Se relegarán las caras del PDeCAT en Cataluña

Puigdemont inicia en Bélgica una intensa y mediática campaña para cazar votos de ERC

Doble cartel: Cataluña y Bruselas. Doble mensaje: bilateralidad y pactismo en Cataluña y más radicalidad y emotividad a cargo de Puigdemont y los suyos desde la capital belga

Foto: Presentación de la lista de JxCAT en Brujas. (EFE)
Presentación de la lista de JxCAT en Brujas. (EFE)

El cabeza de lista de JxCat, Carles Puigdemont, hará una campaña muy intensa, con multiplicidad de apariciones en medios cada día y evitando volver a Cataluña, según explican fuentes del propio entorno del 'expresident' en Bruselas. La campaña para las elecciones del 21-D se llevará a cabo desde Bélgica y el político catalán piensa echar el resto, tal y como demostró ya en la presentación pública de este sábado.

En el fondo, lo que está planteando es una campaña dual: con dos líneas de actuación, una desde Bélgica, muy apoyada con medios internacionales y el eco que puedan obtener a través de los medios afines en Cataluña –TV3 y el resto de medios públicos, los diarios independentistas y la red de portales de internet soberanistas–; y otra desde Cataluña, con los miembros de la lista que no residan en Bruselas.

Desde Bruselas, Puigdemont centrará el protagonismo, arropado por sus dos 'exconsellers', Clara Ponsatí y Lluís Puig, y apoyado sobre un pequeño equipo ligado al eurodiputado Ramón Tremosa, que se ha reforzado en los últimos días con un par de personas a cargo de la logística y un encargado de prensa, el polémico Joan Maria Piqué. Este fue responsable de comunicación de la Generalitat durante el periodo de Artur Mas y se ha mantenido en el entorno del PDeCAT. Su trato con los periodistas fue denunciado por Reporteros sin Fronteras, que lo incluyó en un informe en el que criticaba la presión del Govern sobre la prensa. Se da la circunstancia de que la especialidad de Piqué en los últimos años ha sido el trato con la prensa internacional.

En el caso de Cataluña se relegará a un papel secundario a los militantes del PDeCAT, a excepción de si los 'consellers' del partido en prisión logran salir de la cárcel de Estremera. Personas como la economista Elsa Artadi, quien dejó el partido hace unos días por diferencias con la dirección, coparán el grueso del protagonismo. Precisamente fue Artadi la encargada de abrir el acto de presentación de Junts per Catalunya en Brujas. Ella y otros fieles ejercerán de segundas espadas que complementarán en el plano físico y desde la propia Cataluña la campaña virtual que llevará a cabo Carles Puigdemont radicado en Bruselas.

Carles Puigdemont y candidatos de la lista JxCAT recorren en el centro histórico de Brujas. (EFE)
Carles Puigdemont y candidatos de la lista JxCAT recorren en el centro histórico de Brujas. (EFE)

Artadi es, además, la directora de campaña. Los ejes programáticos carecen de importancia, puesto que la pugna con ERC hará que las dos listas compitan en radicalidad independentista, más allá de lo que digan los programas comunes. Los dos principales ejes conjuntos con los que trabajan ambas formaciones pasan por una apuesta por la bilateralidad, con la negociación con el Gobierno español, y por la implementación de la república declarada. Este último punto es importante porque, en teoría, evita tener que volver a declarar la independencia, partiendo de la ficción de que ya se llevó a cabo.

Por lo tanto doble cartel, Cataluña y Bruselas y doble mensaje: bilateralidad en Cataluña y más radicalidad y emotividad a cargo de Puigdemont y los suyos desde la capital belga. El eslogan de la campaña que han avanzado fuentes del entorno belga del 'expresident' "Voteu per mi" –Votad por mí– ya muestra este personalismo y el factor sentimental de un candidato que ni siquiera podrá depositar su voto, ya que por los problemas del exilio no ha llegado a registrarse en el censo de votantes en el extranjero.

Sin embargo, ni el lema ni el programa son importantes. Junts pel Sí ya demostró que el programa en la nueva política independentista en Cataluña ocupa una posición marginal. El referéndum nunca estuvo en el programa de Junts pel Sí pero al final la consulta del 1-O fue el eje de toda la legislatura.

Ventaja para Puigdemont

Puigdemont se ha adelantado a presentar su lista para que la precampaña ya sea campaña. En medios de JxCat se considera que todo el tiempo que Junqueras siga en prisión y el peso de la campaña de ERC recaiga sobre Marta Rovira, va a permitir un traspaso de votos de ERC a JxCat. Si Junqueras consigue salir de la cárcel esta tendencia podría revertirse. Las dos formaciones son percibidas como vasos comunicantes entre los votantes del independentismo.

JxCat considera que todo el tiempo que Junqueras siga en prisión y el peso recaiga sobre Rovira, permitirá un traspaso de votos de ERC a JxCat

Las perspectiva de JxCat son muy buenas. Las encuestas les dan en torno a 25 diputados. Uno de los objetivos no declarados pero importantes es no explicar cómo encajan en el futuro Puigdemont y su gobierno en el exilio belga con el ejecutivo que pueda salir del nuevo Parlament, ya que sus votantes elegirán a un cabeza de lista que luego muy probablemente no tomará posesión del escaño.

Dependencia de la CUP

Por mucho que sumen, para mantener el programa independentista habrá que pactar con la CUP. Y una cámara en la que Marta Rovira tenga un papel protagonista no tardará en volver a caer en los mismo radicalismos que desembocaron en la aplicación del artículo 155 para la Generalitat.

La doble campaña también será una alternativa para ERC. El 'exconseller' de Sanidad, Toni Comín, será la cabeza visible de los republicanos desde el escenario belga. Su papel podría tomar mayor protagonismo si Junqueras no logra salir de la cárcel y es Marta Rovira la que tiene que llevar el grueso del peso de la campaña.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios