SOlo podrá cobrar hasta el 23 de enero

Puigdemont usa el Parlament para dotarse de un sueldo público esquivando el 155

El expresidente catalán seguirá en Bruselas, pero cobrando del erario público hasta que se constituya el nuevo Parlament que surja de las elecciones autonómica convocadas el 21-D

Foto: Carles Puigdemont y los 'exconsellers' en Bruselas. (EFE)
Carles Puigdemont y los 'exconsellers' en Bruselas. (EFE)

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont usará el Parlament para dotarse de un sueldo público esquivando la aplicación de artículo 155. Desde Bruselas, renunciará a su salario como presidente de la Generalitat y el que le correspondería como expresidente de esta institución, a cambio de pedir su sueldo como parlamentario, con lo que se garantiza tres meses de ingresos públicos de 2.871 euros mensuales, según consta en la propia web de la Cámara catalana.

Así lo ha adelantado 'ElNacional.cat' y lo han confirmado portavoces de Presidencia de la Generalitat. Anteayer, el Ministerio de Hacienda había publicado una instrucción ministerial en la que se exigía a Puigdemont que aceptase el 155 en caso de que exigiese el cumplimiento de la Ley de Expresidentes de la Generalitat, por la que puede cobrar un salario de 116.000 euros anuales de forma vitalicia. Puigdemont ha renunciado a esta prebenda pero se garantiza un salario como parlamentario entre los meses de noviembre y enero, ya que además de presidente de la Generalitat era diputado.

Puigdemont usa el Parlament para dotarse de un sueldo público esquivando el 155

Los 'consellers' y miembros del Govern renuncian al salario de parlamentario porque los sueldos en la Generalitat son más altos. Pero la ley también permite lo contrario. Y esta es la salida a la que se acoge Puigdemont.

Así que Puigdemont seguirá en Bruselas pero cobrando del erario público hasta que se constituya el nuevo Parlament que surja de las elecciones del 21-D. La fecha límite para ello es el 23 de enero, de ahí los tres meses que Puigdemont se garantiza de ingresos públicos mientras desde Bruselas sigue denunciando las, según él, prácticas totalitarias del Gobierno español.

En la misma situación está el 'exconseller' de Salud Toni Comín, que también se encuentra en Bruselas. En cambio, el resto de 'exconsellers' que acompañan a Puigdemont en la capital belga no tienen esta posibilidad. Toni Comín era diputado y lo sigue siendo en la actualidad, igual que Puigdemont. En el caso de los diputados, la ley establece que cobren durante el periodo de tiempo en que la Cámara se encuentra disuelta. Y eso son las remuneraciones que percibiría Puigdemont desde Bruselas.

Otros 'exconsellers'

Otros 'exconsellers' que a la vez eran diputados también harán lo mismo. Se trata del 'exconseller' de Presidencia Jordi Turull y del anterior titular del departamento de Territori i Sostenibilitat, Josep Rull. Ambos se encuentran en prisión, pero han solicitado su libertad tras acatar la implementación del artículo 155 de la Constitución que supuso la suspensión de la autonomía en Cataluña.

Puigdemont perdió su salario de 'president' cuando fue cesado por Mariano Rajoy, pero con esta maniobra recupera unos ciertos ingresos públicos

Turull y Rull forman parte destacada de la 'lista del president', denominada JxCAT y con la que Carles Puigdemont concurre a las elecciones autonómicas del próximo 21 de diciembre. También la integrarán Clara Ponsatí ('exconsellera' de Educació), Lluís Puig (Cultura) y Meritxell Serret (Agricultura). Pero ellos no podrán tener ingresos provenientes del erario público, puesto que con el cese por la aplicación del 155 perdieron su salario como miembros del Govern.

Pulmón para la campaña

Con esta maniobra, Puigdemont consigue un cierto pulmón financiero de cara a la campaña electoral, que en su caso tiene que llevar a cabo desde Bruselas. Tras el 21-D, la cosa se complicará. Si intenta recoger su nueva acta de diputado, será detenido y tendrá que cumplir prisión provisional hasta que se celebre el juicio. Sin recoger el acta, tendrá que renunciar al sueldo. En su entorno se apunta que su plan y el del resto de 'exconsellers' es prolongar su estancia en la capital belga lo más posible y que, por lo tanto, renunciará a su condición de diputado.

Su esperanza pasa por que la Generalitat que surja del nuevo Parlament le otorgue algún tipo de cargo en Bruselas para mantener la imagen de presidencia en el exilio. Por ello, JxCAT y ERC han pactado implementar de manera “efectiva y pacífica la articulación democrática de la república catalana”. Es en este espacio político en el que se quiere ubicar a Puigdemont en la nueva legislatura.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
31 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios