Anuncia una nueva Constitución

Un Quim Torra entregado a Puigdemont se basa en una desobediencia retórica

En el plano concreto, Quim Torra no ha anunciado ninguna medida de gobierno. De hecho, para las cosas prácticas, Torra ha asumido como propio el programa de Jordi Turull

Foto:  El candidato de JxCat a ser investido presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)
El candidato de JxCat a ser investido presidente de la Generalitat, Quim Torra. (EFE)

El candidato a la presidencia de la Generalitat, Quim Torra, se ha mostrado del todo entregado a Carles Puigdemont, diciendo que hablaba en su nombre. Y todo su relato se ha basado en centrarse en una desobediencia retórica: una proceso constituyente, una nueva Constitución y la ruptura con España y el régimen autonómico. Con mensaje al Rey Felipe VI en castellano, incluido, como si el monarca no hablase catalán. Esos han sido los ejes del discurso de Quim Torra en el Parlament. Un discurso tras el cual los miembros de la CUP han evitado aplaudir.

[Siga aquí en directo el pleno de investidura de Quim Torra]

En el plano concreto, Quim Torra no ha anunciado ninguna medida de gobierno. De hecho, para las cosas prácticas, Torra ha asumido como propio el programa de gobierno que presentó Jordi Turull en su parlamento de investidura antes de ser encarcelado de manera provisional por la causa que se instruye en el Tribunal Supremo.

Un Quim Torra entregado a Puigdemont se basa en una desobediencia retórica

Torra, editor, ha ejercido de “lletraferit”, de aficionado a los libros y a literatura. Su discurso estaba muy bien escrito. Trufado de citas literarias, desde Gabriel García Márquez hasta Vaclav Havel –ex presidente de Checoslovaquia–. Pero sobre todo centrado en los agravios de Cataluña y huyendo de medidas concretas más allá de generalidades sobre la cohesión social y la igualdad de género.

Torra, editor, ha ejercido de “lletraferit”, de aficionado a los libros y a literatura. Su discurso estaba muy bien escrito y trufado de citas literarias

“Iniciamos una etapa de transición que señala un marco provisional”, ha señalado Torra, con lo que él mismo ha devaluado lo que será su figura como futuro 'president'. E, igual que le pasó a JxCAT en su programa electoral antes del 21-D, marcando los ejes de su plan en puntos que no dependerán ni de él ni de la Generalitat: “Libertad de los presos, retorno de los exiliados y aceptación de la voluntad de los catalanes”.

Quim Torra no slo ha vuelto a sus adorados años 30, ha regresado a la legislatura anterior, dirigiéndose sólo a los que ha definido como “estimados compatriotas”. Es decir, solo al 47% de la población que le da apoyo. Un apoyo que no ha visto tan seguro porque al final de su discurso ha hecho un llamamiento al pueblo de Cataluña, pidiendo unidad entre los ciudadanos independentistas y los políticos, como si esa comunión estuviese amenazada.

Artur Mas (c), acompañado de los expresidentes del Parlament Ernest Benach (i) y Nuria de Gispert (d). (EFE)
Artur Mas (c), acompañado de los expresidentes del Parlament Ernest Benach (i) y Nuria de Gispert (d). (EFE)

“Todos tienen el deber de trabajar por el país, de servirle. Este es el compromiso de la hora que a nosotros nos ha tocado. Os pido que lo cumpláis, que seáis conscientes de la hora grave y que os exijáis vosotros mismos lo que solo de nosotros depende. Sabéis que todo lo que estamos haciendo, todo lo que nos corresponderá hacer en adelante, no debemos esperarlo de la concesión de nadie más que la de nosotros. Sed leales a lo que Cataluña pide. Y entonces, tened la certeza de que superaremos todos los embates”, ha declarado el Quim Torra radical invitando a las masas a la movilización, tal vez detectando que el politiqueo de los últimos meses les está distanciando de sus bases.

Denuncia contra España

Antes, Torra ha dibujado una panorama dantesco de Cataluña y de España, que ha calificado, de nuevo de “crisis humanitaria”. Y esta vez lo ha hecho en sede parlamentaria. Así ha asegurado que “hoy, en Cataluña, el derecho universal de cualquier pueblo a autodeterminarse está criminalizado. Los derechos cívicos de expresión, de manifestación y de pensamiento, son pisados y amenazados”.

“Hay presos políticos, hay exiliados, hay centenares de catalanes investigados por haber expuesto sus ideas, resulta que votamos el 1 de octubre y el 21-D pero no se respeta la voluntad expresada en las urnas”, ha insistido Quim Torra.

Torra ha dibujado una panorama dantesco de Cataluña y de España, que ha calificado, de "crisis humanitaria". Y esta vez en sede parlamentaria

En un correctísimo inglés incluso se ha dirigido al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, pidiendo su intermediación y solicitando una plataforma de diálogo tutelada por Bruselas.

Contra la normalidad

“Algunos querrían hacernos creer que vivimos en un país normal; pues, no, al contrario, nos encontramos en un momento político excepcionalmente anormal, de una enorme gravedad”, ha denunciado Torra desde la tribuna de oradores. Por lo tanto, si Mariano Rajoy aspira a levantar el 155 y volver a la política cotidiana con Quim Torra de president, que se olvide.

Y la desobediencia será el pilar, según Torra. Por eso ha resaltado que “haremos frente y lo haremos desde la base, garantizando unas políticas públicas que lleguen a todos, y recuperando todo lo establecido y aprobado por este Parlamento en las leyes suspendidas”, lo que alude también a Ley de Transitoriedad y Referéndum que supusieron la gran ruptura del pasado mes de septiembre.

Pero temas concretos, ninguno. Más bien, todo apunta a que Quim Torra aspira a mantener el bloqueo institucional pero esta vez desde la propia Generalitat. Y eso si, como en la pasada legislatura, se ofrece diálogo al Gobierno español al mismo tiempo que se anuncian medidas unilaterales que lo harán imposible.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
36 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios