en mayo de 2017 en lleida

Condenado a dos años de cárcel por abusar de una mujer con discapacidad intelectual

En su denuncia, la mujer manifestó que "se encontraba con la mente en blanco y no pensaba en nada, que no le hacía ninguna gracia y se quería marchar, diciéndoles 'quita, quita'"

Foto: Mossos d'Esquadra. (Reuters)
Mossos d'Esquadra. (Reuters)

La víctima y su agresor se conocieron frente a un bar de Lleida en mayo de 2017. Antonio C. iba con dos amigos, uno de ellos menor, y tras varios minutos de conversación logró convencerla para que les acompañara a la casa del más joven. "Una vez allí, el acusado Antonio C. mantuvo relaciones sexuales con penetración vaginal, uniéndose después el menor llegando a formar un trío en el que también penetró por vía vaginal, además de bucal", explica la sentencia de la Audiencia de Lleida. A punto de cumplirse dos años del suceso, el acusado ha sido ahora condenado a dos años de cárcel por un delito de abuso sexual.

En su denuncia, la mujer manifestó que "se encontraba con la mente en blanco y no pensaba en nada, que no le hacía ninguna gracia y se quería marchar, diciéndoles 'quita, quita', 'os estáis pasando un montón', 'que me quiero ir, dejadme en paz', a lo que ellos le contestaban 'quédate quédate'". Aunque los dos hombres mayores de edad se marcharon de la casa de madrugada, ella se quedó finalmente hasta la mañana siguiente junto al menor, tras lo que "fue reconocida en el Hospital Arnau de Vilanova de Lleida, no presentando la misma lesiones genitales ni de otro tipo".

"La mujer no cuenta con herramientas personales necesarias para mostrar abiertamente su negativa"

El fallo de la Audiencia de Lleida explica que la mujer "presenta una discapacidad intelectual por la que resultó judicialmente incapacitada, derivada de una inteligencia límite, trastornos de conducta y trastorno mental, disminución que es difícil de apreciar a simple vista, pudiendo serlo tras unas horas de interactuación con la misma, dependiendo del contenido de la conversación y de la capacidad de su interlocutor". La víctima se encuentra ingresada en un centro de "atención a personas con discapacidad y trastornos de conducta" por su trastorno, pero pasa todos los domingos con sus padres y esa semana se escapó de casa para ir al mencionado bar.

La sentencia señala en este sentido que "la mujer no cuenta con herramientas personales necesarias para mostrar abiertamente su negativa", por lo que "puede faltarle contundencia a la hora de parar una situación no querida, pudiendo adoptar una actitud sumisa". Aunque los magistrados reconocen que las pruebas no apuntan en principio a que "se trate de una relación inicialmente forzada o inconsentida" e incluso reconocen que el acusado podría no haber sido consciente de la discapacidad que sufre la mujer, consideran que debe ser condenado por un delito de abuso sexual porque la mujer sí verbalizó "las frases de oposición y rechazo".

Basándose en este razonamiento, la Audiencia de Lleida le condena además a una inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante dos años y le prohíbe comunicarse o aproximarse a ella durante otros tres, así como al pago de 3.000 euros en concepto de daño moral. La sentencia no es firme es firme y cabe interponer recurso de apelación ante la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios