Independencia de Cataluña: Domènech: Hay candidatos alternativos a Puigdemont; pero nadie se mueve. Noticias de Cataluña
COORDINADOR DE CATALUNYA EN COMÚ

Domènech: "Hay candidatos alternativos a Puigdemont; pero nadie se mueve"

El líder de los 'comuns' defiende la investidura de un candidato alternativo a Puigdemont para recuperar el autogobierno y evitar una repetición electoral en Cataluña

Xavier Domènech (Sabadell, 1974) tiene claras sus prioridades en este contexto de bloqueo en Cataluña tras la suspensión de la investidura de Puigdemont, que pasan por recuperar las instituciones catalanas y el autogobierno. Objetivos para los que inevitablemente debe presentarse un "candidato alternativo" que no sea Puigdemont, asegura, reiterando que ni se puede gobernar desde el exterior ni hay una Generalitat en el exilio. Consciente de la división en el bloque independentista, y también dentro de JxCAT, desliza la posibilidad de que ese "candidato o candidata alternativa" provenga de una formación progresista, pero para ello tienen que producirse movimientos en los bloques. Todo lo demás abocará a una repetición electoral.

PREGUNTA. La actual situación de bloqueo en Cataluña, tras el aplazamiento del pleno de investidura, ¿amenaza con una repetición electoral?

RESPUESTA. Hay un debate en Cataluña, que trasciende las filas de los partidos independentistas porque afecta a toda la sociedad catalana, sobre si toda la estrategia para salir del 155 y recuperar el autogobierno es reductible a la estrategia planteada por Puigdemont. Yo creo que no es reductible. Es incomprensible plantear en este momento que solo hay una forma posible de superar esta situación. Un portavoz de JxCAT ha dicho hoy [por este jueves] que “o Puigdemont o elecciones”, y esto no es ninguna estrategia viable, es una reducción absoluta que lleva a una mayor intervención, mayor 155 y mayor represión. No se puede decir "o Puigdemont o 155", y por tanto debe haber un candidato alternativo, lo cual no significa legitimar el 155. Solo significa que haya un candidato o candidata alternativa que además saldría de las filas independentistas y, evidentemente, no estaría legitimando la intervención del Gobierno de Cataluña.

El líder de Catalunya en Comú, Xavier Domènech. (Ernesto Torrico)
El líder de Catalunya en Comú, Xavier Domènech. (Ernesto Torrico)

P. ¿Esa falta de candidato alternativo que reclama se debería a la división en el bloque independentista?

No se puede decir "o Puigdemont o 155", y por tanto debe haber un candidato alternativo, lo cual no significa legitimar el 155

R. Podemos estar asistiendo a un combate fratricida y electoral de fondo en las filas del independentismo, pero eso sería una irresponsabilidad enorme por parte de los partidos que dicen defender Cataluña, porque estarían prolongando una situación así por una lucha interna.

P. ¿Solo combate interno en las filas del independentismo o también dentro de JxCAT?

R. Es difícil de determinar, porque JxCAT es un espacio político donde puede haber sensibilidades diferentes, diciéndolo suavemente, pero está claramente al servicio de la estrategia diseñada desde Bruselas, y no parece que vayan a salir de ella. Nosotros creemos que cualquier representante político en este momento tiene que estar aportando soluciones, no pensando en cómo sacar rédito.

P. ¿Qué tipo de rédito?

R. Posiblemente rédito electoral, lo cual es muy cortoplacista, pero también pueden estar pensando esto mismo en otros partidos políticos. Recuerdo que en la sesión de constitución del Parlament, la única jefa de filas que en las valoraciones posteriores mencionó la palabra independentismo no fueron ni las de JxCAT ni de ERC. Ni tan siquiera la CUP o el PP, sino que fue Inés Arrimadas, de Ciudadanos. Ahí se ve la estrategia de que no le va mal que se degrade la situación pensando en sacar réditos electorales. Estamos en una situación en Cataluña de una gravedad tan enorme y un hartazgo de tales dimensiones que lo que debemos hacer es centrarnos en desbloquear la situación.

P. En el bloque independentista, ¿es el entorno de Puigdemont el que más busca forzar nuevas elecciones con el ultimátum de "o él o elecciones"?

El autogobierno de Cataluña es previo a la Constitución española y los pactos constituyentes esenciales

R: Espero que no. Los que están pensando constantemente en el país y en sacarlo de la situación donde está deben reflexionar que la salida pasa por presentar un candidato alternativo. Y esto no es legitimar ni mucho menos la acción del PP ni de la Moncloa, sino conseguir que los instrumentos del autogobierno de los catalanes y catalanas puedan estar otra vez en manos de los catalanes y catalanas. Además, estamos en un momento clave. Esta afirmación constante de "Puigdemont, Pugidemont o Puigdemont" [lo repite tres veces más] tiene que convertirse en "Cataluña, Cataluña, Cataluña" y "autogobierno, autogobierno y autogobierno".

P. Recuperar el autogobierno es su prioridad.

R. Muchas veces se ha considerado el autogobierno como algo accesorio. Desde las filas del PP y su muleta Ciudadanos, así como de los que son incapaces de salir de la subordinación a la estrategia del PP, que es el PSC, creen que el autogobierno de Cataluña es algo que se puede intervenir y esa intervención no tiene límites, ya sea por la interpretación del reglamento u otra cosa. Vamos, que es absolutamente flexible. Pero el autogobierno de Cataluña es previo a la Constitución española y los pactos constituyentes esenciales, por lo que cuando haces esta intervención, te estás cargando muchas cosas, y pensar que al día siguiente todo puede seguir igual no es verdad. Por otro lado, también se ha considerado que el autogobierno de Cataluña era un reflejo más del Estado autonómico del Régimen del 78 y que, por tanto, era algo a superar e incluso a rechazar. El autogobierno de Cataluña y sus instituciones era una aspiración de los catalanes que viene de mucho antes y que se encarna en la Generalitat republicana de los años treinta y se reinstaura en los setenta. Por eso todos deberíamos tener la prioridad de recuperar ese autogobierno y desde ahí poder avanzar.

P. ¿Para recuperarlo están dispuestos a apoyar un candidato alternativo que sea de ERC?

R. Ese escenario no se ha dado. Nosotros hemos dicho por activa y por pasiva que no formamos parte de una mayoría conformada por JxCAT. Hay unos partidos que ganaron las elecciones y al hacerlo plantearon que querían gobernar juntos y nosotros no. Sí es verdad que en este escenario de "Puigdemont, Puigdemont, Puigdemont", en ese bloque independentista, suman más votos la CUP y ERC que JxCAT. A veces es difícil comprender que partidos que son de izquierdas, que suman más votos en ese bloque, no planteen ni la posibilidad de un candidato o candidata que sea más próximo a sus propias tesis. Es una lógica de subordinación en tantos ejes que al final no creo que lleve a nada bueno. Dicho esto, este es un debate suyo.

P. Para que saliese adelante esa alternativa, aritméticamente sería preciso el concurso del PSC.

Todos deberíamos tener la prioridad de recuperar el autogobierno y desde ahí poder avanzar

R. Nosotros planteamos que la solución pasaba por un Gobierno transversal en Cataluña y de progreso. Es cierto que esa alternativa tiene su primer problema en que el PSC ahora mismo, como es público y notorio, solo construye alianzas pensando implícitamente en un Gobierno formado por el denominado bloque constitucionalista y, por tanto, no quiere moverse de ahí. Eso conlleva problemas como país y como PSC, y el bloque independentista está pensando solo en términos de Gobierno independentista en estos momentos. Aritméticas no sé si podría haber, pero alternativas políticas que después pudiesen construir nuevas aritméticas sí podría haberlas. Pero ahora mismo eso no está encima de la mesa.

P. ¿Estarían dispuestos desde los 'comuns', por su posición más transversal, a lanzar una oferta o una propuesta negociadora para forzar ese encaje de piezas?

R. La situación ahora es que hay un bloque en disposición de gobernar y que han dicho que quieren gobernar juntos. Tienen la responsabilidad, si es verdad que piensan en Cataluña, de proponer soluciones para desbloquear la situación. Espero que eso suceda, y suceda en breve. Nosotros lo que vamos a hacer es construir una legislatura propositiva desde la oposición que pueda generar alianzas progresistas. Lo que me plantea es si estas alianzas se pueden dar previamente en la investidura, pero en la situación actual es evidente que no. Vamos a ver cómo evoluciona todo, si hay legislatura o no, si corre el reloj o no. Ya se verá, pero nuestra postura es la que es.

P. ¿Cree que el reloj para nuevas elecciones ha empezado ya a contar?

En el bloque independentista, suman más votos ERC y la CUP que JxCAT. Es difícil comprender que no planteen un candidato más cercano a sus tesis

R. No soy jurista, pero no hubo investidura como para que pueda correr. Esto debería explicarse. En el caso de Cataluña, a diferencia de España, en los primeros 10 días debe haber una propuesta de investidura, y si esta falla se pone en marcha un reloj que en dos meses te da oportunidad de presentar tantas investiduras como se pueda, y si es efectiva hay Gobierno y si no lo hay, al término de esos dos meses se convocan elecciones. Entonces, para que se active el contador, tiene que haber una investidura fallida y no la hubo. Por tanto, creo que no corre el reloj en estos momentos, pero estamos esperando el informe a los letrados del Parlament para que lo clarifiquen.

P. En cualquier caso, ¿sería positivo o negativo?

R. Todo el mundo ya ha jugado a hacer los malabares con los reglamentos, las legalidades, etc. Y digo todo el mundo. La actuación del Gobierno popular que vimos el pasado fin de semana en relación al TC y al Consejo de Estado es una de las actuaciones más brutales de ir contra la separación de poderes que se habrá visto en España, y mira que hay precedentes. Pero más allá del interés político que puedan tener, lo cierto es que para que corra el reloj tiene que haber una investidura fallida y lo que vimos todos fue que no la hubo.

P. ¿Ha ganado Moncloa y se ha sacrificado a Puigdemont como se desprende de los mensajes de móvil entre el 'expresident' y el 'exconseller' Toni Comín?

R. Aquí todo el mundo tiene ganas de tener victorias particulares. Hay unos mensajes que ya no sé si son posados o robados, pero en cualquier caso aparecen y la reacción inmediata es una competencia entre PP y Cs para ver quién ha provocado con más fuerza lo que se dice en esos mensajes. Vemos a García Albiol diciendo que "demuestra que La Moncloa ha ganado", a Arrimadas por otro lado diciendo que “yo ya había dicho que esto estaba todo acabado”. ¿Pero después de esos mensajes qué ha cambiado? Hay dos millones de personas independentistas que han votado independentismo, ¿si o no? Sí. Puigdemont sigue siendo candidato a la investidura, ¿si o no? Sí. Yo estoy harto de batallas a corto, con victorias que son patéticas, y no afrontar directamente dónde estamos.

P. ¿Demuestra también que no hay plan B en el independentismo, que no hay candidato alternativo?

PP, Cs y PSC creen que el autogobierno de Cataluña es algo que se puede intervenir y esa intervención no tiene límites

R. Esa es la pregunta clave, porque era muy claro por parte de Puigdemont y de JxCAT que si se procede a esa investidura, lo que se producía era una elección que duraría cero segundos. Por tanto, la candidatura de Puigdemont a la Generalitat es una candidatura que al día siguiente, si se realiza, volvemos a estar como estábamos. Esa pregunta ya existía antes, por lo que habría que preguntarles si quieren elecciones o superar este escenario. Si quieren lo segundo, necesitamos una presidencia efectiva y, añado, que se haga desde Cataluña, porque las instituciones están en Cataluña. Aquí no hay una Generalitat en el exilio. Eso no existe. Hay unas instituciones intervenidas en Cataluña, que deben dejar de estarlo desde Cataluña y en Cataluña. La pregunta de fondo de si vamos a elecciones y si hay alternativa es evidente que no pasa por Puigdemont. Si es Puigdemont, son elecciones. Estaría bien que clarificasen entonces lo que quieren. ¿Quieren elecciones, y para qué? O por el contrario, ¿quieren gobernar Cataluña? Si no quieren gobernar, también estaría bien que lo dijeran.


P. Cada vez parece que hay menos margen para la bilateralidad. ¿Sigue confiando en una salida negociada desde Madrid?

R. En Cataluña, el bloqueo cada vez es más grande y ese bloqueo cada vez es más evidente que se da en España. Uno no puede pensar que puede hacer cosas que luego no tengan consecuencias para uno mismo. Si piensas que tus planes de La Moncloa ganan, solo son victorias pírricas porque luego creas una situación de bloqueo en toda España. El PP es un problema para Cataluña, pero también para España. Aquí la solución pasa por echar al PP del Gobierno. En Cataluña muchas veces se ha supuesto que se podía desconectar del PP y del PP no desconectas. O tienes voluntad de echarlo y construir alternativa o no desconectas. También otro sector puede pensar que se constituye como alternativa al PP apoyándolo siempre, y tampoco es verdad. Ciudadanos no es una alternativa al PP, sino una muleta del PP, y como mucho será una muleta más grande. Y el PSOE no puede pretender ser alternativa al PP apoyándolo constantemente. Cada vez será más claro, en el caso de la sociedad catalana y espero que también en la española, que tendremos que agruparnos todos para desbloquear la situación, con alternativas de gobierno en Cataluña y España.

P. ¿Ese desbloqueo pasa todavía por un referéndum pactado, o se trata de una pantalla pasada?

Nosotros lo que vamos a hacer es construir una legislatura propositiva desde la oposición que pueda generar alianzas progresistas

R. Pasa por muchas cosas, entre ellas un referéndum, pero además por una moción de censura, que como expresó el portavoz de ERC en el Congreso estaban dispuestos a apoyar para echar al PP sin pedir nada a cambio. Es una urgencia, pero el PSC y el PSOE no parecen dispuestos. No sé si lo fían todo a un futuro, pero el problema lo tenemos en el presente, no en el futuro.


P. ¿El PSC es el actor clave para provocar ese cambio de posición en Ferraz?

R. Podría ser un actor clave, pero ha dimitido de este papel. No se escucha como una voz propia en relación al PSOE ni tampoco en relación a lo que llaman el bloque constitucionalista.

P. ¿Cómo pueden llegar a las municipales de 2019 las diferentes formaciones?, y la división que asoma en el bloque independentista, ¿cómo puede afectar o influir en la toma de posiciones actual?

R. Todo movimiento político que ha pretendido construir su dirección táctica, estratégica y política desde fuera del país al final ha tenido un problema a la larga, con una bifurcación entre lo que es el interior y el exterior. Lo digo como historiador. Por lo que si ahora mismo la pretensión es construir alternativas políticas puramente desde la figura política de Puigdemont o desde el exterior, eso no tiene mucho recorrido. Ni para las municipales ni para el propio movimiento independentista.

P. ¿Han realizado ya una valoración más pausada de sus resultados electorales, que quedaron por debajo de las expectativas?

La candidatura de Puigdemont a la Generalitat es una candidatura que al día siguiente, si se realiza, volvemos a estar como estábamos

R. Clarísimamente por debajo de las expectativas. No nos han dejado mucho tiempo para analizarlo, la verdad. Es un análisis que se tiene que hacer, pero de forma sosegada. Nosotros nos constituimos el 8 de abril y tuvimos un gran debate de construcción de ideario, pero durante este tiempo no hemos hecho lo que nos tocaba posteriormente, que era encarnar esa ideario de una propuesta para Cataluña y una propuesta para España y poder solidificarlo bien, sobre todo externamente. Hemos estado viviendo mucho de la dinámica del 'procés', que nos obligaba a posicionarnos políticamente sobre lo que hacían otros y no solo sobre lo que proponíamos nosotros. Después de las elecciones, en la coordinadora nacional dijimos que lo que no se ha solucionado en ocho meses no se va a solucionar en dos semanas. Por eso queremos ahora acabar de articularnos como espacio político y exteriorizar qué proyecto representamos, porque el problema es que al final llegamos a unas elecciones en las que era difícil que en dos semanas conectásemos con la idea de que podíamos representar una alternativa de que Cataluña tenga un reconocimiento como realidad nacional pero ligada a una España plural, y este es nuestro trabajo ahora.


P. ¿Las municipales serán un bueno momento para ello, priorizando el eje social sobre el nacional?

R. Nosotros entendemos que no hay construcción de país si no hay construcción social. No lo oponemos, por eso decía que debemos explicar mejor nuestra propuesta. Yo creo que las municipales son otro nivel, porque la principal pulsión de cambio en este proceso fueron las municipales. Estamos viviendo un 'procés' desde 2012 y es cierto que esto tiene que ver con un Estado que no ha sabido dialogar, sino solo judicializar la política en lugar de hacer propuestas. Es cierto, pero eso ya se sabía. El resultado a todas esas hojas de ruta es que en 2018, en lugar de tener más soberanía, tenemos las instituciones intervenidas. Las estrategias que hicieron esos partidos que gobernaron la Generalitat son un fracaso. En cambio, nosotros hemos gobernado en las ciudades, en nuestro caso en Barcelona, y planteamos políticas redistributivas, progresos sociales, democracia radical, y aunque podemos mejorar, con debates clave sobre los bienes comunes y cómo municipalizamos el agua, también es verdad que los resultados cantan. Barcelona es la capital con mayor inversión social. Esa aspiración de cambio que tiene que profundizarse se está cumpliendo y por eso creo que no irá bien en las municipales.

P. Tras romper con el PSC, ¿quiénes son sus socios preferentes en el Ayuntamiento de Barcelona?

R. En el ayuntamiento gobernamos solos durante bastante tiempo, y de hecho el PSC tampoco aseguraba ninguna mayoría porque son cuatro regidores. Que estén en el Gobierno es la misma situación porque debes igualmente buscar pactos con diferentes formaciones. Barcelona en Comú siempre ha priorizado los pactos con las formaciones progresistas. Pero se dan paradojas como que el PSC apoya al PP en la aplicación del 155 o el PSOE, dando la investidura al Gobierno de Rajoy, ha votado en contra de los Presupuestos más sociales de todo el Estado. Pero también hay cosas que vale la pena recordar, como que pusieron en el Gobierno a Artur Mas con su abstención y ahí empieza toda una historia, y en cambio votas en contra de los Presupuestos más sociales de todo el Estado.

P. La CUP también votó en contra de los Presupuestos municipales.

Ciudadanos no es una alternativa al PP, sino una muleta del PP, y como mucho será una muleta más grande

R. En el caso de la CUP, ellos públicamente dicen que votaron en la Generalitat unos Presupuestos antisociales y que Marta Pascal dice “son nuestros presupuestos” y después en el Ayuntamiento de Barcelona votan en contra. Yo creo que hay mucha gente que se autorrepresenta a sí misma de izquierdas que debería reflexionar. Porque cuando eso no se hace, te encuentras que las elecciones las ganan dos partidos que son de derechas. Por tanto, que el PSC juegue a lo que juega no le sirve para ganar nada, lo gana Cs, y que otros como la CUP o incluso ERC jueguen a lo que juegan no sirve para que ganen las izquierdas, gana un partido que se presenta como nuevo pero que al final es una coalición entre PDeCAT y Convergència.

P. Su relación con ERC parece mejor en el Congreso que en el Parlament.

R. No es que haya mal entendimiento, el problema no es nuestra relación con ERC, sino que ERC está en un bloque determinado. Es verdad que representa un ideario republicano y de derechos sociales que no nos es ajeno. No es un problema de relación, sino de dónde estás políticamente.

P. ¿Cree que ERC conserva todavía ese ideario?

R. El ideario seguro que lo tienen, pero otra cosa es la práctica. Si ERC pensaba que todos sus pactos eran porque iba a llegar un momento en el que detentaría la hegemonía, el resultado está a la vista de que no ha sido así. Esto también le puede pasar al PSC y al PSOE. Al final, las políticas que hacen no suman para la izquierda ni para los sectores progresistas, sino que acaban sumando para los sectores independentistas.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
64 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios