasaba por la zona, aunque no se pudo identificar a los autores. Además, intentaron cortar el cordón policial, de tal manera que los asistentes tuvieron que acceder a la universidad por una vía alternativa.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios