no podrá relacionarse con menores

El Vaticano aparta de su cargo a un párroco acusado de abusos a menores en Girona

El expárroco de Vilobí d'Onyar (Girona) no podrá ejercer su profesión ni relacionarse con menores de edad, tal y como ha anunciado el Obispado de Girona

Foto: El papa Francisco durante la cumbre para anlizar los abusos a menores por parte del clero. (Efe)
El papa Francisco durante la cumbre para anlizar los abusos a menores por parte del clero. (Efe)
Autor
Tiempo de lectura2 min

El Vaticano ha prohibido a Tomás Pons, ex rector del municipio de Vilobí d'Onyar (Girona), ejercer su cargo y relacionarse con menores de edad tras las acusaciones contra él por presuntos abusos sexuales a vecinos y exalumnos de la escuela Bell-lloc durante tres décadas. Además, deberá pedir perdón a las víctimas —aún está por determinar si será personalmente o a través de un comunicado— y tampoco podrá visitar las poblaciones en las que ha ejercido su cargo.

Así lo ha anunciado el Obispado de Girona en un comunicado emitido este lunes, en el que también ha querido demostrar su participación en la investigación del caso colaborando con la Congregación para la Doctrina de la Fe de la Santa Sede y la Fiscalía.

En la nota, el Obispado también informa de las medidas que la Congregación ha impuesto contra el denunciado: la prohibición total del ejercicio público del ministerio —oficiar misa en público o administrar penitencia—, de mantener "cualquier tipo de contacto" con menores; visitar las localidades en las que ha ejercido —Selva (Vilobí d'Onyar), Garrotxa (Les Preses), Alt Empordà (Siurana, L'Escala) y Gironès (parroquias de Adri y Biert)—, dejando la decisión de fijar su lugar de residencia en manos del obispo diocesano.

Asimismo, aseguran que el párroco, de 91 años, ha recibido esta noticia "personalmente", así como las víctimas. El comunicado concluye con la "condena" por parte del Obispado ante este tipo de abusos.

El pasado 4 de febrero, la comisión diocesana del Obispado de Girona empezó a trabajar en la investigación sobre los presuntos abusos sexuales que habría cometido durante tres décadas Tomàs Pons, quien fue 33 años párroco de Vilobí d’Onyar y 29 del colegio Bell-lloc de Girona, de alumnado masculino, informa EFE. De esta forma, recogieron 15 testimonios de algunas de las víctimas, testigos y del propio párroco.

Los presuntos casos de abusos sexuales no fueron denunciados, pero sus declaraciones se trasladaron al Obispado en los años setenta y ochenta. La Fiscalía de Girona, sin embargo, archivó el caso por prescripción.

Según informó el diario 'Ara Catalunya', el primer caso se produjo en 1967. De acuerdo con los testimonios de algunas víctimas, Pons invitaba a los menores a sentarse en su regazo y aprovechaba para realizarles "tocamientos genitales".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios