años de dedicación al 'procés'

La falta de gestión le estalla a Torra: los CDR incendian la huelga contra el Govern

'Mossos' contra bomberos, médicos en huelga, estudiantes y funcionarios... Las calles de Cataluña se han hartado de promesas y los independentistas piden cuentas a la Generalitat

Foto: Bomberos encienden bengalas durante la protesta por los recortes y las condiciones laborales ante el Parlamento de Cataluña. (Reuters)
Bomberos encienden bengalas durante la protesta por los recortes y las condiciones laborales ante el Parlamento de Cataluña. (Reuters)

El presidente del Govern catalán, Quim Torra, tiene a la ciudadanía sublevada. Hasta los colectivos más proclives al independentismo, como son los bomberos, se han echado a la calle, hartos del ninguneo de la Administración, de promesas incumplidas y, sobre todo, de la inacción de gobierno del Ejecutivo. Cataluña vive hoy días convulsos con una huelga en la sanidad primaria (que afecta a los centros de atención públicos, los más cercanos al ciudadano), una huelga de bomberos y una huelga en la educación, de profesores, estudiantes y personal laboral. CCOO y UGT han convocado también paros parciales en los servicios sociales de toda Cataluña para este viernes “en defensa de los profesionales y en contra de la violencia ocupacional que padecen”. También los comités de defensa de la república (CDR) han convocado y apoyado la huelga de estudiantes que comenzó este miércoles. Y avisan a Torra de que las soluciones solo dependen de él y de su voluntad política: “Aquí no se pueden esconder bajo la excusa de Madrid”, le advierten los que hace poco el propio Torra jaleaba para que aprieten en la calle y así el Govern pueda llegar más lejos.

La falta de gestión le estalla a Torra: los CDR incendian la huelga contra el Govern

Pero lo que evidencia tanto malestar es que años y años de dedicación al ‘procés’ han descuidado todo lo demás. Y mientras Torra insiste en que o hace la república o se va, el personal de la Administración se le va rebotando. Falta determinación, falta gestión de gobierno y falta voluntad política de arreglar las cosas que no tengan que ver con la independencia o el ‘procés’. El clímax llegará el próximo 12 de diciembre, jornada en que se celebrará la primera huelga general del personal de la Generalitat desde la reinstauración de esta. Serán 250.000 empleados públicos los que les echarán un pulso a Torra y a su enrocado Ejecutivo.

La CGT y COS convocan la huelga del personal laboral de las universidades, al que se ha unido el comité de empresa de la Universidad de Barcelona. Reclaman una mejora de las condiciones laborales del profesorado asociado, la derogación del endurecimiento de los requisitos para la acreditación del profesorado —“que nos expulsa de la carrera académica”—, que las matrículas de tesis doctorales sean gratuitas para investigadores predoctorales y la derogación de las ingerencias políticas y económicas en la gestión de las universidades.

El aviso de los CDR

Los CDR se han sumado a esta protesta estudiantil. “Como CDR Cataluña, creemos que la educación es el caudal para construir una sociedad libre y consciente de lo que la rodea, para poder hacerle frente desde la autoorganización y el conocimiento”, dice un escrito de los CDR. Recuerda este texto que “en 2009, el Parlamento de Cataluña aprobó la Ley de Educación de Catalunya (LEC), que se comprometía a incrementar los recursos económicos hasta el 6% del PIB durante los siguientes ocho años. En estos momentos, es solo del 2,04%, muy lejos de aquella cifra. Además, este hecho demuestra que no se escuchan las propuestas ciudadanas, como la ILP de educación”. Para los radicales, una mayor inversión en educación “depende solo de la voluntad de nuestros gobernantes. Aquí no se pueden esconder bajo la excusa de Madrid”. Todo un toque de atención a Torra.

Los médicos son los que rompieron el fuego: llevan desde el lunes protestando y continuarán durante toda la semana, porque el posicionamiento del Govern está lejos de facilitar un diálogo constructivo. El seguimiento de la huelga ha sido estos dos días de casi el 80%, según el sindicato Metges de Catalunya. Todo un éxito.

Esta protesta afecta a más de 10.000 médicos que quieren que se modifiquen las condiciones en que tienen que trabajar. Reclaman limitar las visitas diarias a 28 (hay doctores que visitan a 40 pacientes diariamente), que el tiempo mínimo por visita sea de 12 minutos y fijar un ratio de pacientes por doctor dependiendo de la especialidad. Reclaman, asimismo, que se eliminen los recortes aplicados por la crisis, hacer voluntarias y no obligatorias las guardias y que los centros de atención primaria cierren a las ocho de la noche, entre otras cuestiones.

Un presidente ‘empático’

El ambiente de protesta se calentó este miércoles con la suma de bomberos y estudiantes. Los primeros se concentraron ante el Parlament con sus reivindicaciones. “Es el preludio de las movilizaciones que haremos en el futuro. Este miércoles, convocamos en el Parlament porque había comisión parlamentaria y queríamos aprovechar para hablar con los diferentes grupos políticos, pero lo nuestro viene de hace 10 años”, explica a El Confidencial Antonio del Río, portavoz de UGT.

Médicos y bomberos no se concentraron en la plaza Sant Jaume porque un gran belén instalado por la alcaldesa limita el aforo. Pero trasladaron su particular ‘belén’ a la cámara legislativa, donde están presentes todas las fuerzas políticas. Aun así, sus protestas van dirigidas exclusivamente a Quim Torra, que es quien puede abrir el grifo de las inversiones sociales, porque no solo de independencia vive el catalán. Hubo tensión en el Parlament, especialmente entre Mossos y bomberos, los dos colectivos que hace poco más de un año se alineaban en fila ante las fuerzas del orden estatales para ‘defender’ las urnas del referéndum ilegal. Paradojas del ‘procés’: ayer, casi llegan a las manos, porque cada quien ha de mirar por sus intereses y ahora están en bandos opuestos.

De hecho, todos los colectivos implicados han sido rondados por Torra en sus alocuciones. El ‘president’ no desaprovecha para deslizar sentimientos de respeto y empatía por los colectivos. Pero luego hace lo que le conviene y olvida sus necesidades. Si hace unos días dejaba caer que tiene una hermana funcionaria que sufre con los recortes, este martes reiteraba su empatía. “Le agradecería que esa empatía se traduzca en cosas prácticas”, le contestaba airado Jordi Cruz, presidente de Metges de Catalunya. Pero lo que Torra dice desde el atril no se traduce en nada.

Bomberos sin mangueras

Porque hasta ahora ha habido mucho ‘procés’, pero los 2.200 bomberos de Cataluña están sobrepasados por la realidad: circulan en coches de más de 20 años de antigüedad (la media de antigüedad de los vehículos que acuden en primera instancia es de 15 años), algunos de esos coches carecen de mangueras, tienen parques de bomberos ruinosos, faltan personal administrativo y operadores de control y no hay equipos de protección individual, ni equipos de excarcelación ni cámaras térmicas. El defensor del pueblo catalán, Rafael Ribó, ha estado visitando por sorpresa parques de bomberos durante los últimos días y se ha quedado asustado de algunas cosa que ha visto. Hay un dato alarmante: los bomberos catalanes realizaron el año pasado 460.000 horas extraordinarias, lo que denota una falta de personal preocupante. La propia Administración reconoce que faltan 600 bomberos. “Yo diría que muchos más, pero me conformo con que la propia Administración diga que faltan esos 600”, apostilla Del Río.

De hecho, el anterior Gobierno había pactado un plan hasta 2022 con el objetivo de poner al día el cuerpo. Cuando Torra tomó posesión, el nuevo Govern hizo caso omiso: calificó de “brindis al sol” las buenas intenciones para con este colectivo. Y no hay partida presupuestaria para renovar material, vehículos o aumentar las plantillas.

En la enseñanza pública, Los sindicatos estudiantiles alineados con el soberanismo, como el Sindicat d’Estudiants y Sindicats d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC), se han sumado a las protestas. El primero exige la retirada inmediata de los recortes, la eliminación de las tasas en la FP y una rebaja del 66% en las tasas universitarias. El segundo reclama una rebaja de precios del 30%, “medida que fue aprobada por el Parlament”.

Durante la primera jornada de huelga estudiantil, se levantaron barricadas en varios campus y se intentaron cortes de tráfico, lo que fue contestado con intervenciones de los Mossos d’Esquadra. Además, se ocuparon algunos edificios para intensificar la protesta.

Hoy, movilizaciones aún mayores

Pero el gran ‘mambo’ es este jueves: sindicatos, CDR y juventudes de la CUP prevén cortes de vías desde primeras horas de la mañana. En Barcelona, se paralizará la Diagonal en la zona de Pedralbes (a la entrada) y paseo de Gracia (en el centro). Luego, varias ‘columnas’ confluirán hacia una gran manifestación en plaza Universidad a las 12 del mediodía. La ciudad puede ser un caos.

“La lucha en las calles es nuestro único camino para defender nuestros derechos. La presión popular es clave para conseguir unos presupuestos catalanes o estatales que recojan la inversión necesaria, pero también es la única manera de conseguir que estos se cumplan”, advierten desde el Sindicat d’Estudiants.

Los sindicatos UTEC, ASPEPC y CGT (a los que se unió a última hora Docents per la República) fueron los primeros convocantes de la protesta, reclamando a la Generalitat la recuperación de las pagas extraordinarias de 2013 y 2014, la reducción de las tasas de interinidad al 8%, el aumento de plantillas, la jornada de 35 horas, la reversión de recortes para volver a las 18 horas lectivas y otras reivindicaciones relacionadas con permisos o retribuciones.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios