MANIOBRAS OCULTAS PARA DIRIGIR LA ORGANIZACIÓN

ERC controlará la nueva cúpula de la ANC

Paluzie tiene las manos más libres para aplicar una política más transversal y sin los peligros de bascular hacia convergentes o hacia republicanos

Foto: Elisenda Paluzie presidirá la ANC. (EFE)
Elisenda Paluzie presidirá la ANC. (EFE)

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) ya tiene nueva cúpula, tras la elección, este sábado, de la economista Elisenda Paluzie como nueva presidenta. Junto a ella, oficiarán el abogado e historiador Pep Cruanyes como vicepresidente; Montserrat Rossell como secretaria; y Joaquim Arnau como tesorero. Y ya no es una cúpula alineada con los convergentes, como ha ocurrido los últimos años: los republicanos pusieron una pica en Flandes y lograron el control de la emblemática organización.

El pasado sábado, Paluzie había obtenido 5.292 votos de la militancia. El segundo miembro del secretariado con más votos fue Joan Canadell, uno de los fundadores del Cercle Català de Negocis, con 3.300; le seguían David Minoves, militante de ERC, ex alto cargo del Tripartito y actual presidente de la organización Ciemen, con 3.098 y Pep Cruanyes, con 3.066 sufragios. Los 77 miembros del secretariado debían elegir este sábado a la cúpula de la organización: Paluzie obtuvo 71 votos (solo cosechó dos en blanco y el resto fueron votos favorables), mientras que el vicepresidente cosechó 66 sufragios favorables y siete en blanco.

[Sigue aquí la última hora de lo que ocurre en Cataluña]

Ahí es donde saltó la sorpresa: desde ERC, según fuentes consultadas por El Confidencial, se intentó conseguir el control de la cúpula de la ANC. De hecho, el candidato favorito de amplios círculos republicanos era David Minoves, presidente del Centre Internacional Escarré per a les Minories Ètniques i Nacionals (Ciemen), una veterana organización que lleva décadas apostando por la independencia.

Durante la última semana, según informaciones recogidas por El Confidencial, el vicepresidente de la entidad, Agustí Alcoberro, hizo de mediador para acercar posturas. En principio, Paluzie no se había postulado para dirigir la entidad, pero visto el apoyo de los socios, le pidieron que reconsiderara su decisión: los demás candidatos podían renunciar y le allanarían el camino. Esa fue, además, la condición que ella mismo puso encima de la mesa para asumir el reto: es el momento de dar una imagen y un mensaje de unidad férrea al catalanismo. Si hubiera habido otro postulante, Paluzie se habría retirado. Lo cierto, sin embargo, es que ERC no pudo imponer a Minoves como miembro de la cúpula. Algunos círculos de ERC propugnaban también una lista encabezada por Josep Antolí, que corrió igual suerte.

Acto de la ANC. (EFE)
Acto de la ANC. (EFE)

Con el empresario Joan Canadell ocurrió algo parecido. Canadell, uno de los fundadores del CCN y propietario de una red de gasolineras 'patrióticas' es un independentista partidario acérrimo de Carles Puigdemont. En junio de 2016, cuando los 'cuperos' se opusieron a los primeros presupuestos de este, Canadell llegó a tachar a los antisistema de "españolistas" y pidió que no se les volviese a votar. Además, con anterioridad había propuesto realizar listas negras de gente que insultaba a los catalanes para pasarles cuentas con posterioridad. Canadell fue el segundo candidato más votado por las bases de la ANC, pero ni él ni el tercero, David Minoves, entraron en el Olimpo final de la organización.

El control de ERC

Aun así, los republicanos se salieron, finalmente, con la suya, porque a falta de Minoves, demasiado comprometido con el partido, lograron colocar a Cruanyes, que en las elecciones del pasado 21 de diciembre ocupó el antepenúltimo lugar de la lista de ERC por Barcelona, que encabezaba Oriol Junqueras. El nombre de Cruanyes en esa candidatura solo era seguido por Maria Teresa Aymerich y por Ramón Cotarelo.

Lo cierto, sin embargo, es que, de esta manera, Paluzie tiene las manos más libres para aplicar una política más transversal y sin los peligros de bascular hacia convergentes o hacia republicanos, ya que su vicepresidente, pese a ir en la lista de Esquerra, no ha ocupado cargos en el partido ni sillones políticos en la Administración. De hecho, tanto Paluzie como Cruanyes son simpatizantes de ERC y, en momentos muy determinados, fueron acogidos en sus filas. De ahí que la nueva cúpula esté más identificada con los republicanos que son los convergentes.

Porque la economista es una vieja militante independentista que llegó a cotizar en ERC y que incluso se presentó en sus listas

Porque la economista es una vieja militante independentista que llegó a cotizar en ERC y que incluso se presentó en sus listas. Nacida en 1969, de 1989 a 1994 fue secretaria de finanzas de la Federación Nacional de Estudiantes de Cataluña (FNEC). En el 2006 fue una de las promotoras del no al Estatuto y participó en la fundación de la plataforma Sobirania i Progrés, nacida desde las filas de Esquerra. De 2008 a 2012, militó en ERC, de la que se separó para apoyar posicionamientos más radicales. Desde el 2001 es profesora titular de Economía de la Universidad de Barcelona, entidad en la que también se doctoró en Economía en 1999.

Cruanyes, por su parte, es presidente de la Sociedad Catalana de Estudios Jurídicos, entidad vinculada al Instituto de Estudios Catalanes (IEC), además de secretario de la Comisión de Lengua Catalana del Consejo de colegios de Abogados de Cataluña. Fue uno de los principales intelectuales que presionaron para la devolución de los papeles de Salamanca y formó parte de la Comisión de la Dignidad. A este respecto, publicó el libro 'Los papeles de Salamanca. El expolio del patrimonio documental de Cataluña (1938-1939)'. En el año 2006 recibió el Premio de Actuación Cívica de la Fundación Lluís Carulla, vinculada a la familia Carulla (propietaria de Gallina Blanca) y de marcada tendencia independentista.

Un 'duro' en la cúpula

En julio pasado, Cruanyes escribía en un artículo de opinión: "El aparato penal y sancionador de un Estado tiene como finalidad hacer desdecirse a las personas de cometer delitos. Cuando estos mecanismos se utilizan para intimidar a quien piensa de una determinada manera o por el ejercicio democrático de los derechos civiles y políticos, estamos ante el terror y la creación de miedo por parte de un Estado autoritario". Y el 21 de septiembre, al día siguiente de las algaradas y los registros en sedes de la Generalitat, aseguraba que "la actuación del juzgado de instrucción 13 ordenando los registros de consejerías de la Generalitat fue la culminación de esta intervención represora (…) Se ha impuesto, de facto, un estado de excepción (…) La justicia que hunden deberá ser reformada por la república catalana". Y calificaba al juzgado referido y al TSJC como "tribunales políticos".

No hay duda, pues, de la línea que llevará la nueva dirección de la ANC. Aunque, políticamente hablando, ERC respira aliviada

No hay duda, pues, de la línea que llevará la nueva dirección de la ANC. Aunque políticamente hablando, ERC respira aliviada por haber arrebatado el control absoluto de esta organización a Convergència: de hecho, la ANC, bajo el mandato de Carme Forcadell, había apostado sin ambages por Artur Mas y con Jordi Sànchez se había alineado claramente con Carles Puigdemont. Ahora, los republicanos se tomarán la revancha.

Por su parte, desde la cárcel, Jordi Sànchez, hasta hace poco presidente de la entidad, dirigió un mensaje a la nueva dirección, animándola a "trabajar por la República". También les pidió que mejor que se equivoquen "por vuestra actividad que no por quedaros quietos". Y les recomendó "no simplifiquéis las respuestas a los problemas y retos que la libertad nacional y la cohesión social tienen ya planteados". Y les advirtió de otra cosa: "No menospreciéis al Estado. Es fuerte y está temeroso y rabioso. Nos hará daño. Pero si persistimos con virtud y dignidad, le podremos ganar".

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios